Al único y sabio Dios mediante Cristo Jesús; a Él sea la gloria por los siglos de los siglos. ¡Amén!

El libro de Romanos termina de una manera gloriosa con el versículo Ro 16:27, el cual dice lo siguiente:

Al único y sabio Dios, mediante Jesucristo, sea gloria para siempre. Amén.

¡Qué tremenda conclusión! Aunque el libro de Romanos nos da un panorama general acerca de la vida cristiana, la conclusión del libro ¡da gloria al sabio Dios! El libro comienza con la humanidad bajo el pecado y la ley, completamente incapaz de cumplir las justas demandas de Dios y absolutamente sin poder ni voluntad para derrotar el pecado. Todos han pecado y carecen de la gloria de Dios (Ro 3.23). Continúa mostrando que es imposible cumplir la ley, aunque estemos de acuerdo con ella; “en nuestra carne no mora el bien” (Ro 7:18). Entonces el Señor entra, nos salva, pone Su Espíritu en nosotros y se forja en nosotros para llevar a cabo Su salvación orgánica (transformación en y con Su vida divina). Él nos salva desde dentro mediante la ley del Espíritu de vida (Ro 8:2); Él nos transforma (Ro 12.2); Él nos santifica y finalmente ¡nos glorificará! ¡Qué situación tan maravillosa en la que nos encontramos ahora, en el proceso de ser santificados, transformados y conformados a la imagen del Hijo primogénito de Dios (Ro 8:29)!

Al final del libro de Romanos vemos que Pablo habla de la vida del Cuerpo, la vida de iglesia. Al saludar a todos los santos en Romanos 16, Pablo nos muestra que él tenía mucho conocimiento, y entendimiento. Además, tenía un gran sentido de cuidado hacia todos los santos. Él los saluda personalmente llamándolos por su nombre, así como saluda por su nombre a las familias y entonces a las iglesias. ¡Él promueve la compenetración del Cuerpo de Cristo! Luego de saludar a los santos, dice: El Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies (Ro 16:20). Esto muestra que el Dios de paz aplastará a Satanás bajo nuestros pies mediante la comunión de las iglesias en el Cuerpo, mediante la compenetración en el Cuerpo de Cristo de todos los santos y las iglesias y ¡nosotros podremos disfrutar la rica gracias de Cristo! Por eso hoy necesitamos tener la realidad de la comunión y la compenetración del Cuerpo de Cristo. Si no es así, tendremos problemas y divisiones tarde o temprano, no importa lo puro, humilde o sencillo que seamos. Por ello necesitamos ser gobernados por la visión del Cuerpo y seguir en pos del apóstol al traer a todos los santos y a las iglesias a la vida de compenetración de todo el Cuerpo de Cristo. Esto es reinar en vida, y de esta manera daremos a Dios gloria. Esta gloria, finalmente será La Nueva Jerusalén, la incorporación universal de la unión y mezcla de la divinidad con la humanidad. ¡En esta mezcla Dios será completamente glorificado y Su economía será completamente cumplida!

¡Gloria al sabio Dios! Dios, el inconmensurablemente rico Dios Triuno, en Su sabiduría, planeó y se propuso ser glorificado en nosotros, para que su gloria incomparable ¡sea completa y plenamente expresada a través de nosotros! Éramos pecadores e incapaces de lograr aquello que estaba en el corazón de Dios, pero en Su sabiduría, Dios está forjando Su Trinidad Divina en las tres partes de nuestro ser redimido (nuestro espíritu, nuestra alma y nuestro cuerpo) para que en Su redención, santificación y transformación, nosotros podamos estar enteramente unidos con Él en la vida divina, y Su deseo de que la humanidad y la divinidad sean mezcladas, pueda ser cumplido en la eternidad. Dios se está forjando en nosotros y está obrando para que seamos uno con Él, incluso para que seamos Él. La consumación es el Cuerpo de Cristo expresado en la vida de iglesia práctica, donde somos compenetrados y edificados juntos y ¡el Dios de paz aplaste a Satanás bajo nuestros pies! ¡Vale la pena nuestro canto y alabanzas incesantes; esta mezcla y proceso maravillosos son completamente merecedores de todo cuanto hagamos por la eternidad! ¡Que todos los que hemos sido escogidos y perfeccionados por Él experimentemos Su salvación orgánica en plenitud y reinemos en Su vida para llegar a ser Su expresión consumada en la eternidad! [disfrute de La experiencia de la salvación orgánica de Dios equivale a reinar en la vida de Cristo, por Witness Lee] [read this article in English via, to the only wise God through Jesus Christ – to Him be the glory forever and ever. Amen!]

¡Señor, continúa Tu salvación orgánica en nosotros! ¡Sálvanos más en Tu vida hoy! ¡Gana Tu gloria, Señor, al forjarte en Tu Trinidad Divina en cada parte de nuestro ser! ¡Haznos uno contigo aún más, Señor! ¡Uno en vida, naturaleza y expresión para que puedas ser expresado y glorificado a través de nosotros! ¡Tú eres el sabio Dios; te amamos! ¡Gracias por este destino de ser uno contigo para siempre, disfrutándote y expresándote! ¡Qué Dios tan sabio! ¡Alabado seas!

Trackbacks

  1. […] tenemos que desear la voluntad de Dios. La voluntad y el propósito de Dios es tener una expresión aquí en la tierra. Nosotros tenemos que tener una visión clara y fresca del recobro del Señor y orar mucho por […]

  2. […] ¡necesitamos esta visión fresca! Me tocó mucho que la intención de Dios en Su economía es que ¡Cristo mismo se forje en nuestro ser como nuestra vida y nuestro todo, a fin de que lleguemos a ser Su expresión! El Señor no quiere ser una parte de nosotros, sino […]

  3. […] no quiere darnos cosas físicas y exteriores, prosperidad, ni siquiera amor, paz, alegría, etc. ¡Dios no nos da nada aparte de Cristo! ¡Cristo es nuestra porción todo-inclusiva! En el Antiguo Testamento, al pueblo de Israel, al […]

  4. […] si falta alguno de los dos. Las vías son exteriores al tren, estas son la Palabra de Dios que nos guía y conduce en la dirección correcta. El combustible es interno y representa al Espíritu que nos energiza para que podamos andar. […]

  5. […] estas tres horas, Dios juzgó a Cristo – Él puso todas nuestras iniquidades sobre Él (Is 53:6), haciéndole el Único Pecador ante Sus ojos. Ya que Cristo fue hecho el Único Pecador ante los ojos de Dios, Dios lo abandonó […]

  6. […] era sin pecado y que jamás había cometido siquiera uno, fue hecho pecado por nosotros – para redimirnos de la maldición de la ley y la usurpación de Satanás. Hemos sido redimidos mediante Su […]

  7. […] embargo tenemos buenas noticias. Dios ya ha preparado la solución a todos esos problemas. Esta solución es Cristo en Sus dos venidas. Dios envió a Su Hijo Jesucristo para ser el Salvador del mundo (1Jn 4.14). En la cruz Cristo […]

  8. […] de Cristo, el elemento divino de Dios fue expresado y Dios fue glorificado! Sin embargo ¡hoy Dios es glorificado en el Hijo y a través del Hijo POR la iglesia! ¡Cuando la iglesia sea regenerada, santificada, crucificada y plenamente unida a Cristo en gloria, […]

  9. […] es algo vacío, sólo forma. Podemos “olvidarnos” de las reuniones de la iglesia, pero el Cuerpo de Cristo como el organismo del Dios Triuno es algo orgánico, en vida y continúa aún cuando no haya […]