Ejercer la primogenitura del disfrute de Cristo, y ser sacerdotes y reyes para Dios

¡Necesitamos ser reyes y sacerdotes para Dios hoy!

¡Necesitamos ser reyes y sacerdotes para Dios hoy!

Al inicio de la Biblia vemos que Dios creó al hombre a Su imagen, conforme a Su semejanza para que el hombre lo expresara y lo representara. El hombre tiene la primogenitura para disfrutar a Dios, expresar a Dios y representar a Dios.

Pero el hombre perdió esta primogenitura cuando cayó, al ser independiente de Dios y escuchó a Satanás. Desde entonces el hombre es caído. Ahora todos nacemos en pecado y no conocemos la primogenitura ni la ejercemos.

En los viejos tiempos, Dios escogió un pueblo – Israel – que poseyera la primogenitura, es decir, un pueblo que disfrutara Su presencia y fueran sacerdotes y reyes. Este pueblo finalmente fracasó ante Dios en este cometido por causa al no creer en Jesucristo, el Hijo de Dios.

En este momento la primogenitura ha sido transferida de Israel a la iglesia, la cual se compone de los pecadores que se han arrepentido y han creído en Jesús. Nosotros, que somos estos pecadores, tenemos la primogenitura para disfrutar a Dios, ser llenos de Dios, expresar a Dios y representar a Dios. 

Hoy todos los creyentes verdaderos en Cristo son la iglesia de los primogénitos (Hebreos 12:23), los que poseen la primogenitura del disfrute de Cristo como la buena tierra todo-inclusiva y son sacerdotes y reyes para Dios.

Sin embargo, necesitamos estar muy alertas para no ser como Esaú, que vendió su primogenitura por un plato de comida (Hebreos 12:16). Ya que Esaú descuidó y menospreció la primogenitura, la doble porción de la tierra, el sacerdocio y el reinado no fueron entregados a él y a sus hijos, sino a Jacob y su descendencia.

No debemos ofender a Dios en Su economía neotestamentaria al retroceder al judaísmo, siendo religiosos en relación con Dios y los hombres, o amando al mundo y sus placeres. En lugar de esto, debemos ejercer nuestra primogenitura hoy mediante el disfrute del Cristo todo-inclusivo como nuestra porción asignada de la buena tierra y al tener un adelanto de las bendiciones del reino venidero.

Necesitamos ejercer nuestro sacerdocio al contactar al Señor, disfrutarlo y ministrarlo, para en la práctica ser Sus sacerdotes hoy, y en el reino. Necesitamos ejercitar nuestro espíritu para gobernar sobre nuestro yo, nuestra carne, nuestro ser natural completo, y sobre el enemigo con todo su poder de tinieblas hoy, y de este modo ser co-reyes con Cristo y gobernar las naciones con Él en Su reino.

¡Aleluya, tenemos el privilegio y la responsabilidad de disfrutar y ejercer nuestra primogenitura hoy, para disfrutarla y ejercerla en la era del reino por venir!

No vender la primogenitura sino disfrutarla como parte de la iglesia de los primogénitos

Hebreos 12:23 A la iglesia de los primogénitos...

Hebreos 12:23 A la iglesia de los primogénitos…

Mediante la regeneración llegamos a ser hijos de Dios y obtenemos la primogenitura. Tenemos el derecho de disfrutar a Dios, y ser los sacerdotes y reyes para Dios; expresar a Dios y representarlo en la tierra.

Sin embargo, necesitamos la advertencia con respecto a no ser como Esaú, que a pesar de ser el primogénito, menospreció su primogenitura y cedió su derecho por una comida (ver Hebreos 12:16).

La primogenitura de Esaú como el primer nacido de Isaac incluía la doble porción de la tierra, el sacerdocio y el reinado. No obstante, él procedió de manera profana al ceder su primogenitura. La doble porción de la tierra pasó a José (es decir, a sus hijos, ver 1 crónicas 5:1-2), el sacerdocio pasó a Leví (Deuteronomio 33:8-11) y el reinado fue asignado a Judá (Génesis 49:10; 1 Crónicas 5:2).

En cuanto a los creyentes hebreos, ceder o vender la primogenitura, consiste en regresar al judaísmo. Para nosotros hoy, ceder la primogenitura consiste en creer en el Señor Jesús y aún así ofender a Dios en Su economía neotestamentaria, al permanecer en la religión o conducirnos de manera religiosa. La religión es contraria a la economía de Dios, de la misma manera que el mundo y las cosas pecaminosas.

¡Debemos ver que estamos en la iglesia de los primogénitos (Hebreos 12:23)! Somos cristianos, hombres nacidos de Dios, las primicias de Sus criaturas, que Dios ha cosechado en Su creación (Jacobo 1:18). En este sentido, nosotros como creyentes en Cristo somos los hijos primogénitos de Dios, y la iglesia es la iglesia de los primogénitos.

¡Por ser el primogénito, nosotros tenemos el derecho del primer hijo – la primogenitura es nuestra por nacimiento! No tenemos que “trabajar para obtenerla”; simplemente al ser hijos de Dios, tenemos la primogenitura para disfrutar a Dios, ser llenos de Dios, expresar a Dios y representar a Dios como sacerdotes y reyes para Dios.

Como hijos primogénitos de Dios, tenemos la primogenitura, que incluye la herencia de la tierra (Hebreos 2.5-6), el sacerdocio (Apocalipsis 20:6) y el reinado (Apocalipsis 20.4), que se convertirán en las bendiciones principales en la era del reino, y que perderán, cuando el Señor regrese, aquellos que se comportan de manera profana y aman el mundo.

Muchos creyentes hoy aman al Señor y tienen la vida de Dios en ellos, pero han sido engañados. Ellos tienen oídos con comezón y siguen las enseñanzas que les dicen que no importa la manera en que vivan, siempre y cuando crean en Dios, ellos serán arrebatados y vivirán en el cielo con Dios para siempre.

Si amamos el mundo y los placeres terrenales, esto puede costarnos nuestra primogenitura en la era del reino. Nunca perderemos nuestra salvación eterna, porque una vez que nacimos de Dios no podemos des-nacer, pero podemos perder nuestro galardón, nuestra primogenitura en la era del reino.

¡En el reino milenial, la primogenitura será otorgada como un premio a los cristianos vencedores (Apocalipsis 22:12; 11:18), y por la eternidad ejerceremos esta primogenitura en y como la Nueva Jerusalén!

¡Que seamos aquellos que no venden o ceden su primogenitura hoy sino que la ejercen y la disfrutan como parte de la iglesia de los primogénitos!

¡Señor Jesús, sálvanos de vender nuestra primogenitura al amar el mundo y sus placeres. Que valoremos apropiadamente la primogenitura, paguemos el precio para ejercerla hoy, y la obtengamos como un galardón en el reino venidero. Señor, sálvanos de ser engañados, religiosos o complacientes con nosotros mismos. Que nos percatemos con toda claridad que estamos en la iglesia de los primogénitos, y que ejerzamos nuestra primogenitura para disfrutar a Dios, y seamos los sacerdotes y reyes para Dios!

Ejercer y disfrutar nuestra primogenitura hoy como un adelanto de las bendiciones en el reino venidero

Apocalipsis 2:26 Al que venza y guarde Mis obras hasta el fin, Yo le daré autoridad sobre las naciones. Imagen fuente: Quozio

Apocalipsis 2:26 Al que venza y guarde Mis obras hasta el fin, Yo le daré autoridad sobre las naciones. Imagen fuente: Quozio

¡Qué privilegio tenemos hoy como hijos de Dios de disfrutar en Cristo un adelanto de las bendiciones que corresponden al reino venidero!

¡Fuimos creados con la primogenitura! La perdimos en la caída de Adán, pero nuestro jubileo Jesús, como el Boaz verdadero, vino para redimir nuestra primogenitura. Ahora creemos la proclamación del jubileo. ¡Somos liberados y restaurados a nuestra familia divina, y estamos en la casa de Dios como la iglesia de los primogénitos, disfrutando nuestra primogenitura!

¡Que no seamos aquellos que venden su primogenitura al ser pasivos y complacientes, sino que ejerzamos y disfrutemos nuestra primogenitura hoy!

¿Cómo ejercer nuestra primogenitura? ¿Qué significa que si ejercemos nuestra primogenitura hoy, ésta será nuestro galardón en el reino venidero?

Lo que disfrutamos en Cristo es un adelanto de las bendiciones en el reino venidero, y este deleite nos introduce en el pleno gusto de estas bendiciones.

Si no disfrutamos a Cristo como la realidad de la buena tierra. ¿Cómo podemos entrar en Su descanso en el reino y heredar la tierra con Él (Hebreos 4:9)? Disfrutemos a Cristo como la buena tierra hoy, para ganarlo paso a paso al disfrutarlo, experimentarlo y aplicarlo como la realidad de todas las cosas positivas en el universo.

Si no ejercemos nuestro sacerdocio hoy, al contactar al Señor y ministrarlo con oración. ¿Cómo podremos nosotros cumplir nuestros derechos sacerdotales en el reino venidero? Necesitamos venir al jubileo Jesús ahora que estamos en Él, disfrutarlo, contactarlo, abrirnos a Él, ministrarlo con oración, y Él nos pastoreará. Aprenda cómo ser un sacerdote para Dios hoy al contactarlo, contándole a Él todas las cosas y siendo infundido con Él mismo (1 Pedro 2:5, 9).

Si no ejercitamos nuestro espíritu con la autoridad otorgada por Dios para regir sobre nuestro yo, nuestra carne, nuestro ser completo, y sobre el enemigo con todo su poder de las tinieblas. ¿Cómo podremos ser co-reyes con Cristo y gobernar sobre las naciones con Él en Su reino (Apocalipsis 2:26-27)? Necesitamos aprender a ejercitar nuestro espíritu y gobernar sobre nuestro yo, nuestra carne y sobre cualquier cosa negativa.

¡No sabemos exactamente cómo, y no hay una “regla” definitiva para llevar esto a cabo, pero como nuestro Boaz celestial nos ha redimido, ahora somos LIBRES! ¡Aleluya! Ahora, en esta libertad espiritual verdadera necesitamos ejercitar nuestro espíritu y reinar en vida con Cristo sobre cualquier cosa negativa hasta que reinemos con Él en el reino venidero sobre todas las cosas.

Si disfrutamos a Cristo y practicamos el sacerdocio y el reinado hoy, estaremos preparados y calificados para participar en el reino de Cristo en Su venida (Apocalipsis 5:10; 20:4, 6). En la era del reino se realizará el recobro completo de todo aquello que Dios se propuso que fuera para el nosotros en Génesis 1:26 y que se perdió en Génesis 3.

¡Aprendamos a ejercitar nuestro espíritu, ejercitándolo, y aprendamos a contactar al Señor y a ser sacerdotes y reyes para Dios en la vida de iglesia hoy! ¡Entonces, en el reino venidero ésta será nuestro galardón, nuestra recompensa!

¡Señor Jesús, queremos disfrutarte como nuestra buena tierra hoy para que podamos entrar en Tu reposo en el reino y heredar la tierra contigo. Señor, ejercemos nuestro sacerdocio hoy al contactarte y ministrarte con oración, para así estar calificados para cumplir nuestros deberes sacerdotales en el reino venidero. Señor Jesús, ejercitamos nuestro espíritu con la autoridad que nos han concedido para gobernar sobre nuestro yo, nuestra carne, y sobre el enemigo con todo su poder de las tinieblas hoy, para poder llegar a ser tus co-reyes en el reino venidero. Señor Jesús, escogemos ser los que disfrutan y ejercen su primogenitura hoy para para recibirla como recompensa en el reino venidero!

Read the article in English: Exercising our Birthright of Enjoying Christ and Being Priests and Kings to God, on the blog A Normal Believer in Christ.

Referencias e himnos
  • Inspiración: La Palabra de Dios, nuestra experiencia cristiana, el mensaje impartido por el hermano Ron Kangas acerca el mensaje correspondiente a esta semana y sus porciones de Hebreos 12:16 (nota 1 – está estupenda), como está citada en La palabra santa para el avivamiento matutino sobre El estudio de cristalización de Génesis (3), semana 5 / mensaje 5, La primogenitura (usted puede obtener este libro aquí y aquí).
  • Himnos (en inglés):
    # In the holiest place, live before His face, / Light of glory thru me will shine; / In the holiest place, live before His face, / Light of glory thru me will shine. (Hymns #770)
    # Pray to fellowship with Jesus, / Fully opened from within, / With thy face unveiled, beholding, / Single, pure, and genuine. (Hymns #784)
    # How I love Your reigning life, Lord. / How I love abundant grace. / How I love to have Your presence, / As I live before Your face. / By Your life, Lord, I am reigning. / I am over, over everything. / As I’m joyfully confessing, / Jesus, as my Lord and King. (Song on Reigning in Life).

Combatir por nuestra primogenitura y ser uno con Cristo para redimir la primogenitura de los demás

Combatir por nuestra primogenitura y ser uno con Cristo para redimir la primogenitura de los demásTodos los creyentes en Cristo tienen la primogenitura para disfrutar a Dios, expresar a Dios y representar a Dios. Sin embargo, no todos los creyentes disfrutar y ejercen su primogenitura. Hay muchos cristianos que no saben nada de su primogenitura; hay muchos creyentes que han sido derrotados, que han perdido su primogenitura y viven en pobreza espiritual.

Para poder preservar nuestra primogenitura necesitamos COMBATIR. Necesitamos pelear por nuestro disfrute de Cristo; necesitamos combatir para que todos los hermanos disfruten a Cristo. Si no combatimos perderemos nuestra primogenitura como Esaú (Hebreos 12:16-17).

Debemos darnos cuenta que sólo al pelear podemos preservar nuestra primogenitura y que es nuestro no solamente disfrutar nosotros de la primogenitura sino combatir porque los otros creyentes disfruten la suya.

Nosotros no tenemos la fuerza en nosotros mismos ni la voluntad para combatir, sin embargo tenemos la fe en el Señor, nos abrimos a Él, confiamos en Él y somos uno con Él. El Señor pelea por nosotros. Nosotros simplemente necesitamos creer que Él nos ha encomendado combatir al confiar en Él, y que Él combatirá por nosotros.

Un ejemplo muy bueno de alguien que combatió no sólo por su primogenitura sino por la primogenitura de otro es Boaz, en el libro de Rut. Él disfrutó la primogenitura y pagó el precio para redimir a Rut y a Noemí y la primogenitura de ellas.

Este es nuestro Cristo: Él nos vio, los pobres pecadores que habían perdido su primogenitura y estaban en pobreza. ¡Él no nos condenó ni nos criticó sino que vino para redimirnos, trayéndonos de regreso a la primogenitura para que disfrutáramos a Dios! ¡Cristo pagó el precio para redimirnos de regreso a Dios y para que recobrásemos nuestra primogenitura! ¡Ahora pelea por nosotros, por nuestra primogenitura, y por la de los demás!

Que tengamos el corazón de nuestro Dios hacia los otros creyentes y combatamos por la primogenitura de ellos para traerlos de regreso al disfrute de Cristo como la buena tierra todo-inclusiva. Cristo como aquel que es todo-inclusivo es la buena tierra en nuestro espíritu. Él quiere que seamos sus sacerdotes (que llevan el hombre a Dios) y sus reyes (que llevan Dios al hombre).

¡Necesitamos combatir por nuestra primogenitura y ser uno con el Señor para pelear por la primogenitura de los demás para que disfruten a Dios!

Preservar nuestra primogenitura – ¡El Señor combate por nosotros!

Josué 23:10 Un varón de entre vosotros hace huir a mil, porque Jehová vuestro Dios es quien pelea por vosotros, como Él os ha hablado.

Josué 23:10 Un varón de entre vosotros hace huir a mil, porque Jehová vuestro Dios es quien pelea por vosotros, como Él os ha hablado.

Hay una conexión entre Deuteronomio 20:1-20 (en relación con pelear, combatir) y Deuteronomio 21:15-17 (en relación con la primogenitura). Espiritualmente hablando, pelear y la primogenitura están relacionados: Para preservar nuestra primogenitura, necesitamos pelear. Si no peleamos por nuestra primogenitura, la perderemos (como el caso de Esaú, ver Hebreos 12:16-17).

Si estamos más preocupados por nuestra casa, nuestro trabajo, nuestra situación familiar, nuestro dinero, etc, que por nuestra primogenitura, o si tememos luchar, no tendremos el disfrute de la primogenitura.

En Deuteronomio vemos la vida en la buena tierra. En Josué vemos la lucha por poseer la buena tierra. Dios nos dio el Cristo todo-inclusivo como la buena tierra, pero necesitamos poseerlo. ¿Cómo? Peleando para obtenerlo y disfrutarlo. Como Josué, necesitamos ser fuertes y valientes para tomar la buena tierra (Josué 1:6).

Ya que pelear es el medio para preservar nuestra primogenitura, si no peleamos, perderemos nuestra primogenitura. ¡Es una pelea el volvernos al espíritu para contactar al Señor, así que necesitamos pagar un precio y PELEAR por nuestra primogenitura! Necesitamos pelear para volvernos a nuestro espíritu y no permanecer en el yo, en la carne o en la vanidad de nuestra mente. Si somos pasivos, el enemigo hará que nos salgamos del disfrute de nuestra primogenitura.

Al pelear por nuestra primogenitura, tenemos que aprender a confiar en el Señor y no en nosotros mismos. Necesitamos darnos cuenta que estamos peleando por lo que ya nos ha dado, y el Cristo todo-inclusivo como nuestra buena tierra será nuestra posesión real y nuestro disfrute (Josué 1:2-9).

El Señor nos pide pelear por nuestra primogenitura para disfrutar la buena tierra, pero Él NO QUIERE quiere que esta pelea sea por nosotros mismos o en nosotros mismos. Necesitamos decir “¡Amén! a su requisito de pelear por la primogenitura, e inmediatamente percatarnos de que NO podemos hacerlo. Si intentamos pelear por nosotros mismos seremos derrotados. No obstante, si decimos al Señor:

¡Señor, Tú nos pides que ejerzamos nuestra herencia y peleemos por ella. Decimos “amén” a este requisito. Señor, no podemos hacer esto, pero Tú peleas por nosotros. Ven, Señor, y sé aquel que pelea por nosotros. Queremos preservar nuestra primogenitura y disfrutarla!

Cuando el Señor requiere algo de nosotros, en realidad no quiere que NOSOTROS LO HAGAMOS, es decir, no hacerlo en nosotros y por nosotros mismos, sino que quiere que digamos “amén” a Su requisito [y seamos muy activos] en permitirle a Él hacerlo en nosotros.

¡Él quiere que peleemos por nuestra primogenitura: Necesitamos decir “amén” a este requisito y entonces venir a Él y permitirle pelear por nosotros. Él quiere que peleemos por los santos y su disfrute de la primogenitura, pero [para ello] necesitamos decir “amén” a este requisito y que Él sea el que pelee en nosotros y por nosotros, y entonces tomar la iniciativa de traer a otros al disfrute de este Cristo todo inclusivo!

Boaz redimió a Ruth – Cristo redimió a la iglesia – Podemos pelear por la primogenitura de los demás

Booz atesoraba la primogenitura dada por Dios. No sólo le interesaba su propia primogenitura, sino también la de los otros. El pagó un precio para redimir la herencia de su pariente y se casó con la viuda de aquél (Rut 4:1-17). Fue debido a su compasión de la pobre y débil Rut y a su redención de su primogenitura que David, el rey que edificó el reino, fue introducido. (Witness Lee, Lecciones de la verdad — Nivel 1, tomo 1, p. 129)

Booz atesoraba la primogenitura dada por Dios. No sólo le interesaba su propia primogenitura, sino también la de los otros. El pagó un precio para redimir la herencia de su pariente y se casó con la viuda de aquél (Rut 4:1-17). Fue debido a su compasión de la pobre y débil Rut y a su redención de su primogenitura que David, el rey que edificó el reino, fue introducido. (Witness Lee, Lecciones de la verdad — Nivel 1, tomo 1, p. 129)

En el libro de Rut vemos la manera en que Boaz redimió a Rut y su primogenitura (ver Rut 1:16-18; 2:1; 3:2, 9-11; 4:1-17). Rut, una moabita, se casó con alguien del pueblo de Dios, enviudó, y por causa de su pobreza perdió su primogenitura en la buena tierra.

Ella no tenía derecho alguno de disfrutar la buena tierra, pero Boaz (su pariente) la vio, se enamoró de ella, pagó el precio para redimirla a ella y su primogenitura y la introdujo en el disfruto apropiado de la primogenitura. Por su compasión por la pobre y débil Rut, y la redención de la primogenitura de ella, David y posteriormente el Señor Jesús están incluidos.

Del mismo modo nosotros perdimos nuestra primogenitura, así que nuestros derechos de disfrutar a Dios no existían, pero Cristo como el Boaz verdadero, nos vio, se enamoró de nosotros y pagó el precio para redimirnos juntamente con nuestra primogenitura para que pudiéramos disfrutar a Dios. Ahora tenemos el derecho y la posición para disfrutar a Cristo, así como el privilegio de ser sacerdotes, para llevar el hombre a Dios, y reyes, para llevar Dios a los hombres (ver Efesios 3:8; 1 Pedro 2:5, 9; Apocalipsis 5:10).

¡Aleluya! ¡Como creyentes en Cristo tenemos el derecho para disfrutar a Dios, contactarlo, expresarlo y representarlo! Nuestro Boaz espiritual y celestial nos ha redimido a nosotros juntamente con nuestra primogenitura.

Ahora Él quiere que Su corazón sea el nuestro para que nosotros podamos cuidar de los otros creyentes que han perdido su primogenitura y pagar el precio por ellos. Que el Señor nos dé el corazón de Boaz hacia los demás para que oremos por ellos y paguemos el precio para redimirlos a ellos y su primogenitura.

Que cuidemos no solamente nuestra propia primogenitura, también la de otros. Necesitamos tener el corazón tierno y amoroso de nuestro Dios, no criticando o acusando a otros por no disfrutar a Dios, tampoco juzgándolos por no tener mucha realidad espiritual ni condenándolos por no ser felices en el Señor.

Necesitamos cuidar la primogenitura de los demás, orando para que ellos entren en el disfrute del Señor. Nuestras opiniones y nuestro juicio no logran absolutamente nada positivo.

Necesitamos preocuparnos por que todos los santos experimenten y disfruten su primogenitura. Como Josué, necesitamos entrar en la buena tierra, pelear con nuestros hermanos y por ellos para que puedan acceder al disfrute de la tierra, y no tener reposo hasta que todo el pueblo de Dios sea introducido en la posesión plena del Cristo todo-inclusivo como esta buena tierra. El Señor quiere esto, somos uno con Él en esto, y Él luchará por nosotros.

¡Señor Jesús, queremos pelear por nuestra primogenitura y cuidar el disfrute de los demás de su primogenitura. Danos un corazón tierno y amoroso para los santos. Que atesoremos nuestro primogenitura dada por Dios para disfrutar a Dios, expresar a Dios y representar a Dios y que seamos aquellos enteramente uno contigo para pelear por los otros santos para que ellos disfruten su primogenitura. Señor, gana muchos que entren al disfrute de la buena tierra y que traigan a los demás consigo. Fortalece nuestra determinación de pagar el precio para redimir a los otros creyentes y su primogenitura!

Read the article in English, “Fighting for Our Birthright and being One with Christ to Redeem Other’s Birthright“, on the blog The Normal Believer in Christ.

Referencias e himnos

  • Inspiración: La Palabra de Dios, nuestra experiencia cristiana, el mensaje compartido por el hermano Ron Kangas correspondiente a esta semana, y las porciones del Estudio-vida de Deuteronomio (mens 21), tal y como aparecen reflejados en La palabra santa para el avivamiento matutino, semana 5, mensaje 5: La primogenitura, del Estudio de cristalización de Génesis (3) (este libro puede comprarse aquí y aquí).
  • Picture source plus some more ministry portions on this topic – Christian Pictures blog.
  • Hymns on this topic:
    # Our Christ is so enjoyable, / His life is so applicable; / He lives in us to cause the flow / To reach the world, His life to show. / Oh saints, don’t just sit idly by; / Rise up! Your gift do not despise; / Let’s eat and drink of this sweet Christ! (Song on Enjoying Christ)
    # Fight, saints, for Jesus our Lord! / Take in His life, stand in one accord! / Never fear God’s enemy; / Tread on his head triumphantly! / Pray that the daily church life be strong, / That all the saints in spirit press on, / Fighting as the one new man, / Fulfilling our Lord’s great plan! / (Glory! Hallelujah!) (Hymns #1283)
    # Fight the battle in the Body, / Never fight it on your own; / With the Body to the Head joined, / Fight the battle on the throne. / Fight the battle in the Body! / By the virtue of the Head; / Standing firmly with the Body, / Into vict’ry you’ll be led. (Hymns #885)

Abel creyó el Evangelio y Ofreció un Sacrificio a Dios para Su Satisfacción

Abel Believed the Gospel and Offered a Sacrifice to God for His Satisfaction. Gen. 4:4, And Abel also brought an offering from the firstlings of his flock, that is, from their fat portions. And Jehovah had regard for Abel and for his offering.Abel, Enós, y Enoc, nos muestran una manera práctica de como nosotros como creyentes podemos experimentar y disfrutar a Cristo como nuestra vida y vivir una vida vencedora.Abel, Enós, y Enoc, nos muestran una manera práctica de como nosotros como creyentes podemos experimentar y disfrutar a Cristo como nuestra vida y vivir una vida vencedora.

En Abel vemos concretamente cómo el disfrutaba a Cristo como sus ofrendas para poder tener una base sólida en cuanto a su vivir – hoy tenemos que lavar nuestras ropas para que tengamos derecho a comer del árbol de la vida (Apocalipsis 22:14).

Abel también participó y presentó a Cristo como sus ofrendas, sabiendo que no tenía ninguna otra base y fundamento de pie, excepto la redención judicial de Cristo. Como resultado de ello, lo que se constituyó en Abel fue Cristo como su justicia.

¿Qué más podemos ofrecer a Dios por nuestros pecados y transgresiones sino a Cristo mismo como la realidad de todas las ofrendas? Ante Dios no tenemos otra posición, excepto la perfecta redención judicial realizada por Cristo mediante Su muerte en la cruz.

Abel fue nuestro modelo, creyendo en el evangelio que le fue predicado a él y a su hermano por sus padres, y ofreciendo a Dios un sacrificio conforme a Dios y para la satisfacción de Dios.

Hay una manera en que podemos ser vencedores – simplemente necesitamos cuidar del propósito de Dios y ofrecer Cristo a Dios como el sacrificio perfecto por los pecados, aplicando Su preciosa sangre a nuestra conciencia y a todo nuestro ser! Luego, a medida que lavamos nuestras ropas, entramos en la ciudad por las puertas para disfrutar del árbol de la vida!

La Primera Familia de Fe en la Tierra

Cuando uno lee Génesis 4 se puede preguntar cómo sabía Abel de ofrecer a Dios un sacrificio de la manada, ya que no hay ninguna orden expresa de Dios con respecto a esto. Además, Dios aún no había ordenado que el hombre comiera del ganado – el hombre sólo comía verduras y frutas desde ese tiempo hasta el diluvio (ver Génesis 1:29; 9:3-4).

Esto nos lleva a creer que Adán y Eva predicaron el Evangelio a sus hijos a medida que crecían, y Abel creyó el evangelio! Adán y Eva con sus hijos fueron la primera familia de la fe en la tierra, y Abel era un creyente, un modelo para todos nosotros.

Caín fue labrador de la tierra, sirviendo a la tierra, el trabajó por sí mismo para sustentarse y mantener su propia vida por sus propios medios. Abel, por su parte, era un ” pastor de ovejas “(Génesis 4:2).Como no podíacomer las ovejas, ¿cuál era el propósito de cuidar ovejas? La ocupación de Abel indica que él no vivía principalmente para sí mismo (como hizo su hermano), sino que vivía conforme al deseo de Dios para el cumplimiento delpropósito de Dios en Su redención.

Adán y Eva le dijeron a sus hijos la manera en que habían pecado y cómo Dios vino, les predicó el evangelio (“la simiente de la mujer herirá la cabeza de la serpiente” en Gen. 3:15),sacrificó un cordero para ellos, y los cubrió con su piel (véase también Génesis 3:21).

Abel creyó el evangelioy vivió el evangelio para agradar a Dios. Él se dio cuenta de que era un pecador, que era malvado, y que estaba contaminado a los ojos de Dios, y que sin derramamiento de sangre no hay perdón de los pecados (vea Hebreos 9:22).

El que Abel apacentara ovejas, era su trabajo no para producir alimentos para su sustento, sino para proporcionar ofrendas para la satisfacción de Dios. (vea Hebreos 10:5-10).

La Ofrenda de Abel es un Tipo de Nuestra Ofrenda de Cristo a Dios

Reconocimiento fotográfico: Google Plus – Hebreos. 11:4, Abel, aun habla Hoy.

Reconocimiento fotográfico: Google Plus – Hebreos. 11:4, Abel, aun habla Hoy.

Caín sirvió la tierra, pero Abel sirvió a Dios – y ellos establecieron un patrón a través del tiempo, ya que incluso en la actualidad sólo hay dos tipos de personas, los que sirven a Dios y los que sirven a la tierra. Pero nada de lo que podemos producir a través de nuestro trabajo en la tierra se puede llevar a Dios como un sacrificio para agradarle y ser justificados delante de Él.

Dado a que somos personas caídas, podemos llegar a Dios solamente a través de la sangre derramada de Cristo, al creer en Él, y ser aprobados según la norma de la justicia de Dios.

Abel fue el primer creyente que también fue martirizado por su fe, y que creyó en el evangelio predicado por sus padres, adorando a Dios de acuerdo a Su manera ordenada. Abel ofreció a Dios de las primicias del rebaño, muy probablemente un cordero, y derramó la sangre para su redención y quemó la grosura para la satisfacción de Dios.

¿Cómo sabía esto y quien le dijo que hiciera esto? Lo que él hizo corresponde a la ley dada posteriormente a través de Moisés al pueblo de Israel, lo que demuestra que su manera de adorar a Dios era de acuerdo a la revelación divina de Dios y no de acuerdo con su propio concepto o preferencia.

Hoy, en la era del Nuevo Testamento también nosotros hacemos lo mismo, en principio, como lo hizo Abel: confesamos nuestros pecados, nos negamos a nosotros mismos, nos dejamos de lado a nosotros mismos, y tomamos el sacrificio perfecto de Cristo como nuestra manera de acercarnos a Dios. Ofrecemos Cristo a Dios como “las primicias de las ovejas de Dios, “presentamos Su grosura como la dulzura para satisfacer a Dios, y tomamos a Cristo como nuestra cubierta.

Abel sacrifico el cordero y lo más probable es que utilizó su piel para cubrirse – nosotros ofrecemos a Cristo a Dios y tomamos a Cristo como nuestra justicia, nuestra cubierta ante Dios! La ofrenda de Abel fue un tipo de Cristo que estaba siendo ofrecido a Dios por Sus creyentes de hoy – por haber tenido tal fe y tal testimonio, Abel sigue hablando hoy (Hebreos. 11:4)!

Abel fue el Primer Sacerdote para Dios

Al ofrecer un cordero a Dios como resultado de creer en el evangelio predicado a él por sus padres, Abel adoraba a Dios de la manera ordenada por Dios y fue el primer sacerdote de Dios. Él vivió para Dios (no para él mismo) y ofreció – en tipo – Cristo a Dios para la satisfacción de Dios (verNúmeros. 18:17).

Hoy nosotros, como los muchos creyentes en Cristo estamos siguiendo el patrón de Abel de no ofrecer nada que salga o provenga de nosotros mismos a Dios como un sacrificio por el pecado, sino para ofrecer a Cristo a Dios personalmente, aplicando Su sangre y ofreciéndole a Dios para Su satisfacción.

Todos somos sacerdotes,- somos un sacerdocio real (1 Pedro. 2:9), Y nuestro privilegio, deber y responsabilidad es identificarnos continuamente con Cristo, Aquel que es absolutamente perfecto, y lo ofrecemos a Dios, al experimentarle, aplicándolo, y disfrutándole.

No necesitamos ir a un “padre” o al llamado “sacerdote” en la Iglesia Católica para ofrecer Cristo a Dios por nosotros – podemos llegar a Dios a través de Jesucristo, ofreciéndole a Dios para Su satisfacción! No necesitamos ir al reverendo, al pastor, al sacerdote de la iglesia anglicana, o a cualquier sacerdote para que ” sea un sacerdote por nosotros hacia Dios”. Todos los creyentes regenerados en Cristo son sacerdotes para Dios, y cada uno de nosotros en la vida de la iglesia es un sacerdote!

Todo lo que tenemos que hacer es tomar la manera ordenada por Dios de adorar a Dios al recibir el lavamiento de la sangre del Señor, negarnos a nosotros mismos, rechazándonos a nosotros mismos y tomando a Cristo como nuestra cubierta, para que podamos vivir en Cristo y ser justicia de Dios en Él. (vea 2 Corintios 5:21 ; Filipenses 1:19-21a). Amén!

Ahora Dios anhela vestirnos con Cristo como el mejor vestido (ver Lucas 15:22), y Él nos viste con ropas de salvación y nos envuelve con mantos de justicia (Isaías 61:10). Hemos sido plenamente aceptados y justificados por Dios en Cristo, para que podamos disfrutar a Cristo!

Gracias Señor por el modelo de Abel, el primer sacerdote de Dios. Simplemente queremos seguir sus pasos al no traer a Dios las cosas producidas por nuestro propio esfuerzo y lucha, sino más bien ofrecer a Cristo como el sacrificio perfecto a Dios. Gracias, Señor, que hay una manera de acercarnos a Dios a través de la sangre de Jesucristo. Podemos aplicar la sangre, recibir el lavamiento de la sangre eternamente eficaz de Cristo, y tomar a Cristo como nuestra justicia. Ofrecemos a Cristo a Dios como el sacrificio perfecto en este momento, y Dios se complace!

Source: Abel Believed the Gospel and Offered a Sacrifice to God for His Satisfaction

Referencias y Lectura Adicional

  • Inspiración: El hablar del hermano Dick Taylor en este mensaje y porciones del Estudio- Vida de Génesis (mensajes 22-23), citados en La Palabra Santa para El Avivamiento Matutino del Estudio de Cristalización de Génesis (1), semana / msg 10, Abel, Enós, y Enoc.
  • Compre este libro de Avivamiento Matutino (vol. 2) aquí.
  • Himnos sobre este tema:
    ¿Que me puede dar perdón? / Solo de Jesús la sangre / ¿Y un Nuevo Corazón? / Solo de Jesús la sangre # Señor, sería como Abel, Contactándote plenamente a Ti; / No por Conocimiento o concepto, sino por la vida fresca y nueva.
    Es mejor que la de Abel, ahora Tu sangre /Habla a Dios por nosotros. / Proporcionando perfecta redención, / Satisfaciendo la justicia de Dios.

Ser Expuestos y Librados de La Mente Comercial, “¿Que habrá Pues Para Mí?”

Ser Expuestos y Librados de La Mente Comercial, “¿Que habrá Pues Para Mí?”

Previamente hemos visto que Dios odia el comercio puro – a los ojos de Dios el comercio es lo más perverso sobre la faz de la tierra.

Pero además, tenemos que ver, que el comercio no sólo es algo que está fuera de nosotros, sino que es parte de nuestro ser – es algo que está dentro de nosotros! Tal vez externamente no estemos involucrados en el comercio de manera alguna, sin embargo por nuestra misma naturaleza humana caída poseemos “una mente comercial”.

Dios nos salvó por gracia, y Él nos da el reino de Dios como recompensa. El reino de Dios no tiene precio, y no lo podemos comprar con nada. No podemos “comprar nuestra entrada al Reino”, ni podemos obtener una recompensa superior a la de los demás mediante el pago de un precio más alto.

Que el Señor exponga nuestra mente comercial y la desmenuce bajo nuestros pies, que nosotros le amemos a Él hasta lo sumo y le sirvamos, y hagamos todo por Él, única y solamente por causa del amor que brota de nuestro ser por Él!

Señor, Dejamos Todo para Seguirte a Ti: “¿Que Hay Pues Para Nosotros?

Esto es más o menos la pregunta que Pedro le hizo al Señor. En Mateo 19:27 hasta 20:16 vemos a Pedro como nuestro representante expuesto en su mente comercial, y el Señor Jesús dio respuesta a su pregunta con dos ejemplos.

En primer lugar, le hizo mención del hombre rico que quería seguir al Señor y se alejó tristemente cuando el Señor le dijo: Vende todo lo que tienes y sígueme. Pedro le preguntó: Señor, nosotros lo hemos dejado todo – ¿Qué habrá, pues para nosotros (Mateo 19:27)? Es casi como si estuviera diciendo: Señor, hemos hecho una gran inversión aquí – dejamos nuestros barcos de pesca, nuestras familias, lo hemos dejado todo, y te hemos seguido a Ti: ¿Qué obtendremos a cambio?

El Señor le dijo claramente – que él se sentaría con El en el trono en la restauración, y que recibiría mucho más espiritualmente en esta vida, todo esto junto con persecuciones y finalmente el martirio.

Y la segunda parte de la respuesta que le refirió, fue la parábola de un hombre que fue a contratar obreros para trabajar en su viña – al primero le prometió un denario, y para los que contrató más tarde en el día, “lo que sea justo”.

Cuando los que trabajaron bajo el calor del día vieron que a los que vinieron de último se les pago lo mismo que a ellos se les pagaba, no estaban contentos. Pero el dueño le dijo a uno de ellos:

Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No estabais de acuerdo conmigo en un denario? Toma lo que es tuyo y vete. Quiero dar a este último como te he dado a ti. ¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes tu envidia porque Yo soy bueno?

El Pie de nota 1 en la Versión Recobro dice,

Ésta fue la respuesta enfática que el Señor dio a Pedro, lo cual indica que el Señor le había dado lo que él pensaba que se merecía. Pero el Señor tiene el derecho de dar el mismo salario a los últimos obreros que contrató, según Su propio deseo en conformidad con la gracia y no con las obras. Esto deshizo la mentalidad natural y comercial de Pedro, y corrigió su concepto.

el Reino de dios no tiene Precio – es una Recompensa!

Dios no opera según el principio del comercio. Nosotros podemos suponer que, dado que hemos trabajado más, Él nos recompensará más – pero este tipo de “suposición” y conjetura es una expresión de la mente Satánica en nosotros. No podemos comprar nuestra entrada en el reino, y el pequeño precio que pagamos no es suficiente para comprar la recompensa del reino. El reino no tiene precio – no podemos comprarlo!

Debemos darnos cuenta de que el reino de Dios no está en venta, y el pequeño precio que pagamos por dejar esto o aquello a un lado es el precio por ser liberados de lo que nos enreda. Según Pablo, el precio que pagamos ahora es sólo estiércol, basura, nada.

No piense que su consagración y el renunciar a todo le dará derecho a cualquier cosa en el reino de Dios – no hay precio que podamos pagar para conseguir esto o aquello en el reino! Cuando volvemos la espalda a las cosas que Dios nos pide dejar atrás y cuando lo dejamos todo por el Señor, estas cosas se convierten en estiércol – no son nada (Filipenses 3:8)!

El precio que pagamos al ser uno con el Señor y movernos donde Él quiera que vayamos no es nada – el reino nos será dado como una recompensa! Necesitamos que el Señor exponga nuestra mente comercial y continuamente poner nuestras mentes en las cosas de Dios, para que nuestra mente puede ser renovada!

Al igual que Pedro, todos poseemos una mente Comercial

Al igual que Pedro, todos poseemos una mente Comercial

Pedro nos representa. El obtuvo su mente comercial y manera de pensar en la caída del hombre. Satanás es un hombre de negocios, y cuando el hombre cayó, Satanás infundió su espíritu en el hombre.

Satanás llegó a decirle a Dios, Job te sirve por todo lo que recibe de Ti – déjame tocarlo, y él te maldecirá (Job 2:1-5). Satanás inyectó su mente en nosotros, haciendo que nuestra alma se convirtiese en el yo, y que nuestra mente se llenase de pensamientos relacionados con el dinero, la ganancia y la pérdida, la compra y venta, y de que va a haber para nosotros!

La mente comercial de Pedro fue expuesta en Mateo 16 donde el básicamente, dijo, “No es rentable para Ti, Jesús, ir a la cruz!” Dado a que Pedro no puso su mente en las cosas de Dios, Satanás inyectó su mente en él, y él expresó una mente comercial.

El Señor promete que nos dará el reino de Su gracia como recompensa – no podemos trabajar para ganarlo. No debemos pensar que si nos consagramos al Señor cada vez más, vamos a “ganar el reino”. Este tipo de mente no puede entrar en el reino de Dios.

Necesitamos que el Señor exponga nuestra mente comercial, la rompa, y la ate y al mismo tiempo destruya la mente Satánica detrás de esta! Como cristianos, servimos al Señor para “ganar algo de él”, no “para ser bendecidos por él”, sino porque amamos al Señor! Dado a que amamos al Señor con nuestro mejor amor, hacemos las primeras obras.

En los pueblos, entre las iglesias, le damos al Señor nuestro mejor amor. No nos merecemos nada, no esperamos nada, no suponemos que se nos será dado nada por el Señor a cambio. Simplemente lo amamos. Le servimos simplemente porque lo amamos.

Señor Jesús, ten misericordia de nosotros y líbranos de nuestra mente comercial. Sálvanos de tratar de “comprar nuestra entrada al Reino”. Expón la mente Satánica que está en nuestro ser caído. Señor, sólo te amamos! Queremos amarte con el mejor amor. No nos merecemos nada, y nosotros no queremos hacer nada para “obtener algo de ti”. Señor, Te servimos porque Te amamos. Creemos esto, basado en la clase de persona que Tu eres, Tu nos recompensaras con el reino pronto. Pero, Señor, solamente te amamos! Nos negamos a otras cosas, dejamos de lado otros asuntos, porque Te amamos y Te valoramos a Ti!

Referencias y Lectura Adicional
  • Este compartir es inspirado del hermano Ron Kangas en este mensaje y en apartes del Estudio- Vida de Mateo (mensaje. 54), como se cita en La Palabra Santa Para el Avivamiento Matutino de Estudio de Cristalización de Daniel y Zacarías, semana 11 (bajo el titulo, La Maldad e Iniquidad del Comercio en Contraste con el Sentido Divino de Valor en Cuanto a Cristo y la Iglesia).
  • Compra este libro de avivamiento matutino en línea vía Living Stream Ministry.
  • Himnos sobre este tema:
    # No hay lengua mortal que pueda describir / La libertad del alma, / Cuando ha pasado más allá de todo soborno terrenal / Al control total de Dios.
  • # Reino de Dios hoy es un ejercicio real, / Pero cuando Cristo venga a reinar, será un gran recompensa;
  • # Ve, trabaja en, gastar y ser degastado, / Tu gozo hacer la voluntad del Padre, / Es la forma en que el Maestro lo hizo; / ¿No debería el siervo recorrer aun?
  • Go, labor on; spend, and be spent; / Thy joy to do the Father’s will; / It is the way the Master went; / Should not the servant tread it still?
  • Crédito Fotográfico: Que hay en ello para mí? (aquí) y Mateo 19:27 (NASB aquí).

Este Artículo es una Traducción del Artículo Publicado Originalmente en ingles: Being Exposed of and Delivered from the Commercial Mind, “What’s In It For Me?” en www.agodman.com.

Cristo es la Historia de Dios obrando dentro de la Historia del Hombre para Obtener el Edificio de Dios

Cristo es la Historia de Dios obrando dentro de la Historia del Hombre para Obtener el Edificio de DiosCuando leemos ellibro de Zacarías, al igual que con muchos otros libros proféticos de la Biblia, no es fácil ver lo que está pasando ni de lo que el profeta está hablando. En verdad, es necesario que nos pongamos “las gafas de la economía de Dios” para que podamos ver los cristales, los puntos preciosos, en este libro, y para ver que todos ellos se refieren a Cristo quien está efectuando la obra de la edificación de la casa de Dios.

Hoy quedé muy impresionado con la siguiente declaración del hermano Witness Lee, “El Cristo todo-inclusivo es la historia de Dios que trabaja dentro de la historia del hombre para ganar el edificio de Dios para la manifestación de Dios (ver Zacarías 4:9; 6:12-15; Mateo. 16:18; Juan 1:1, 14; 1 Corintios 15:45 b; Apocalipsis 4:5; 5:6; 21:2). “

“Wow! La Historia de Dios trabajando dentro de la historia del hombre es realmente Cristo – Dios en Cristo está trabajando en la humanidad  para ganar algo, que es el edificio de Dios, para que Dios se manifieste en la humanidad!

Por esto, Dios obra como “un Director” detrás de las escenas, dirigiendo la situación mundial y organizando todo para que Dios pueda obtener una casa, un edificio, una expresión corporativa en el hombre. Cristo está trabajando detrás de la historia humana para llevar a cabo la historia divina.

Dios está Hábilmente Forjándose a Si mismo dentro de Nosotros Para Hacernos Su Obra Maestra 

A medida que el conocimiento de Dios aumenta y a medida que vamos viendo con más claridad lo que es el plan y la economía de Dios, nos damos cuenta de que Cristo está hábilmente trabajando entre bastidores para controlar soberanamente toda la situación mundial a lo largo de toda la historia humana.

Mientras Él está haciendo esto en la era de misterio – la era de la iglesia – Cristo está hábilmente forjándose a Si mismo en nosotros, Sus creyentes, para hacernos Su obra maestra – el poema de Dios, su nueva invención, la iglesia!

Tal Como leemos en  Hechos 5:31 y Efesios. 2:10, Cristo está misteriosa, hábil y diligentemente forjándose a Sí mismo en nosotros en la historia divina para hacer de nosotros la iglesia, Su obra maestra, el poema de Dios, donde su infinita sabiduría y designio divino se expresan en totalidad. Wow!

Nosotros no lo vemos físicamente hoy, pero espiritualmente – en la historia divina – Dios está operando continuamente para producir los creyentes como Su mejor obra de arte, Su obra maestra, la iglesia, y finalmente a Dios le será dada la gloria en la iglesia y en Jesucristo para siempre jamás!

La iglesia es el nuevo invento de Dios, la obra maestra de Dios, lo mejor que Él jamás haya podido concebir! Aleluya!

Cristo en Su Humanidad está Acompañando al Pueblo de Israel 

Cristo en Su Humanidad está Acompañando al Pueblo de Israel

En Zacarías 1:7-17  vemos que Cristo, en Su humanidad es el Ángel de Jehová, que está acompañando al pueblo de Dios en la parte más baja del valle de la humillación para cuidar de ellos, interceder por ellos y sacarlos de cualquier cautiverio.

Cristo es Jehová mismo como el Dios Triuno que se hace hombre, y Él ha estado, está y siempre estará acompañando a Israel, el pueblo terrenal de Dios, aún en su situación más baja. Cuando observamos la historia, Cristo habilidosa y ocultamente ha protegido a los Judíos a través del tiempo, y los ha traído de regreso a la tierra de Israel.

¿De verdad piensas que fue “la genialidad de un poderoso líder ” que le permitió a Israel a derrotar a todos sus más-que-triples enemigos a su alrededor y recuperar Jerusalén, obtener su soberanía, y ser una nación? No, Cristo es el que estaba con ellos en los momentos de prueba, guerras, sufrimientos, bombardeos, ataques, etcétera. Cristo es el comandante en jefe, y si no es Él el que está dirigiendo, nada sucederá!

Cristo como Jehová, Él Redentor, fue el proveedor de Israel, e hizo todo lo necesario para que ellos fuesen cuidados, liberados del cautiverio, traídos de regreso a la buena tierra, construyesen el templo, y, finalmente, para que Cristo naciese en la humanidad para consumar la economía de Dios. ¡Qué Cristo!

Cristo es el Último Artífice Que Dios Usará para Quebrantar los Cuatro Cuernos 

Hacia las naciones, Cristo es el último Artífice que es usado por Dios para quebrantar el cuarto cuerno (Ver Zacarías. 1:18-21). Los cuatro cuernos en esta sección de la Palabra son los cuatro grandes imperios a lo largo de la historia humana – Babilonia, Medo-Persa, Grecia y el Imperio Romano. Estos también son representados por la gran imagen humana con sus cuatro secciones en Daniel 2:31-33, las cuatro etapas de la langosta en  Joel 1:4 y las cuatro bestias en Daniel 7:3-8.

Dios levanto imperios y les permitió gobernar, pero cuando se engrandecieron, incrementando su codicia, tratando con dureza a Su pueblo, Él hábilmente utilizó al siguiente imperio para aniquilarlo y reemplazarlo.

El imperio babilónico fue superado con gran destreza por el imperio Medo-Persa en una noche! El imperio Griego hábil y extraordinariamente derrotó y superó al aparentemente invencible imperio Medo-Persa.

Y categóricamente fue Dios quien levantó un ejército de bárbaros que se convirtieron en soldados entrenados, el Imperio Romano, para derrotar y reemplazar el imperio Griego, y les permitió conquistar la mayor parte de las naciones de Asia y Europa.

Finalmente y con la más hábil destreza, Cristo como el último Artífice vendrá y aplastará el último cuerno / bestia / langosta / imperio. Cristo es la Piedra cortada no con manos de hombre, el último Artífice, quien hábilmente vendrá a derrotar, aplastar y aniquilar el Imperio Romano restaurado, y Él traerá el reino de Dios por toda la eternidad! Wow!

Vivir en la Historia Divina Dentro de Historia Humana Hoy

If we confess our sins, He is faithful and righteous to forgive us our sins and cleanse us from all unrighteousness (1 John 1:9).

Tengo que admitir con humildad que estas palabras, esta luz, esta comprensión y este hablar no provienen de mi propia mente o entendimiento de la Biblia, sino del ministerio de los hermanos Witness Lee y Watchman Nee.

Por mi mismo, escasamente puedo ver ciertos apartes en Zacarías profetizando acerca de Cristo, pero, ¿Quien ve la historia divina en la historia humana? Aún más, ¿CÓMO vivimos en la historia divina dentro de la historia humana? Si no vemos lo que Dios está haciendo secreta, misteriosa, y hábilmente hoy en la humanidad, erraremos el blanco, y habremos desperdiciado nuestro tiempo.

Pero podemos ser aquellos que se convierten en los valientes de Cristo por causa de Su edificio, al vivir en la historia divina en la historia humana hoy! ¿Cómo? Existen al menos tres maneras:

  1. Tenemos que aplicar la sangre de Cristo que nos limpia (Zacarías. 3:3-41 Juan 1:9). Dios ordenó que se le quitasen las vestiduras asquerosas al sumo sacerdote Josué- nuestra ropa asquerosa manchada de pecado nos es quitada cuando nosotros confesamos nuestros pecados! Y también vencemos al enemigo por la sangre del Cordero (Apocalipsis 12:11)!
  2. Tenemos que vivir en el Espíritu divino de Cristo. No es con ejército, ni con fuerza, sino por el Espíritu de Dios, quien está mezclado con nuestro espíritu (Zacarías. 4:6; 12:1). Somos lavados por Dios en la sangre de Cristo, y vivimos y andamos por el Espíritu mezclado con nuestro espíritu, como un solo espíritu (Gálatas 5:16; 2:20; 1 Corintios. 6:17).
  3. Tenemos que permanecer en la Palabra embellecedora y aniquiladora de Cristo – a través de Su palabra Cristo nos lava, nos limpia, elimina los gérmenes en nosotros, nos embellece, nos infunde, y nos hace Su guerrero corporativo para venir con Él, y derrotar al Anticristo con su Palabra (Apocalipsis 19:13-15Efesios 5:26; 6:17).

A medida que aplicamos la sangre de Cristo, vivimos y caminamos en el Espíritu, y permanecemos en la Palabra de Dios, el resultado será que de nosotros fluirá Cristo para la expresión única de Dios, el candelabro de oro (1 Corintios. 10:16Zacarías. 4:12-14Juan 7:37-39a)!

El resultado de nuestro diario vivir en la historia divina dentro de la historia humana es que Dios obtendrá un candelero de oro, Su expresión y testimonio en el universo, Su edificio!

Señor, ten piedad de nosotros para que no seamos engañados o drogados por el mundo hoy, o por la sensación de bienestar del evangelio en el cristianismo. Que claramente podamos ver Tu intención, Tu deseo y Tu mover en la tierra hoy. Señor, fórjate a Ti mismo en nosotros para hacer de nosotros Tu obra maestra. Mantennos aplicando la preciosa sangre de Cristo a través de la confesión de nuestros pecados. Señor, guárdanos en nuestro espíritu hoy, viviendo y andando por el Espíritu con nuestro espíritu. Guárdanos en Tu palabra, comiéndote y bebiéndote en Tu Palabra viva, disfrutando de la función embellecedora y aniquiladora de la Palabra! Señor, gana el candelabro de oro, Tu edificio, Tu testimonio viviente en la tierra!

Rerencias y Lecturas Adicionales
  • Este compartir ha sido inspirado del compartir del hermano Andrew Yu en este mensaje y en apartes del Estudio-vida de Zacarías (msg. 15), por Witness Lee, citado en la Palabra Santa para el Avivamiento Matutino de Cristalización de Daniel y Zacarías, semana 10 (titulado Una Palabra en Cuanto al Espíritu Humano y los Aspectos de Cristo Revelados en Zacarías en Relación a Su Mover en la Tierra).
  • Compra este libro de  avivamiento matutino en línea vía Living Stream Ministry.
  • Himnos sobre este tema:
  • El Señor te escogió a ti para ser parte / de Su gran plan, Su obra de arte. / Qué maravilla! ¡Qué privilegio! / Para satisfacer / Su anhelo de compartir todo lo que Él es-/ Divinas, inescrutables riquezas! / ¿Qué multiforme sabiduría expresa!
  • Dios el Creador se hizo un Dios-hombre, / Su muerte nos redimió para Su glorioso plan. / Ahora en resurrección el Espíritu es liberado / Produce la iglesia. / Esta es la obra maestra de Dios.
  • Señor, Yo creo en Tu preciosa sangre que, en el propiciatorio de Dios, / Siempre por los pecadores ha de suplicar, / Por mí, y aun por mi alma, fue derramada.
  • Reconocimiento Fotográfico: La obra Maestra de Dios aquí, Dios bendiga a Israel aquí, y 1 Juan 1:9 aquí.

Este Artículo es una Traducción del Articulo Publicado Originalmente en ingles: “Christ is God´s History working within Man´s History to Gain God´s Building” Cuyo Autor es Estefan Misaras en A God-Man.com

Estar Abiertos Al Resplandor del Espíritu Siete Veces Intensificado en Nuestro espíritu

The one who experiences the greatest amount of transformation is the one who is fully open to the Lord.

En nuestro estudio del candelero de oro tenemos que prestar especial atención a las siete lámparas (ver Zacarías. 4:2; Apocalipsis 4:5). Estas siete lámparas son los siete Espíritus de Dios (el Espíritu siete veces intensificado) como los ojos de Jehová (ver Zacarías. 4:10), los siete ojos del Cordero ( Apocalipsis 5:6), y los siete ojos de la piedra (Zacarías. 3:9) – para la expresión plena de Dios.

Hoy el Espíritu se ha intensificado siete veces y está con nuestro espíritu como la lámpara resplandeciente en nuestra lámpara para resplandecer en cada parte de nuestro ser interior y así exponernos, juzgarnos, escudriñarnos, purificarnos, limpiarnos, e infundirnos con todo lo que Dios es en nuestro ser para el edificio de Dios.

Por un lado, estas siete lámparas del candelero son los siete ojos del Cordero para buscarnos en la oscuridad y mortandad del mundo y redimirnos, salvarnos y regenerarnos. Por otra parte, las siete lámparas del candelero son los siete ojos de la piedra que infunden e impregnan el elemento de piedra de Dios en nuestro ser haciéndonos útiles para el edificio de Dios.

Por medio de Su redención jurídica (Cristo como el Cordero con siete ojos) y Su salvación orgánica (Cristo como la piedra con siete ojos) Dios está operando como el Espíritu siete veces intensificado para cumplir su economía en nosotros.

Todo lo que tenemos que hacer es estar ABIERTOS- estar abiertos a Su infundir y a Su resplandor en nosotros, para que Él nos pueda transformar y llenarnos de vida para Su edificio!

Las Siete Lámparas son los Siete Ojos para Escudriñar e Infundir

El candelero de oro tiene siete lámparas, y estas siete lámparas son los siete espíritus de Dios. Los siete Espíritus de Dios – el Espíritu siete veces intensificado – también son los ojos de Jehová, del Cordero redentor y de la piedra de edificación.

Los siete ojos del Cordero son para redención (Zacarías 3:9), los siete ojos de la piedra son para el edificio de Dios (Zacarías 4:10), y los siete ojos de Jehová están para la realización de la administración de Dios (Apocalipsis1).

El Espíritu de Dios se ha intensificado siete veces para observar y buscar. Los siete ojos del Señor observan, miran, estudian, buscan, investigan y escudriñan – ellos recorren toda la tierra, y examinan todo nuestro ser. Estos siete ojos lo ven todo: ven dentro de las células, los poros, las venas de nuestro ser, y ven dentro de nuestro corazón, nuestra alma, nuestra voluntad, nuestras emociones, y todo en nosotros. Los ojos de Dios están sobre nosotros – esto significa que Sus siete Espíritus están en nosotros y con nosotros, escudriñándonos y observándonos.

A veces es posible que deseemos que estos ojos tomen un descanso y nos dejen por un pequeño espacio de tiempo, pero en Su misericordia, Dios nos sigue observando, examinando, y ejecutando el juicio de Dios en cualquier cosa que no coincide con Él en nuestro ser – ¡para el cumplimiento de Su mover!

Estar Abiertos a los Siete Ojos, Las Siete Lámparas

En realidad no sabemos lo que hay en nosotros. Creemos que estamos bien. Pero cuando los ojos de Dios están sobre nosotros, cuando los siete Espíritus nos están examinando y ardiendo en nosotros, descubrimos lo sucio, pecaminoso y naturales que somos.

No sabemos cuántas cosas extrañas están enterradas en nuestro ser, y el sinnúmero de incoherentes filosofías y opiniones dentro de nosotros. Necesitamos que los ojos de Dios observen, examinen y juzguen todas estas cosas.

Dondequiera que su luz llega, Dios juzga. Pero no debemos tener miedo de esto. Solo necesitamos estar abiertos a Él. Sólo dígale al Señor,

Señor, haz que yo esté abierto al escudriñar y resplandecer de Tus siete ojos. Señor, juzga en mi cualquier cosa que Tu consideres necesario juzgar. Aclara todo mi ser de todas las cosas que no te agradan a Ti. Señor, solo quiero estar abierto a Ti!

Cuando estamos abiertos a Él de tal manera, Él nos examina, juzga y purifica, y luego se imparte a Sí mismo en nosotros. Después que Él juzga y quema nuestro yo, el hombre natural, el orgullo, la ambición, Él infunde y transfunde las riquezas de Su ser en nosotros.

Su luz es como un láser, un rayo de luz, que quema sólo las cosas naturales y perjudiciales, pulverizándolas y eliminándolas. Sólo necesitamos estar abiertos a Él, permitiéndole que Sus ojos brillen sobre nosotros, y nos examine, abiertos a la luz de Dios, y así recibiremos Su resplandor y Su maravillosa transfusión en nosotros.

Es a través de este resplandecer, examinar, juzgar, e infundir, que Él reemplaza todo lo demás en nuestro ser, transformándonos para Su edificio.

El Espíritu con Nuestro espíritu – la Lámpara Resplandeciendo en Nosotros

Dentro de Nosotros tenemos dos lámparas—el Espíritu de Dios siete veces intensificado dentro de nuestro espíritu (Proverbios. 20:27; Apocalipsis 4:5; 1 Cor. 6:17).

En Proverbios 20:27 vemos que el espíritu del hombre es la lámpara de Jehová – en nosotros, nuestro espíritu humano es la lámpara de Dios. Además, el candelero es una lámpara con los siete Espíritus resplandeciendo radiantemente, siete veces intensificado – nosotros somos un solo espíritu con el Señor (1 Cor. 6:17). Dentro de nosotros en este momento, como cristianos, tenemos dos lámparas – el Espíritu de Dios y nuestro espíritu humano.

Antes que fuésemos regenerados “nuestra lámpara estaba rota”, pero después que nos arrepentimos el espíritu fue restaurado y comenzó a emanar luz ya que el Espíritu siete veces intensificado está en nuestro espíritu. Cuanto más ejercitemos nuestro espíritu, cuanto más oremos y leamos la Palabra de Dios de una manera reverente, habrá más resplandor en nosotros.

Todas nuestras partes internas deben estar abiertas a Su resplandor. A veces el Señor brilla en nosotros a través de Su Espíritu a nuestro espíritu, pero no queremos abrir ciertas áreas de nuestro ser. Podemos seguir leyendo la Biblia, reunirnos con los santos, y pagar el precio de hacer cosas para el Señor de muchas maneras, pero no queremos abrir ciertas partes en nuestro ser interior.

Él desea llegar a cada parte de nuestra mente, emociones, voluntad, conciencia, pensamientos, opiniones, deseos, anhelos, objetivos, decisiones, etcétera, y quiere resplandecer en nosotros, para que Él pueda infundir vida en nosotros para el edificio de Dios.

Este es el proceso de transformación – el proceso de abrirnos al Señor para que en Su resplandor, Él examine, queme, e infunda cada parte de nuestro ser interior. La clave es estar abierto y permanecer en nuestro espíritu.

Si nos abrimos al Señor un poco hoy y un poco más mañana, Él podrá transformarnos e impartir vida a nosotros para hacernos parte del candelero de oro, Su edificio, Su expresión corporativa.

Señor Jesús, nos abrimos a ti en fe en este momento. Señor, llévanos a abrir cada parte interior de nuestro ser a Ti. Señor, abrimos nuestra mente a Ti – entra y resplandece en nuestros conceptos, opiniones, pensamientos, imaginaciones, sueños…. Señor, abrimos nuestras emociones, nuestros deseos, nuestros sentimientos, nuestros gustos y desagrados: resplandece en nosotros! Señor, ¿ Y qué de nuestra voluntad, nuestras decisiones, nuestra terquedad nuestros propósitos y metas? … Entra, Señor, y resplandece como el Espíritu siete veces intensificado con nuestro espíritu a todo nuestro corazón y a todo nuestro ser interior!

Referencias y Lectura Adicional
  • Compartir inspirado del hermano Minoru Chen en este mensaje y en apartes de: Mensajes vida (vol. 2, Mensajes. 68, 70), y, Estudio-vida de Apocalipsis (msg. 33), citado en la Palabra Santa para El Avivamiento Matutino de Cristalización de Daniel y Zacarías, semana 9 (titulado La Visión del Candelero de Oro y los Dos Olivos).
  • Compre este libro de avivamiento matutino en línea vía Living Stream Ministry.
  • Himnos sobre este tema:
    O, purifícanos Señor, hoy; / Lava toda nuestra vida natural. / Habla ahora Tus palabras en nosotros, / y haznos gloriosos. / O, Señor, habla en nosotros hoy.
    Ahora son los siete Espíritus/ Siete lámparas de fuego ardiendo, / No para enseñar, sino para quemar, / Satisfacen el deseo de Dios.
    # Ahora estamos aprendiendo a volvernos a nuestro espíritu, / Ahora estamos aprendiendo a tomar a Cristo como la vida, / Ahora estamos aprendiendo a alimentarnos de Jesús / Y ser libre de toda lucha y contienda.
  • Reconocimiento Fotográfico: ambos vía, Inspiración Ilimitada pagina de Facebook, LPSAM Citas de Daniel y Zacarías álbum.

Este Articulo es una Traducción del Artículo publicado originalmente en Inglés en, Being Open to the Shining of the Sevenfold Intensified Spirit with Our Spirit

La Visión de Dios y Su Dominio Universal: Dios está en el Trono Hoy!

Seeing a Vision of God and His Universal Dominion: God is on the Throne Today! [picture credit: OurSomethingBeautiful]

Debido a que Daniel era un siervo fiel del Señor, absoluto para Dios, una persona de oración, y victorioso, esto le confirió la posición para recibir visión tras visión de parte de Dios.

Las visiones que él recibió no eran acerca de cosas pequeñas, sino que eran con respecto a Dios y Su economía, incluyendo las naciones terrenales, el destino de Israel (el pueblo escogido de Dios), e incluso cosas con respecto a la eternidad. Hoy nosotros también tenemos que ver estas visiones, al entrar en el estudio de cristalización del libro de Daniel.

En medio de estas visiones, y a medida que vemos las setenta semanas (Daniel 9), la gran imagen humana (Daniel 2), las cuatro bestias (Daniel 7), el carnero y el macho cabrío, el destino de Israel, etc. – hay una visión que le es revelada a Daniel en el capitulo 7:9-10 algo muy definido que Daniel pudo ver.

Daniel vio que Dios está en el trono, y que Él tiene un dominio universal. Tenemos que ver, al igual que Daniel vio, el dominio universal de Dios. Esto fortalecerá nuestra comprensión de que en medio de todas las cosas que suceden exteriormente, Dios está en el trono, Él es el soberano, y Él está juzgando!

Tenemos que ver que a Cristo, el Hijo del Hombre, le fue dado un reino eterno, y que Él regresará para recibir este reino!

Señor Jesús, quítanos los velos para ver el dominio universal de Dios. Sálvanos de desanimarnos o estar fuera de foco en nuestra visión de lo que está pasando hoy en día. Señor, quítanos los velos, y con claridad revélanos a Dios en el trono en Su justicia, santidad y gloria, y a Cristo como el Hijo del Hombre tomando el reino de parte de Dios! ¡Aleluya, el Dios de los cielos está en el trono! Los cielos Gobiernan!

La Visión de Dios En el Trono Juzgando los Imperios Humanos

Daniel 7:9-10 says,  I watched / Until thrones were set, / And the Ancient of Days sat down. / His clothing was like white snow, / And the hair of His head was like pure wool; / His throne was flames of fire, / Its wheels, burning fire. / A stream of fire issued forth / And came out from before Him. / Thousands of thousands ministered to Him, / And ten thousands of ten thousands stood before Him. / The court of judgment sat, / And the books were opened.

Daniel 7:9-10 dice: “Estuve mirando / hasta que fueron puestos tronos, / Y se sentó el Anciano de Días. / Su ropa era como nieve blanca, / y el cabello de su cabeza como lana pura; / Su trono, llamas de fuego, / las ruedas del mismo, fuego ardiente. / Un río de fuego procedía / Y salía de delante de Él. / Miles de miles le ministraban, / y miríadas de miríadas estaban de pie delante de Él. / El Tribunal estaba sentado, / Y los libros fueron abiertos”.

Estos versículos nos muestran a Dios y su señorío universal. Todo sobre el trono es ardiente, lleno de fuego, lo que significa que Dios es absolutamente justo y completamente santo (Hebreos12:29).

Los cuatro imperios humanos (los cuatro seres vivientes, las cuatro secciones de la gran imagen humana) son juzgados por Dios en este tribunal especial con el trono de Dios como el centro (ver Daniel 7:2-10, 26).

Exteriormente en la historia humana, vemos cómo hay muchas luchas por el poder dentro de los gobiernos y entre los gobiernos humanos, pero Dios es El que está detrás de la escena, administrando toda situación en el mundo entero (Apocalipsis 4:1-3, 10-11). ¡Aleluya, Dios está en el trono, Él gobierna, y Él está en control!

No Debemos ser Negligentes en Cuanto a Estas Visiones, sino Hablando la Verdad en la Biblia

En nuestro estudio con oración del libro de Daniel y al ver y hablar de la aniquilación y la destrucción del gobierno humano, queremos decir estas cosas y afirmarlas de una manera muy cuidadosa.

No somos descuidados acerca de estas cosas, ni tampoco nosotros como creyentes genuinos instigamos a otros en contra de cualquier gobierno humano. La iglesia de hoy no está aquí para subvertir el gobierno humano, o para derribar las naciones, o atacar a cualquier administración en particular.

Seguimos el modelo del Señor Jesús y Sus discípulos al ser ciudadanos que guardan la ley, siguiendo la enseñanza de los apóstoles a ser personas adecuadas, hombres bajo autoridad hoy. Pero también tenemos que ser fiel a la palabra de Dios y a las visiones, profecías y predicciones de la Biblia para hablar de lo que sucederá al final de esta era!

La Biblia muestra claramente que todas las naciones humanas, gobiernos y pueblos serán reducidos a nada! Serán destruidos, se convertirán en nada, y serán como tamo de las eras del verano que serán llevados por el viento!

Cristo vendrá de nuevo y Él desmenuzará el gobierno humano, Él traerá el reino de Dios que llenará toda la tierra! Esto es lo que creemos, y esta es la visión a la luz de lo que vivimos hoy, al final de esta era!

La Visión de Dios y su Dominio Universal

Las cosas de las cuales los periódicos hablan y lo que vemos en las noticias hoy en día es todo tipo de luchas de poder dentro de los gobiernos y entre los gobiernos, como la gente ” toma su turno y tienen su día”, pensando que son todopoderosos y lo pueden hacer todo mientras gobiernan .

Las personas piensan que ellosadministran, controlan y establecen el curso de la humanidad en la tierra. Pero necesitamos ver lo que realmente está sucediendo detrás de la escena. Dios está detrás de la escena, y Él está manejando la situación en el mundo entero.

Hay un trono establecido en los cielos, y los cielos gobiernan. Dios establece reinos, y quita tronos, Él levanta personas y les reduce a nada. (Isaías 40:23)

Con Dios no existe la elección – no importa quién le elija a usted, siempre y cuando Dios le nombre, lo otro no significa nada! Si cualquier líder humano hoy se diera cuenta de esto, podría ver que le sería prudente someterse a Dios.

Da miedo ver a las personas que no tienen temor de Dios, no ven el trono, y no tienen conocimiento de lo que hay en los cielos. Tenemos que ver una visión del trono ardiente, el trono gobernando y controlando todo el universo, el trono gobernando las naciones hoy!

Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo, para ofender Su santidad y justicia. No estamos aquí para juzgar – Dios juzga, y nosotros nos sometemos a Su trono.

Estamos aquí para ser continuamente santificados para ser igual a Él y ser uno con Él cuando Él regrese a desmenuzar el gobierno humano. ¡Aleluya, los cielos gobiernan!

Nota: Lea la continuación de este articulo vía, Cristo como el Hijo del Hombre viene para Recibir un Reino Eterno! 

Señor Jesús, venga Tu reino! Señor, hágase Tu voluntad! Señor, Tu nombre sea santificado! A pesar de que no veamos esto completamente realizado en la tierra hoy, estamos aquí de pie como la iglesia por ello! Haz que nosotros podamos ver que cielos gobiernan. Queremos ser gobernados por la visión del trono de Dios, la administración universal de Dios. ¡Aleluya, los cielos gobiernan! Dios está en control! Satanás ha sido derrotado, el hombre ya no gobernará, sino que Cristo llenará toda la tierra con el reino de Dios! ¡Alabado sea el Señor!

Referencias y Lectura Adicional
  • Compartir inspirado del hablar del hermano Minoru Chen en este mensaje y en apartes del Estudio Vida de Daniel (mensajes. 9-10), como están citados en la Palabra Santa para El Avivamiento Matutino del Estudio de Cristalización de Daniel y Zacarías, semana 5 (titulada, La Visión de Dios y Su Dominio Universal y La Venida del Hijo del Hombre para Recibir un Reino y La Necesidad de que Haya Guerra Espiritual para Traer el Reino de Dios).
  • Compre este libro avivamiento matutino en línea vía Living Stream Ministry.
  • Himnos sobre este tema:
    # Mi Rey pronto volverá otra vez, / El cielo estará lleno de Él; / El universo redimirá / Y allí veremos Su luz.
    El Nombre de Jesus es nuestro estandarte , / Es nuestra victoria; / No confiando en nosotros mismos, / Sino, poderoso Señor, en Ti.
    Señor de todo  siendo, entronado en lo alto, / Tu gloria resplandece de sol a estrella; / Centro y luz de cada esfera, / Mas para cada amoroso corazón cuan cerca.
  • Reconocimiento Fotográfico: el primero vía, “Los Cielos Si gobiernan“, y el segundo vía, Daniel 7:9.

Este Articulo es una Traducción del Artículo publicado originalmente en Inglés en, Seeing a Vision of God and His Universal Dominion: God is on the Throne Today!