cómo cambió mi actitud hacia mi vida cristiana, la Conferencia europea para jóvenes 2010 en Male Ciche

Aunque sólo ha pasado un mes desde que regresé de la Conferencia europea para jóvenes, puedo decir que ese verano ha sido decisivo y un nuevo comienzo en mi actitud hacia la vida cristiana. Las dos cosas que más me impresionaron fueron la importancia de la oración, y la comunión especial acerca de la influencia de los creyentes sobre el mundo.

Finalmente la oración comienza a tener sentido y se ha convertido en algo real para mí. Como alguien que ha crecido en la vida de iglesia, es fácil llegar a percibir todo como un mero ritual u obligación. Las muchas veces en que fui “obligada” a orar en las reuniones de jóvenes, decía con desgano las frases y las palabras que estaba acostumbrado a escucharles a los servidores cuando oraban. Aunque mis palabras hacían buenas oraciones, estaban vacías. En alguna ocasión yo quería orar por mis amigos en la escuela –pero no teniendo ese sentir del Padre dentro de mí, mi carga era muy limitada. Mateo 9:36 dice:

Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban afligidas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.

Yo empecé a darme cuenta de lo limitado que era mi esfuerzo humano inclusive para amar a las personas. Como humanos buscamos compañía de manera natural. Sin embargo, querer ayudar a otros usando nuestro don de gentes natural no tiene ningún sentido. Ahora, hay alguien en nuestro interior que pone su vida por sus hermanos. Este es el Señor Jesucristo. Hay solamente un Sumo Sacerdote, y Él mora en nosotros. ¡Alabado sea el Señor!

Por lo tanto, la oración simplemente significa que nosotros no podemos por nosotros mismos, pero el Señor sí puede. Al ver esto inmediatamente supe la multitud de cosas por las que podría orar. ¡Ahora comprendo a los santos que pasan dos horas orando juntos cada semana! La iglesia misma está colocada sobre el fundamento de la oración. Sin ese intercambio con el Señor, Su economía no tiene manera de avanzar en esta tierra.

En nuestro viaje desde Milton hasta Edimburgo, pasando por Romford y Glasgow para finalmente llegar a Male Ciche, confiando en el Señor como nuestro guía, fue una lección muy importante. Las hermanas y yo enfrentamos muchas dificultades con el sistema de transporte público, coordinando las agendas de todos y el estrés de estar en territorio desconocido. Algunas veces sólo podía decir: “Señor, Tu eres todo lo que necesito ahora.” Por Su misericordia, nos cubrió durante todo el viaje y nos puso en casas con reuniones de hogar cuando más necesitadas estábamos del suministro del Señor a través de los santos.

Fue una bendición el estar en una reunión de oración con santos que recién habían migrado a Glasgow para llevar allí el testimonio del Señor. Pude sentir verdaderamente la urgencia del Señor en los santos por tener frutos y ganar un testimonio en Escocia. Estábamos en una pequeña habitación en un día triste y lluvioso, no obstante me sentí como si estuviéramos en la cima de una montaña gloriosa. El Señor brillaba en nuestros rostros porque estábamos orando por el deseo de Su corazón.

También fui impresionada por la comunión especial “La influencia de los creyentes sobre el mundo,” en la conferencia en Polonia este año. Mateo nos dice que como creyentes, somos la sal de la tierra, la luz del mundo y las semillas el evangelio. Mateo 5:13 nos pregunta:

… Pero si la sal se hace insípida, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

Esta es una palabra muy seria. ¿Hemos perdido nuestra función como la sal de la tierra? Esta pregunta me llevó a reflexionar acerca de mi vida y el testimonio que daba a mis amigos en el Instituto. Recuerdo momentos en que sentí vergüenza del evangelio, sintiéndome incómoda al sólo mencionar la palabra “Dios” o “Señor Jesús” frente a mis compañeros.

Sin una vida secreta con el Señor, perdemos nuestra función como la sal de la tierra. Esto no es algo que hacemos ni nuestra habilidad para ser una buena persona. Una vez que hemos sido llenos del disfrute de Cristo, rebozando con Él, otros espontáneamente sentirán la vida divina dentro de nosotros y verán la luz de Dios. Juan 15:5 nos dice que permanezcamos en el Señor Jesús: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y Yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de Mí, nada podéis hacer.

He regresado de mi tiempo en Europa. Ahora valoro de manera muy fresca lo preciosa que es la vida de iglesia. A pesar de nuestras diferencias culturales y las barreras de los idiomas, todos compartimos la misma vida divina dentro de nosotros. Podemos orar juntos, perseverar juntos y permanecer juntos en el Señor como Su expresión corporativa. ¡Señor, por Tu misericordia, mantennos en Tu disfrute, individual y corporativamente! [Hermana Diana, compartiendo su disfrute en el viaje por Europa y el campamento de verano en Polonia 2010. Read this article in English, via a turning point in my attitude toward my Christian life, the Poland European YP Conference 2010 in Male Ciche]

Trackbacks

  1. […] I’ve come away with my time in Europe with a fresh appreciation of how precious the church life is. Despite our cultural differences and language barriers, we all share the same divine life within us. We can pray together, pursue together, and abide in the Lord together as His corporate expression. Lord, by your mercy, keep us enjoying You individually and corporately! [guest post: sister Diana, sharing her enjoyment from the 2010 Europe trip & the Poland camp] [Read this article in Spanish – cómo cambió mi actitud hacia mi vida cristiana, la Conferencia europea para jóvenes 2010 en Male …] […]

  2. […] gloriosos y bellos! ¡Nuestra gloria NO es nuestros modales, tampoco nuestra belleza propia – nuestra única gloria, nuestra verdadera belleza consiste en reflejar a Cristo como espejos, es el resplandor de Cristo desde nuestro interior! Esto es lo que a todos les encanta […]

  3. […] Esta es la misericordia de Dios en nosotros – Él nos toca, nos quebranta, incluso permite que cometamos errores, entonces nos preguntamos perplejos: – ¿cómo pudo haber pasado eso? ¡Pero pasó! ¡Ahora nuestro corazón está contrito, nuestro espíritu está quebrantado y hemos de saber que ciertamente a Dios le encanta venir y morar con nosotros! Él no se complace en morar con los que permanecen intactos, sin transformación, los orgullosos o los justos en sí mismos… En Su arreglo soberano, Él permite que pasen cosas y que cometamos errores para que podamos ser tocados por Él en lo más profundo de nuestros ser. Algunos de nosotros somos muy fuertes y Él tiene que hacerlo. Él no HACE que fallemos, pero PERMITE que nos ocurra; luego Él viene con misericordia, gracia, dulzura y perdón y ¡nosotros experimentamos arrepentimiento como respuesta a Su presencia! ¡La ternura de Dios nos conduce al arrepentimiento! Aunque se trata de un error, un fallo, cuando éste es seguido por un auténtico arrepentimiento causado por la luz divina Y Dios nos concede Su perdón, en lugar de quebrantarnos de la manera inapropiada, llegando a estar amargados – algo se forma dentro de nosotros, lo cual es bueno para la edificación del Cuerpo de Cristo. ¡Cristo, como el Salomón verdadero y actual, se forma en nosotros! Por este proceso llega a haber algo en nosotros que es para la edificación del Cuerpo de Cristo. En cierto sentido es extraño que nuestros errores, más nuestro arrepentimiento, junto al perdón de Dios – ¡producen algo en nosotros que edifica el Cuerpo! [Inspirado en el mensaje 11 del Estudio de cristalización de Isaías (2). Read this portion in English also via, our transgression plus our repentance joining God’s forgiveness issues in something for the building!] ¡Señor, ten misericordia de nosotros! ¡Que no pase el tiempo y sigamos siendo los mismos! ¡Que no seamos creyentes justos en sí mismos! ¿Señor, no oramos por que vengan errores y fracasos – oramos que por Tu misericordia algo sea producido en nosotros para la edificación de Tu Cuerpo! ¡Que Tu mano permanezca con nosotros, Señor y que avancemos en Ti! ¡Que tengas una manera, querido Señor! ¡Guíanos al arrepentimiento y fabrica un corazón puro en nosotros! ¡Nos entregamos a Ti para la edificación de Tu Cuerpo –gana más en nosotros de esta manera! ¡Gana en nosotros lo que deseas ganar! […]

  4. […] her enjoyment from the 2010 Europe trip & the Poland camp] [Read this article in Spanish – cómo cambió mi actitud hacia mi vida cristiana, la Conferencia europea para jóvenes 2010 en Male …] Share this via:SharePrintEmailStumbleUpon   12 […]