¡en la economía divina Cristo es la Cabeza sobre todas las cosas y el centro de todas las cosas!

Tal como ya vimos, Dios quiere sólo a Cristo. ¡Él quiere que Cristo sea reproducido y experimentado como vida por muchos creyentes, como Su expresión corporativa! Otro aspecto de Cristo como el todo para Dios en Su economía, y para nosotros de una manera práctica es que ¡Cristo es la Cabeza sobre todas las cosas y es el centro de todas las cosas! En la economía divina, Cristo es la Cabeza y el centro de todas las cosas. ¡Dios ha ordenado que Cristo, el segundo de la Trinidad Divina, sea la Cabeza de todas las cosas y el centro de todas las cosas! Ef 1:22 dice:

Y sometió todas las cosas bajo Sus pies, y lo dio por Cabeza sobre todas las cosas a la iglesia.

Después de pasar por el proceso de la encarnación, el vivir humano perfecto, la muerte toda-inclusiva y la resurrección, en Su ascensión, a Cristo le fue dado sentarse a la diestra de Dios. ¡Dios hizo a Cristo Cabeza sobre todas las cosas! ¡Dios le dio a Cristo un regalo, ser Cabeza sobre todas las cosas en el universo! Cristo fue dado como Cabeza A la iglesia, sobre todas las cosas. Esta pequeña palabra “a” significa que Cristo y la iglesia son uno y están identificados. ¡Nosotros, la iglesia como Cuerpo de Cristo, somos uno con Cristo como la Cabeza! Ef 1:10 dice:

Para la economía de la plenitud de los tiempos, de hacer que en Cristo sean reunidas bajo una cabeza todas las cosas, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.

¡Dios desea encabezar todas las cosas en Cristo, las que están en los cielos, así como las que están en la tierra, es decir, todo en Cristo! ¡Él cumplirá esto en la plenitud de los tiempos! Hoy nosotros, como el Cuerpo de Cristo, estamos tomando la iniciativa de ser encabezados en Cristo. Tomamos la iniciativa de tenerlo y experimentarlo como nuestra cabeza. Tantas cosas en nuestra vida todavía son un desastre, y en tantos aspectos, incluso diríamos que en todo nuestro ser, aún nos comportamos y somos personas caídas. ¡Necesitamos ser encabezados por Cristo! Cristo ha de ser no sólo la cabeza sino también el centro. ¡Él es la Cabeza al ser el centro de todas las cosas! (esta es la relación entre ambos asuntos). Así como el centro de una rueda “encabeza” todos los radios y la llanta, precisamente al ser su centro, de igual modo, ¡Cristo es el centro de todos nosotros y a todos nos encabeza, en Él! ¡Todos subsistimos en Él, trazamos nuestra vida a partir de Él y lo tomamos como nuestra propia vida y nuestra persona! Realmente he disfrutado este párrafo en particular tomado de “La visión celestial”, por Witness Lee, acerca de Cristo como el Centro y la Cabeza de todas las cosas:

Tener la visión de Cristo es ver que Cristo es la corporificación del Dios Triuno y el centro de todas las cosas relacionadas con Dios. Cristo es el centro del plan de Dios, de la intención eterna de Dios. Cristo también es el centro de la obra de Dios, la creación y la redención de Dios. Cristo es el centro de todo lo que Dios ha planeado hacer. Cristo tiene que tener la preeminencia en todas las cosas. Él tiene que tener el primer lugar en todo. Necesitamos aplicar este Cristo a nuestra vida personal, ministerio y vida de iglesia. Cristo tiene que ser la esencia, la sustancia de nuestro andar cristiano y la realidad de nuestra obra, servicio y ministerio. Nuestro ministerio debe ser un ministerio de Cristo, lleno de Cristo. Además, Cristo tiene que ser el contenido y la expresión de la vida de iglesia. La iglesia debe ser la expresión y nada más que la expresión del Cristo todo-inclusivo. Todos necesitamos tener esta visión de Cristo.

¡Amén, Señor, concédenos esta visión de Cristo! ¡Haz que Cristo sea nuestra Cabeza y nuestro centro! ¡En todas las cosas, Señor, ten el primer lugar! ¡Encabézanos más cada día! ¡En nuestra vida personal sé el centro! ¡En nuestra vida de iglesia, sé nuestra cabeza! ¡En nuestra vida de familia, laboral y académica sé la Cabeza y el centro! ¡Haz que lleguemos a ser aquellos que están gobernados por esta visión de Cristo!

[read this article in English via, in the divine economy Christ is the Head over all things and the center of all things!]

Trackbacks

  1. […] vida como la consumación del Dios Triuno procesado y consumado! ¡Como ya hemos compartido antes, la intención de Dios en Su economía es ser la fuente de las aguas de vida para Su pueblo para que podamos beber de Él, ser llenos con […]

  2. […] tan bueno que cada día se nos recuerde que todo lo que Dios desea es Cristo y que nosotros Le disfrutemos y le ex… de manera corporativa. ¡La Biblia está llena de la intención que tiene Dios de darnos a Cristo […]

  3. […] ¡Si nuestra vida no es para Cristo entonces es un desperdicio! ¡El mejor regalo que podemos hacerle a las personas es CRISTO! […]

  4. […] que Dios quiere en relación con nosotros y cualquier cosa que quiere que hagamos está escrita en Su Palabra. Esta semana hemos visto que Dios nos ha dado dos herencias espirituales: El Espíritu, que no […]

  5. […] Tomamos a Cristo como nuestra vida para que Él se nuestro vivir mediante este Espíritu de Jesucristo. ¡Cuando disfrutamos el Espíritu en nuestro espíritu, estamos tomando a Cristo como nuestro modelo para que sea nuestra expresión y tomamos a Cristo como nuestra meta y perseverancia, en medio de nuestra búsqueda! Al disfrutar a este Cristo maravilloso como el Espíritu hoy, llegamos a ser capaces de hacer todas las cosas en Cristo, que nos fortalece y ¡este es nuestro secreto! ¡No es de nosotros, a partir de nosotros o en nosotros mismos, sino que todo proviene de / y es este maravilloso Espíritu en nuestro espíritu como la suministración abundante para nuestra salvación diaria! ¡Cuánto necesitamos ser salvos hoy, aún más, al disfrutar esta suministración abundante del Espíritu de Jesucristo para que podamos vivir a Cristo y magnificarlo dondequiera que estemos, con quienquiera que estemos y en cualquier cosa que hagamos! [Breve testimonio de lo disfrutado de La experiencia y el crecimiento en vida, de Witness Lee] [read this portion in English also via, the all-inclusive Christ as the Spirit of Jesus Christ is our daily moment-by-moment salvation!] ¡Señor, que sigamos disfrutándote hoy! ¡Gracias por llegar a ser el Espíritu de Jesucristo como la suministración abundante para nuestra vida diaria! ¡Sálvanos de no vivir y magnificar a Cristo! ¡Que nos tornemos a Ti siempre desde cualquier cosa y desde cualquier persona y Te tomemos como nuestra suministración continua! ¡Señor, necesitamos hoy ser salvos mucho más! ¡Sé nuestra salvación hoy para que Te magnifiquemos! ¡Este es nuestro deseo, Señor, no que NOS SAQUES de nuestra situación actual sino que nos des la abundante suministración para que podamos magnificarte y no fallemos en eso! ¡Sé magnificado en nosotros, Señor! […]

  6. […] ¡Dios tiene en Su corazón hacer que usted y yo seamos igual a Él en vida, naturaleza, constitución… para Su expresión corporativa eterna! ¡Él se está forjando a Sí mismo dentro de nosotros cada día para ser nuestra vida, nuestra constitución, incluso llegar a ser nosotros mismos, para que nosotros podamos llegar a ser Él! […]

  7. […] sino que tenemos que aprender a decir: “no sé”. Dios no nos revela todo en la Biblia, pero Él sí nos revela todo lo que tiene relación con nosotros. Igualmente, el pensamiento central es no sólo Cristo, sino Cristo y la iglesia. Así como el […]

  8. […] Cristo experimentó una muerte que llamamos vicaria – Su muerte fue legal (no trasgredió la ley de Dios, sino que fue conforme a esta– cumplía y satisfacía la ley de Dios) y tuvo el reconocimiento de Dios. Si alguien arriesgara su vida o entregara su propia vida para rescatar o salvar a otros además de él/ella mismo(a) – esto no sería una muerte vicaria de ninguna manera, sería meramente un acto de sacrificio. Ahora, la muerte de Cristo fue única y especial de muchas maneras: Fue aprobada por Dios como acto útil y de justicia según el inalcanzable nivel de la justicia y exigencias divinas y pudo ser (y fue/es) nuestro sustituto en lo que a Dios respecta – ¡Dios juzgó a Cristo para no juzgarnos a nosotros, colocando todos nuestros pecados, transgresiones, iniquidades, enfermedades, penas – sobre Él! […]

  9. […] los hijos de Dios). Todos aquellos que creen en Cristo son parte de la simiente corporativa – el gozo puesto delante de Él por el cual Él pagó el precio y murió en la […]

  10. […] ¡en la economía divina Cristo es la Cabeza sobre todas las cosas y el centro de todas las cosas!… […]

  11. […] es grandioso! ¡Cristo lo es todo en la economía de Dios y Él es lo único que Dios nos entrega! ¡Él es el Amado de Dios, la corporificación de todo lo […]

  12. […] su vida! ¡Así como necesitamos un estómago para contener y digerir los alimentos que consumimos, necesitamos un espíritu, que es como un estómago espiritual para recibir las riquezas de Dios corporificadas en Cristo! ¡Al ejercitar nuestro espíritu, disfrutamos a Cristo como la realidad […]