La línea central de la Biblia: ¡El único Cuerpo de Cristo, el organismo del Dios Triuno!

¡Alabado sea el Señor por Su revelación divina en la Biblia! En la Biblia hay muchas cosas, pero hay una LÍNEA CENTRAL, una revelación central. Esto es algo tan básico e importante que todos los creyentes están de acuerdo con ello. ¡En nuestra vida y nuestro servicio necesitamos estar enfocados no en las “hojas” ni en las “ramas” de la economía de Dios, sino en el “tronco”, la línea central de la revelación divina! Asuntos como el lavamiento de pies, el cubrirse la cabeza, la manera en que las personas deben ser bautizadas, el rapto e inclusive prácticas como invocar el nombre del Señor, orar la Palabra, tener reuniones apropiadas en las que todos los miembros funcionan, etc, ¡NO son la línea central de la revelación en la Biblia! Necesitamos centrarnos en la Palabra de Dios, el Dios Triuno, la economía de Dios, el Cristo todo-inclusivo, el Espíritu vivificante, el Cuerpo de Cristo y la Nueva Jerusalén. ¡Estamos SEGUROS cuando hacemos esto! ¡Definitivamente edificamos el Cuerpo de Cristo y edificamos a los creyentes cuando hacemos estas cosas y los santos son constituidos con estas verdades!

¿Qué es EL CUERPO DE CRISTO? ES el Dios Triuno – Él es todas las cosas, la realidad de todas las cosas positivas en el universo, pero Él necesita un organismo, “un contenedor orgánico”, en el cual Su vida pueda ser contenida y a través del cual pueda ser expresada. ¡El único Cuerpo de Cristo es la constitución de la divinidad del Dios Triuno procesado y consumado con la humanidad de todo Su pueblo redimido, regenerado y transformado! Esto lo vemos en Ef 4:4-6 donde el Dios Triuno se mezcla con el hombre. ¡Este es el Cuerpo de Cristo! Aquí, Dios el Padre es la fuente y la sustancia; Dios el Hijo es el elemento y la expresión; Dios el Espíritu es la esencia, y los seres humanos regenerados (los creyentes) son el marco exterior, la iglesia, cuya realidad es el Cuerpo. ¡Aleluya, el Dios Triuno en Su divinidad se mezcla con nosotros en nuestra humanidad! El resultado es un organismo divino-humano, el Cuerpo divino y místico (espiritual) de Cristo. Este único Cuerpo de Cristo es el cumplimiento de la economía de Dios de acuerdo a Su beneplácito, el deseo de Su corazón (Ef 1:5). Todos los creyentes en Cristo constituyen el Cuerpo de Cristo. Este Cuerpo es expresado en las muchas localidades como las iglesias locales. Las iglesias no son el Cuerpo. El Cuerpo de Cristo es la realidad de ellas. Sin embargo, la iglesia es una congregación o reunión de los creyentes, los cuales han sido regenerados por Dios con Su vida divina y Su naturaleza. Hemos de estar en las reuniones de la iglesia. Allí tocamos la realidad del Cuerpo, pero si estamos en las reuniones y no estamos en la realidad del Cuerpo, es decir si no participamos de esta realidad, es decir, si permanecemos en nuestro ser natural, entonces nuestra asistencia es algo vacía, es sólo forma, apariencia. Podemos “olvidarnos” de las reuniones de la iglesia, pero el Cuerpo de Cristo como el organismo del Dios Triuno es algo orgánico, en vida y continúa siendo real aún cuando no haya “reuniones” y aún cuando no sea real para nosotros en nuestra experiencia.

¡Es tan maravilloso que seamos creyentes en Cristo y miembros del Cuerpo de Cristo! ¡Sí, Cristo es el que edifica la iglesia, pero lo hace A TRAVÉS de nosotros, Sus muchos miembros! El Cuerpo de Cristo es edificado por los muchos miembros perfeccionados del Cuerpo; los creyentes son perfeccionados por los miembros dotados y estos miembros perfeccionados funcionan cada cual según su medida para edificar el Cuerpo de Cristo (Ef 4:11-12). No son directamente los “miembros dotados”, apóstoles, profetas, evangelistas y pastores-maestros los que edifican el Cuerpo, sino los santos que han sido perfeccionados por éstos, al funcionar, según la propia medida. Igualmente, el Cuerpo es edificado por el crecimiento en vida de cada miembro del Cuerpo. Mientras más comemos y disfrutamos al Señor, más crecemos en vida y edificamos el Cuerpo. El Cuerpo se edifica a Sí mismo en amor (Ef 4:15-16). Es unido y entrelazado por todas las coyunturas del rico suministro y por la función de cada miembro en su medida. Hay tantas cosas más que pueden decirse y compartirse acerca del Cuerpo de Cristo, pues es algo tan rico, amplio y profundo; esto es lo que Dios está haciendo hoy y es lo único que producirá la Nueva Jerusalén… [Compartido según el disfrute de Los diez “unos” absolutamente cruciales para la edificación del Cuerpo de Cristo (Hermano Witness Lee). Read this portion in English also via, The Central Line of the Bible – the one unique Body of Christ, the organism of the Triune God!]

¡Señor, que permanezcamos en la línea central de la Biblia! ¡Sálvanos de enfatizar demasiado asuntos o doctrinas que no conducen a la edificación del Cuerpo de Cristo! ¡Queremos hacer hincapié en los elementos cruciales en la Biblia, aquellos asuntos que has ordenado para conducir a la edificación! ¡Gracias por ponernos en el Cuerpo! ¡Ahora somos miembros de Cristo, somos divino-humanos y partes del organismo del Dios Triuno! ¡Continúa mezclándote con nosotros más y más cada día! ¡Señor, más mezcla del hombre con Dios hoy!

Comments

  1. Sergio Flores P. says:

    Lord Jesus ..¡¡¡

    Amen..¡¡¡

    Aleluya por la Linea Central en la Biblia.

Trackbacks

  1. […] el Cuerpo al funcionar y al crecer en la vida divina. Ef 1:5; 4:4-6; 4:11-12; 4:15-16 Leer más en Un Dios-hombre es un cristiano normal; Avivamiento matutino "La línea central de la Biblia"; Apuntes de un cristiano; Los diez […]

  2. […] y todos. Además, la Palabra de Dios es para que crezcamos en vida para la edificación del Cuerpo. La Palabra de Dios es para la edificación del Cuerpo de Cristo: Somos regenerados, alimentados, transformados, nutridos e incluso glorificados por la Palabra de […]

  3. […] Cristo derrumbó el muro de separación y creó una misma entidad a partir de estos dos pueblos. ¡Esta entidad es el nuevo hombre! ¡Cuando estos dos pueblos fueron creados como un nuevo hombre, al mismo tiempo Cristo los […]

  4. […] a Cristo, el Hijo de Dios, que nos busca y nos encuentra a nosotros, las ovejas extraviadas. Cristo el Hijo vino en Su humanidad como el Pastor para encontrar al pecador (la oveja perdida) y traerlo de vuelta a casa. La segunda parábola en este capítulo trata de una […]