¡Jesucristo fue hecho un pacto para nosotros: Él es el Mediador y el Ejecutor del nuevo pacto!

El deseo del corazón de Dios no es que el hombre le sirva y sea sumiso ante Él. ¡Dios desea darle al hombre todo lo que Él es para que el hombre lo disfrute y lo exprese! Por eso Dios creó al hombre y lo colocó frente al árbol de la vida. ¡Él quería que el hombre lo disfrutara y lo tomara como su vida! Por esta razón Dios llamó a Abraham e hizo un pacto con él, prometiéndole a él y a su descendencia que serían bendecidos. Igualmente por esto Dios escogió un pueblo, Israel, y moró entre ellos. Por la misma razón Dios se hizo hombre en la persona del Señor Jesús; llegó a ser el Espíritu vivificante en Su resurrección y regeneró a muchos creyentes en Cristo para ser Su Cuerpo, para que este Cuerpo fuera Su expresión y reproducción. Todo por esto: ¡Dios desea impartir todo lo que Él es, todas las riquezas de Su ser, dentro del hombre, para que el hombre pueda disfrutarle, sea lleno de Él y exprese a Dios de manera espontánea! Aunque el hombre cayó y llegó a ser pecador, ofendiendo a Dios hasta el extremo, Dios todavía quiere lo mismo. En Su sabiduría el ofreció a Cristo para rescatar al hombre del enemigo y que el hombre pudiera cumplir todos los requisitos de la justicia, la santidad y la gloria de Dios. ¡Cristo vivió como hombre sobre la tierra de manera perfecta, fue llevado a una muerte que es todo-inclusiva y trajo al hombre de regreso a Dios!

En el antiguo Testamento vemos que Dios puso a Cristo por pacto a Su pueblo. Isaías 42:6 dice:

Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones,

Jesucristo fue hecho pacto para nosotros. ¡Él es la garantía de Dios, el fiador de Dios, pues Él es la herencia para Su pueblo! Este pacto es más sólido que una mera promesa. ¡Es algo validado y promulgado, es decir, anunciado y puesto en vigor por la sangre derramada de Cristo (Mt 26:28)! Cristo promulgó el nuevo pacto (el cual finalmente llegó a ser testamento nuevo) con Su sangre, para la redención de las transgresiones del pueblo de Dios. Él redimió al hombre de vuelta a Dios e hizo al hombre apto para heredar todo de Dios. Ahora Dios es nuestra herencia. ¡El Espíritu es las arras de nuestra herencia (Ef 1.14) y Cristo es el fiador del nuevo pacto! (Heb 7:22). ¡Los atributos divinos de Dios han llegado a ser las inescrutables riquezas de Cristo, que nosotros heredamos, y el Dios Triuno completo es la garantía y las arras que nos asegura y nos adelantan que esto efectivamente está ocurriendo! Cristo es el nuevo pacto que Dios nos entrega. Él es la garantía, la seguridad del nuevo pacto. Él promulgó el nuevo pacto y en Su resurrección Él llegó a ser todo nuestro legado (herencia) según este nuevo pacto y Él es también el Mediador, el Ejecutor, para llevar a cabo este nuevo testamento (Heb 9:15-17).

¡Esto es grandioso! ¡Cristo lo es todo en la economía de Dios y Él es lo único que Dios nos entrega! ¡Él es el Amado de Dios, la corporificación de todo lo que Dios es y todo lo que Dios tiene, y nuestra porción según el testamento nuevo asignado por Dios a nosotros! ¡Hoy Cristo es el Mediador de este nuevo arreglo, pacto nuevo, que asegura que todos Sus creyentes puedan disfrutar a Dios hasta el máximo! ¡También asegura que todos nos beneficiemos de este nuevo pacto! Cristo, como el Ejecutor del nuevo pacto está haciendo que todo nuestro legado, según este nuevo pacto (que está contenido en el Nuevo Testamento) esté siendo aplicado y hecho real para nosotros, los creyentes en Cristo. Él, como la centralidad y universalidad de la economía de Dios, es la realidad del nuevo testamento. ¡El mismo Cristo, siendo tan rico, es el pacto que Dios nos entrega! ¡Por un lado, es un “pacto legal”, que establece obligaciones. Esto compromete a Dios a darnos todo lo que Él es. ¡Por otro lado, Cristo en nuestro espíritu es la realidad del nuevo pacto! Cuando nos volvemos a nuestro espíritu, disfrutamos a Cristo como nuestro Mediador. ¡Él nos aplica todas las riquezas de Dios, todo lo que Dios es y tiene, y todo lo que Cristo ha logrado! [Del Estudio-vida de Isaías tal como se cita en la Palabra santa para el avivamiento matutino sobre el estudio de cristalización de Isaías (2)] [read more this sharing in English also via, Jesus Christ became a covenant to us: He is the Mediator and Executor of the new covenant!]

¡Gracias Señor por el Nuevo pacto! ¡Eres la Persona todo-inclusiva que pasó por este maravilloso proceso para llegar a ser el nuevo pacto que Dios nos da! ¡Señor, que sigamos disfrutándote como la realidad de todo lo que Dios quiere ser para nosotros y todo cuánto quiere darnos! ¡Continúa aplicando todas las riquezas de Dios a nuestro ser y todo lo que has logrado! ¡Que sigamos volviéndonos a nuestro espíritu para tocar la realidad del nuevo pacto! ¡Gracias Señor por hacernos aptos para disfrutar todo lo que eres y has logrado!

Dios nos hizo aptos para participar de Cristo, la porción asignada a los santos en la luz

Es tan bueno que cada día se nos recuerde que todo lo que Dios desea es Cristo y que nosotros Le disfrutemos y le expresemos de manera corporativa. ¡La Biblia está llena de la intención que tiene Dios de darnos a Cristo (el cual es la corporificación de todo lo que Dios es) para que sea nuestro disfrute, nuestra satisfacción y nuestro todo! Como ya hemos visto anteriormente, Cristo es el Primero y el Último, el Principio y el Fin; el Alfa y la Omega. Él es el principio de la operación de Dios. Él es la continuación y el contenido de Su economía y el fin de todo. ¡Él es la primera y la última letra del alfabeto y todas las otras letras en el medio! En la economía de Dios Cristo es cada una de las letras para componer las palabras, las oraciones, los párrafos, los capítulos y los libros. ¡Cristo es el elemento que compone la historia de nuestra vida! ¡Qué Cristo tan estupendo! Él es la porción asignada por Dios a los santos. Col 1:12 dice:

Dando gracias al Padre que os hizo aptos para participar de la porción de los santos en la luz.

Nosotros los creyentes en Cristo, los que creímos en Él y tenemos Su vida divina, hemos sido hechos aptos por Dios para participar de / en Cristo, ¡para disfrutar a Cristo como nuestra porción asignada! La porción de los santos en este versículo es el Cristo todo-inclusivo asignado a nosotros por Dios para nuestro disfrute. Dios no quiere darnos cosas físicas y exteriores, prosperidad, ni siquiera amor, paz, alegría, etc. ¡Dios no nos da nada aparte de Cristo! ¡Cristo es nuestra porción todo-inclusiva! En el Antiguo Testamento, al pueblo de Israel, al entrar en la buena tierra de Canaán, le fue asignado una porción de la tierra por familia y por persona. Esta porción de la tierra fue todo-inclusiva. ¡Contenía todo cuanto el pueblo necesitaba! Es lo mismo hoy para nosotros los creyentes. Cristo es la buena tierra en la que fluye leche y miel, tan rica y todo-inclusiva. ¡Contiene todo lo que nosotros necesitamos! ¡Todo lo que tenemos que hacer ahora es disfrutar a Cristo cada día, aplicarlo a nuestras situaciones y experimentarlo como Aquel que es inmensamente rico!

Como nuestra porción asignada a los santos en la luz, ¡Cristo es todo-inclusivo! Él es todo lo que necesitamos. ¡Cristo es todo lo que necesitamos! Cristo es nuestra paz, Cristo es nuestra alegría, Cristo es nuestra comodidad, Cristo es nuestro descanso, Cristo es nuestra justicia, Cristo es nuestra bebida, Cristo es nuestro alimento, Cristo es el aire que respiramos, Cristo es la rica miel y la mantequilla, Cristo es el Cordero de Dios, Cristo es la pequeña paloma, Cristo es la carne, Cristo es el pan de vida, Cristo es el alimento ya preparado que comemos, Cristo es el río, Cristo es el árbol de la vida, Cristo es la meta y todos los preciados materiales, Cristo es la realidad de cualquier bebida que tomamos, Cristo es la tierra. ¡Cristo es todo! ¡Él es todo y es tanto! Cristo es el Ungido de Dios, Cristo es Quien tiene la preeminencia en todas las cosas, Cristo es la Cabeza sobre todas las cosas, Cristo es el centro de todas las cosas, Cristo es Aquel que todo lo llena en todo, Cristo es el Primero y el Último, Cristo es el Principio y el Fin, Cristo es la realidad del tiempo y el espacio, Cristo es el Alfa y la Omega ¡y es tantas cosas más! ¡Este Cristo que es todo-inclusivo ha sido asignado a nosotros como nuestra porción para nuestro disfrute!

¡Este Cristo es nuestra porción y nosotros estamos diariamente laborando en esta buena tierra para poseerla, disfrutarla y participar de ella! ¡Todos los aspectos de Cristo en la economía divina están tan llenos de significado, son tan aplicables y tan disfrutables! ¡Necesitamos tomar a Cristo interiormente y hacer que todos estos aspectos, todas estas riquezas sean nuestra realidad y nuestro disfrute subjetivos (internos)! ¡Cristo ES todo para nosotros, pero Él necesita llegar a ser el todo para nosotros de una manera personal y subjetiva, y también de un modo corporativo, colectivo, junto a todos los santos! ¡No se concentren demasiado en el trabajo; concentraos en disfrutar a Cristo como la porción asignada a vosotros por Dios! ¡Con todos los santos en la luz, nosotros diariamente disfrutamos a Cristo! Cuando nos reunimos, no sólo conversamos, hablamos o coordinamos, sino que ¡disfrutamos a Cristo! ¡Cristo como nuestra nuestra porción es Aquel que satisface todas nuestras necesidades y es a Quien disfrutamos, ministramos e impartimos los unos a los otros! [Disfrute de La conclusión del Nuevo Testamento, mensajes 352-358, por el hermano Witness Lee] [read this portion in English also via, God qualified us for a share of Christ, the allotted portion of the saints in the light]

¡Señor, mantenednos en Tu disfrute como nuestra porción! ¡Gracias, Padre por hacernos aptos para disfrutar a Cristo! ¡Gracias, Padre, por esta porción de los santos en la luz! ¡Haced que este Cristo sea muy subjetivo y aplicable para nosotros, Señor! ¡Queremos ver y disfrutar Tu disponibilidad! ¡Tú satisfaces todas nuestras necesidades! ¡Señor, sé nuestra experiencia y nuestro disfrute hoy!