¿Cuál es la línea central de la revelación divina en la Biblia? ¿Cuál es la revelación principal en la Biblia?

¡Esta es una pregunta que todos los creyentes verdaderos en Cristo deben hacerse y que debe constituirse en ellos! La Biblia habla de muchas cosas y trata de muchos asuntos; hay muchos libros y muchos escritores. ¡Las Escrituras como el aliento de Dios (2 Tim 3:16) tiene una línea central: Hay una revelación central en la Biblia! ¡Por un lado, todos necesitamos conocer la revelación principal en la Biblia y por otro, es importante que conozcamos los puntos menores en la Biblia! En realidad lo importante es ver y conocer el “tronco”, es decir, la línea central de la revelación divina. Debemos enfatizar la línea central de la revelación divina, sin embargo no debemos olvidar “las ramas”, que son los puntos secundarios en las Escrituras. Ya que la Biblia es la Palabra de Dios y está escrita por Dios mediante los hombres que recibieron la trasmisión del Espíritu Santo (2 P 1:21), la línea central de la revelación divina en la Biblia no contradice o excluye ninguna otra porción, aún las menores o secundarias. ¡Toda doctrina o asunto pequeño en la Biblia confirma y está firmemente relacionado con la revelación principal en la Biblia!

Así mismo, cualquier interpretación de la única biblia no debe tener pequeñas revelaciones cuyas interpretaciones sean contrarias, carezcan de armonía o concordancia con respecto a la revelación principal de la Biblia, que es única y completamente consistente (Los “Diez” unos extremadamente cruciales para la edificación del Cuerpo de Cristo).

¡Alabamos al Señor pues hoy podemos conocer y estar seguros respecto a cuál es la línea central de la revelación divina! ¡A través de los tiempos muchos creyentes verdaderos han discutido acerca de cuáles son los asuntos principales en la Biblia! Ha habido mucha división y se han creado muchas denominaciones a partir de la interpretación de la Biblia, la defensa de ciertos asuntos específicos y la determinación de los más importantes. ¡Divisiones basadas en los asuntos principales o en los secundarios! Sin embargo, La Biblia es UNA, Dios es UNO y la economía de Dios también es UNA. ¡Dios desea la unicidad en el Cuerpo de Cristo! Es decir, que el Cuerpo, que es uno, tenga sólo una expresión práctica. Dios desea que el Cuerpo de Cristo sea verdaderamente UNO, pero Satanás ha usado el hombre creyente sin un apropiado adiestramiento en la Palabra y sin una experiencia equilibrada o apropiada, y al hombre carnal, para crear divisiones en el Cuerpo de Cristo, incluso usando la Palabra de Dios. Por ello es importante que veamos y conozcamos “el tronco”, la línea central de la revelación divina en la Biblia y luego todo lo demás en la Biblia cobrará sentido y encajará, ya que todas las cosas están apropiadamente relacionadas con la revelación central. ¡La Biblia habla principalmente de Dios (todo comienza a partir de Dios), la economía de Dios y la impartición de Dios! Más específicamente, después de mucho estudio, consideración de las Escrituras y una interpretación apropiada de la Palabra Santa, hemos visto, experimentado y disfrutado el hecho de que hay SIETE asuntos extremadamente cruciales que componen la línea central de la Revelación Divina: La Palabra de Dios, el Dios Triuno, la economía de Dios, el Cristo todo-inclusivo, el Espíritu vivificante, el Cuerpo de Cristo y la Nueva Jerusalén. Los próximos días y semanas estaremos tratando estos asuntos principales en la Biblia, que todos los creyentes aman, aceptan y atesoran – ¡la línea central de la revelación central en las Escrituras! [Compartir de la reciente Palabra santa para el avivamiento matutino, La línea central de la Biblia. Read this portion in English also via, What is the Central Line of the Divine Revelation in the Bible? What’s the main revelation in the Bible?]

¡Señor, sálvanos de estar enfocados demasiado en los puntos menores de la Biblia! ¡Concédenos una visión del TRONCO – la línea central de la revelación divina en la Biblia! ¡Sálvanos de causar división en el Cuerpo de Cristo al enfatizar los puntos menores! ¡Concédenos misericordia, Señor, para que podamos ver y que esto se constituya en nosotros – Dios, Su economía y Su impartición en nosotros como los asuntos principales en la Biblia! ¡Te alabamos, Señor, por Tu Palabra!

qué hay en el corazón de Dios para Su pueblo y cuál debe ser nuestra respuesta honesta hoy

Hemos comenzado el Estudio de cristalización de Isaías (2) en el entrenamiento de vídeo y aquí traemos algunos “rebuscos” de lo que he disfrutado al ver el primer mensaje titulado Anunciar al Cristo todo inclusivo, Jehová el Salvador, como las Buenas Nuevas. Fui específicamente impresionado en la palabra de apertura con esta pregunta: ¿Qué es aquello que está en el corazón de Dios para nosotros? Señor, ¿qué hay en Tu corazón para Tu recobro? Si en estos días abrieras Tu corazón y hablaras su contenido, directamente al corazón del recobro del Señor, ¿qué dirías? A continuación algunas cosas que están en el corazón del Señor para nosotros:

  • ¡Dios tiene en Su corazón hacer que Cristo sea el todo para nosotros como nuestra realidad mediante nuestra experiencia y nuestro disfrute de Él! No importa quiénes seamos, donde estemos, lo que hagamos y ni siquiera lo que buscamos. Finalmente nos daremos cuenta que ¡aquí en el recobro del Señor sólo hay Cristo y sólo hay Cristo en el corazón de Dios! Pudiera no haber respuestas para todos nuestros problemas… ¡sólo tenemos una Persona Maravillosa! Desde luego, nosotros no podemos “despertar nuestra mente para seguir a Cristo de la manera en que Pablo lo seguía”. Así que no debemos intentar hacerlo inmediatamente. Sin embargo, oremos para que el Señor nos dé un corazón para perseverar en el Cristo todo inclusivo. Que ya no seamos indiferentes, tibios o pasivos, sino que de alguna manera seamos constreñidos por la visión, atraídos por los acordes del amor del Señor… ¡Que podamos comenzar la más elevada de todas las ocupaciones y todas las búsquedas cada día: conocer la Persona Maravillosa, Emanuel, Admirable Consejero, Dios Fuerte, y tantas otras cosas que Él es! ¡Las dos cosas que en realidad ocupan el corazón de Dios es Su Hijo y hacer que nosotros lo conozcamos! ¡Él quiere que este Cristo sea el contenido de nuestro ser y este contenido se constituya en nosotros, al forjarse Él dentro de nosotros! ¡Si Él hablara desde los cielos, afirmaría que en el centro de todo Él lleva a cabo UNA OBRA, la obra central, es decir, forjar, formar a Dios en Cristo dentro de nuestro ser, de tal manera que Dios y Cristo lleguen a ser nuestro contenido, nuestra constitución… es decir, que Él realmente llegue a ser nosotros!
  • Dios tiene en Su corazón ¡ser uno con nosotros en Su anhelo por unirse y compenetrarse con nosotros, e incorporarse a Sí mismo a nosotros, y hacer que nosotros seamos uno con Él, en nuestro anhelo por unirnos a Él y ser incorporados a Él! ¿No podéis percibir este anhelo en el corazón de Dios? En Isaías 40, los primeros versículos comienzan con un hablar desde el corazón de Dios: “Consolaos, consolaos, pueblo mío…”. Tal como vemos en Heb 8, donde Su pacto consiste en que Él sea nuestro Dios y nosotros seamos Su pueblo. ¡En el corazón de Dios hay un anhelo insondable de unirse, mezclarse y compenetrarse con nosotros, e incorporarse a nosotros, y en la medida en que lleva esto a cabo, este anhelo se reproduce, se expresa en nosotros para que también oremos, Señor, hazme uno contigo a Tu manera: Unión, incorporación, entremezcla y compenetración!
  • Dios tiene en Su corazón hacernos Su expresión corporativa. ¡Él quiere tener muchas iglesias locales en la tierra, con santos de todas las culturas, trasfondos y clases, que sean perfeccionados para llegar estar en la unicidad de la gloria divina con vistas a expresar la unicidad del Dios Triuno de manera corporativa! ¡Él desea tener una expresión a través del hombre en muchos sitios por toda la tierra!
  • ¡Dios tiene en Su corazón entre nosotros para llevar a cabo y consumar el romance divino, para obtener una pareja de Su misma especie, homóloga, que sea Su duplicado, para que pueda haber, en los cielos nuevos y la tierra nueva, una pareja universal, la Nueva Jerusalén! Lo que muestra Génesis, en tipo (símbolo) mediante Adán y Eva, será consumado en Apocalipsis mediante Cristo y la iglesia en realidad. ¡Hoy el deseo del corazón de Dios es continuar y llevar a cabo Su romance divino hasta su plenitud!
  • ¡Dios tiene en Su corazón finalizar esta era! ¡Él quiere iniciar la próxima era, donde Su amado Israel sea restaurado, donde el remanente lo mirará y se lamentará… y la gloria de Dios llenará toda la tierra (la manifestación del reino)! ¡Dios desea ponerle fin a la era de la iglesia y comenzar la era del reino, donde Sus creyentes vencedores reinarán con Él por mil años!
  • ¡Dios tiene en Su corazón hacer que usted y yo seamos igual a Él en vida, naturaleza, constitución… para Su expresión corporativa eterna! ¡Él se está forjando a Sí mismo dentro de nosotros cada día para ser nuestra vida, nuestra constitución, incluso llegar a ser nosotros mismos, para que nosotros podamos llegar a ser Él!

Estos asuntos están en el corazón de Dios. Así que yo sólo oro: “¡Señor, haz que mi corazón sea un duplicado de Tu corazón en todas las maneras posibles! ¡Haz que mi corazón sea un duplicado de Tu corazón amoroso y perdonador! ¡Que el deseo de Tu corazón sea el deseo de mi corazón!” Ahora, nuestra respuesta, viendo lo que está en el corazón de Dios… ¿Cuál será? Pues Dios desea que sea:

  • ¡Sólo abrirse a Él! ¡Por favor, abríos! ¡El hablar de Dios es personal! ¡Él nos habla personalmente! ¡Él quiere hablar a nuestro corazón, a todo nuestro ser, de una manera personal! ¡Si encuentran difícil abrirse al Señor, pedidle que Él efectúe esta apertura en vosotros!
  • ¡Sólo amarlo a Él! ¡No queremos meramente temer a Dios, adorar a Dios, ni siquiera sólo creer a Dios o conocer a Dios! ¡Necesitamos amar a Dios! Su corazón de amor está siendo reproducido y duplicado en nuestro corazón.
  • ¡Sólo buscarlo a Él! ¡Que no haya elementos de Laodicea entre nosotros! ¡Que no estemos satisfechos con lo que somos! ¡Que NO nos midamos a nosotros mismos, POR nosotros mismos y creamos que estamos bien! ¡Realmente necesitamos recibir gracia del Señor para ver que no estamos BIEN en nosotros mismos! ¡Lo necesitamos! ¡Oremos por tener un corazón buscador y un espíritu buscador!
  • ¡Sólo ser uno con Él para expresarlo a Él!

¡Oh, Señor, continúa hablándonos! ¡Que permanezcamos abiertos a Ti! ¡Abre todo nuestro ser, Señor, para que podamos recibir Tu hablar! ¡Háblanos de manera personal y háblanos de manera corporativa! ¡Sólo queremos amarte, Señor… y en amor abrir cada parte de nuestro ser a Ti! ¡Señor, danos un corazón buscador y un espíritu buscador! ¡Sálvanos de estar satisfechos con lo que somos! ¡Oh, Señor, cómo anhelamos ser uno contigo para poder expresarte!

Read this sharing in English also via, what is in God’s heart for His people and what should our honest response be today.

El Cristo todo-inclusivo como el Espíritu de Jesucristo es nuestra salvación diaria, en cada momento

¡Es maravilloso cómo este Cristo es más rico para nosotros cada día, nos llena más cada día y es más disfrutable! Esta mañana he disfrutado esto en el libro de Filipenses Cristo es todo para nosotros en nuestra experiencia para ser nuestra salvación no sólo en la eternidad, esto es a muy largo plazo, sino ¡cada día, cada momento! No conozco vuestros casos pero ¡yo necesito ser salvo de una manera nueva y fresca en cada momento del día! La salvación de Dios es eterna y también es diaria. ¡Experimentamos a Cristo cada día en Sus muchos aspectos como nuestra salvación práctica! En cada capítulo del libro de Filipenses vemos aspectos de Cristo como nuestra salvación:

  1. En Filipenses 1 vemos que la salvación es vivir a Cristo y magnificarlo en cualquier circunstancia. ¡Cristo es nuestra salvación a largo plazo!
  2. En Filipenses 2 vemos que esta salvación es reflejar a Cristo al hablar la palabra de vida abundante y continuamente. En este capítulo ¡Cristo es nuestra salvación diaria!
  3. En Filipenses 3 vemos que la salvación es la justicia de Dios, la cual es Dios mismo corporificado en Cristo.
  4. En Filipenses 4 vemos una vida que es verdadera, honorable, justa, pura, llena de amor, con un hablar elevado y llena de virtudes y alabanza. Esta vida es Cristo. ¡Cristo es todas las virtudes de nuestra humanidad!

¡Todo lo que necesitamos hacer es disfrutar a este Cristo maravilloso como nuestra vida, nuestro vivir, nuestro modelo, nuestra expresión, nuestra meta, nuestra búsqueda, nuestra fuerza y nuestro secreto! ¿Cómo podemos disfrutar a Cristo como esta Persona que es todo? Pablo nos da la llave en Fil 1:19-21 donde dice:

19. Porque sé que por vuestra petición y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi salvación,
20. Conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado; antes bien con toda confianza, como siempre, ahora también será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte.
21. Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

¡Esta Persona del Señor Jesucristo, maravillosa y todo inclusiva, se encuentra hoy dentro de la suministración abundante del Espíritu de Jesucristo, que es el Espíritu Consumado!, porque el Dios Triuno pasó por un proceso de encarnación, vivir humano, crucifixión y resurrección, llegando a ser el Espíritu vivificante. Como ese Espíritu, Él nos está dando una suministración abundante, para que vivamos la vida divina en la vida humana, para que ¡seamos salvos cada día y expresemos a Cristo en nuestro vivir! Pablo aquí admite que es el Espíritu de Jesucristo el que llegó a ser la salvación de él y que ¡esta salvación no consiste en que él sea librado de las cadenas o la prisión! Esta salvación consiste en ser salvo de la debilidad ¡para poder magnificar a Cristo en su propio cuerpo ya sea que siga vivo o que muera! Pablo no le pidió al Señor que lo salvara, que lo alejara de lo que era en ese momento su entorno, es decir, la prisión, sino que deseó experimentar la suministración del Espíritu de Jesucristo para ¡poder magnificar a Cristo sin ser derrotado! ¡Esta es la salvación al más alto nivel; ser salvos de no magnificar a Cristo en cualquier situación o circunstancia en la que nos encontremos!

Tomamos a Cristo como nuestra vida para que Él se nuestro vivir mediante este Espíritu de Jesucristo. ¡Cuando disfrutamos el Espíritu en nuestro espíritu, estamos tomando a Cristo como nuestro modelo para que sea nuestra expresión y tomamos a Cristo como nuestra meta y perseverancia, en medio de nuestra búsqueda! Al disfrutar a este Cristo maravilloso como el Espíritu hoy, llegamos a ser capaces de hacer todas las cosas en Cristo, que nos fortalece y ¡este es nuestro secreto! ¡No es de nosotros, a partir de nosotros o en nosotros mismos, sino que todo proviene de / y es este maravilloso Espíritu en nuestro espíritu como la suministración abundante para nuestra salvación diaria! ¡Cuánto necesitamos ser salvos hoy, aún más, al disfrutar esta suministración abundante del Espíritu de Jesucristo para que podamos vivir a Cristo y magnificarlo dondequiera que estemos, con quienquiera que estemos y en cualquier cosa que hagamos! [Breve testimonio de lo disfrutado de La experiencia y el crecimiento en vida, de Witness Lee] [read this portion in English also via, the all-inclusive Christ as the Spirit of Jesus Christ is our daily moment-by-moment salvation!]

¡Señor, que sigamos disfrutándote hoy! ¡Gracias por llegar a ser el Espíritu de Jesucristo como la suministración abundante para nuestra vida diaria! ¡Sálvanos de no vivir y magnificar a Cristo! ¡Que nos tornemos a Ti siempre desde cualquier cosa y desde cualquier persona y Te tomemos como nuestra suministración continua! ¡Señor, necesitamos hoy ser salvos mucho más! ¡Sé nuestra salvación hoy para que Te magnifiquemos! ¡Este es nuestro deseo, Señor, no que NOS SAQUES de nuestra situación actual sino que nos des la abundante suministración para que podamos magnificarte y no fallemos en eso! ¡Sé magnificado en nosotros, Señor!

Dios nos hizo aptos para participar de Cristo, la porción asignada a los santos en la luz

Es tan bueno que cada día se nos recuerde que todo lo que Dios desea es Cristo y que nosotros Le disfrutemos y le expresemos de manera corporativa. ¡La Biblia está llena de la intención que tiene Dios de darnos a Cristo (el cual es la corporificación de todo lo que Dios es) para que sea nuestro disfrute, nuestra satisfacción y nuestro todo! Como ya hemos visto anteriormente, Cristo es el Primero y el Último, el Principio y el Fin; el Alfa y la Omega. Él es el principio de la operación de Dios. Él es la continuación y el contenido de Su economía y el fin de todo. ¡Él es la primera y la última letra del alfabeto y todas las otras letras en el medio! En la economía de Dios Cristo es cada una de las letras para componer las palabras, las oraciones, los párrafos, los capítulos y los libros. ¡Cristo es el elemento que compone la historia de nuestra vida! ¡Qué Cristo tan estupendo! Él es la porción asignada por Dios a los santos. Col 1:12 dice:

Dando gracias al Padre que os hizo aptos para participar de la porción de los santos en la luz.

Nosotros los creyentes en Cristo, los que creímos en Él y tenemos Su vida divina, hemos sido hechos aptos por Dios para participar de / en Cristo, ¡para disfrutar a Cristo como nuestra porción asignada! La porción de los santos en este versículo es el Cristo todo-inclusivo asignado a nosotros por Dios para nuestro disfrute. Dios no quiere darnos cosas físicas y exteriores, prosperidad, ni siquiera amor, paz, alegría, etc. ¡Dios no nos da nada aparte de Cristo! ¡Cristo es nuestra porción todo-inclusiva! En el Antiguo Testamento, al pueblo de Israel, al entrar en la buena tierra de Canaán, le fue asignado una porción de la tierra por familia y por persona. Esta porción de la tierra fue todo-inclusiva. ¡Contenía todo cuanto el pueblo necesitaba! Es lo mismo hoy para nosotros los creyentes. Cristo es la buena tierra en la que fluye leche y miel, tan rica y todo-inclusiva. ¡Contiene todo lo que nosotros necesitamos! ¡Todo lo que tenemos que hacer ahora es disfrutar a Cristo cada día, aplicarlo a nuestras situaciones y experimentarlo como Aquel que es inmensamente rico!

Como nuestra porción asignada a los santos en la luz, ¡Cristo es todo-inclusivo! Él es todo lo que necesitamos. ¡Cristo es todo lo que necesitamos! Cristo es nuestra paz, Cristo es nuestra alegría, Cristo es nuestra comodidad, Cristo es nuestro descanso, Cristo es nuestra justicia, Cristo es nuestra bebida, Cristo es nuestro alimento, Cristo es el aire que respiramos, Cristo es la rica miel y la mantequilla, Cristo es el Cordero de Dios, Cristo es la pequeña paloma, Cristo es la carne, Cristo es el pan de vida, Cristo es el alimento ya preparado que comemos, Cristo es el río, Cristo es el árbol de la vida, Cristo es la meta y todos los preciados materiales, Cristo es la realidad de cualquier bebida que tomamos, Cristo es la tierra. ¡Cristo es todo! ¡Él es todo y es tanto! Cristo es el Ungido de Dios, Cristo es Quien tiene la preeminencia en todas las cosas, Cristo es la Cabeza sobre todas las cosas, Cristo es el centro de todas las cosas, Cristo es Aquel que todo lo llena en todo, Cristo es el Primero y el Último, Cristo es el Principio y el Fin, Cristo es la realidad del tiempo y el espacio, Cristo es el Alfa y la Omega ¡y es tantas cosas más! ¡Este Cristo que es todo-inclusivo ha sido asignado a nosotros como nuestra porción para nuestro disfrute!

¡Este Cristo es nuestra porción y nosotros estamos diariamente laborando en esta buena tierra para poseerla, disfrutarla y participar de ella! ¡Todos los aspectos de Cristo en la economía divina están tan llenos de significado, son tan aplicables y tan disfrutables! ¡Necesitamos tomar a Cristo interiormente y hacer que todos estos aspectos, todas estas riquezas sean nuestra realidad y nuestro disfrute subjetivos (internos)! ¡Cristo ES todo para nosotros, pero Él necesita llegar a ser el todo para nosotros de una manera personal y subjetiva, y también de un modo corporativo, colectivo, junto a todos los santos! ¡No se concentren demasiado en el trabajo; concentraos en disfrutar a Cristo como la porción asignada a vosotros por Dios! ¡Con todos los santos en la luz, nosotros diariamente disfrutamos a Cristo! Cuando nos reunimos, no sólo conversamos, hablamos o coordinamos, sino que ¡disfrutamos a Cristo! ¡Cristo como nuestra nuestra porción es Aquel que satisface todas nuestras necesidades y es a Quien disfrutamos, ministramos e impartimos los unos a los otros! [Disfrute de La conclusión del Nuevo Testamento, mensajes 352-358, por el hermano Witness Lee] [read this portion in English also via, God qualified us for a share of Christ, the allotted portion of the saints in the light]

¡Señor, mantenednos en Tu disfrute como nuestra porción! ¡Gracias, Padre por hacernos aptos para disfrutar a Cristo! ¡Gracias, Padre, por esta porción de los santos en la luz! ¡Haced que este Cristo sea muy subjetivo y aplicable para nosotros, Señor! ¡Queremos ver y disfrutar Tu disponibilidad! ¡Tú satisfaces todas nuestras necesidades! ¡Señor, sé nuestra experiencia y nuestro disfrute hoy!

¡Como la iglesia somos el Cuerpo de Cristo, la plenitud de Aquel que todo lo lleno en todo!

Nuestro Cristo es tanto y tantas cosas: Él es la Cabeza del Cuerpo, Él es el Cuerpo de la Cabeza, Él es el Amado del Padre, Él es todo-inclusivo, Él es tan rico, Él es la corporificación de todo lo que el Padre es… y ¡hoy lo he disfrutado como Aquel que todo lo llena en todo! ¡Al disfrutarlo llegamos a ser Su plenitud! Efesios 1:23 dice:

[la iglesia] la cual es Su Cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

Toda la plenitud de la Deidad habita en Cristo corporalmente (Col 2:9), y agradó a toda la plenitud habitar en Él (Col 1:19). Ahora nosotros como Cuerpo de Cristo disfrutamos todas las riquezas de lo que Cristo es: Él es luz, Él es amor, Él es justicia, Él es santidad y muchas otras cosas más. ¡Al disfrutar a Cristo en todas Sus riquezas llegamos a ser la plenitud de Cristo para expresarlo! ¡Cristo, quien es el Dios infinito, sin limitaciones, es tan grande que lo llena todo en todo! ¡Este Cristo tan grandioso nos necesita como la iglesia para ser Su plenitud para que Su expresión sea completa! ¡Nosotros como el Cuerpo estamos recibiendo continuamente la trasmisión desde la Cabeza; Ésta trasmite al Cuerpo todo lo que es, todo lo que quiere, todo lo que desea y todo lo que se propone hacer! ¡Cristo puede llenarlo todo y en todo, en el contexto y la realidad de esta trasmisión de todo lo que la Cabeza es, hacia el Cuerpo! ¡En la medida en que disfrutamos Sus riquezas en nuestra comunión con Él, recibimos Su transmisión de todo lo que Él es, y estamos conectados al Cristo que todo lo llena, es decir, llegamos a ser la plenitud de Cristo (en la práctica), Quien es Aquel que todo lo llena en todo!

¿Cómo Cristo lo llena todo en todo? Pues veamos lo que he disfrutado en Efesios 4:10. Aquí dice acerca de este asunto:

El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos, para llenarlo todo.

Dios descendió desde los cielos a la tierra mediante la encarnación (Dios se hizo carne -hombre). Después de Su muerte, Él descendió al Hades. En Su resurrección (regresó a la vida desde la muerte), Él ascendió desde el Hades a la tierra y en Su ascensión (volvió / ascendió a los cielos), Él ascendió desde la tierra al tercer cielo. ¡Por este tráfico de descender y ascender, Cristo ahora lo llena todo! ¡Ahora Él está en todas partes, sobre la tierra así como en los cielos! ¡Él lo llena todo a través de este proceso por el que pasó! Además hay al menos los siguientes aspectos acerca de Cristo llenándolo todo tal como se revela en la Biblia:

  1. Cristo es el primero y el último (Ap 2:8; 1:17, 22:13). ¡Que Cristo sea el primero significa que no hay nadie antes que Él y que sea el último indica que nadie está después de Él! Esta promesa confortó grandemente a la sufriente iglesia en Esmirna. ¡El Señor, quien es la vida y la Cabeza del Cuerpo es también el Primero y el Último! ¡Nada lo precede y nada existe después de Él!
  2. Cristo es el principio y el fin (Ap 22:13). Como el Principio, Cristo es el originador de todas las cosas, y como el Fin, Él es la consumación de todas ellas. Cristo es el principio de todas las cosas y la consumación de todas las cosas. ¡No hay principio sin Cristo ni consumación sin Él! ¡Él es el inicio y el fin! ¡Él es todo y todos en el medio!
  3. Cristo es el Alfa y la Omega (Ap 22:13). Como el Alfa y la Omega, la primera y última letras en el alfabeto griego, Cristo es también cada una de las otras letras en el alfabeto que están entre la primera y la última. Esto significa que Cristo es el contenido y la continuación de la operación que lleva Dios a cabo. ¡Él es no sólo el principio y el fin sino también el Alfa y la Omega!

¡Qué Cristo tan rico, todo-inclusivo y que lo llena todo! Él está disponible, preparado y cerca de nosotros. Nosotros podemos sencillamente disfrutarlo. ¡En ese disfrute, Sus riquezas se imparten y trasmiten en nosotros, haciéndonos y constituyéndonos, de este modo, como Cuerpo de Cristo, la iglesia, Su plenitud! [read this article in English also via, as the church we are Christ’s Body, the fullness of the One who fills all in all!]

¡Señor, que sigamos disfrutándote! ¡Tú eres Quien lo llena todo en todo, y eres tan rico y maravilloso! ¡Sé nuestro disfrute hoy! ¡Continúa trasmitiendo todo lo que eres a nosotros, en nuestro disfrute de Ti! ¡Señor, fortalece nuestro tiempo contigo y mantennos abiertos a Ti todo el día para recibir Tus riquezas! ¡Haznos Tu plenitud, Tu expresión!

¡Cristo es el mayordomo en la casa de Dios, un padre para nosotros, que sostiene la llave de David!

¡Aleluya por Cristo como el único reemplazo de todas las cosas (Él mismo) en la economía de Dios! En Isaías vemos otro tipo de Cristo en la persona de Eliaquim quien es puesto por Dios para reemplazar a Sebna como el mayordomo en la casa del rey. Pero no sólo es esto: ¡En 3 versículos podemos ver mucho acerca de lo que Cristo puede ser para nosotros! Esto es lo que Isaías 22:20-22 dice:

20. En aquel día llamaré a mi siervo Eliaquim hijo de Hilcías,
21. Y lo vestiré de tus vestiduras, y lo ceñiré de tu talabarte, y entregaré en sus manos tu potestad; y será padre al morador de Jerusalén, y a la casa de Judá.
22. Y pondré la llave de la casa de David sobre su hombro; y abrirá, y nadie cerrará; cerrará, y nadie abrirá.

Cristo es el verdadero Eliaquim y en estos versículos vemos seis aspectos de Cristo:

  1. Cristo es el mayordomo en la casa de Dios.
  2. Cristo es el Padre como la fuente y el suministrador al pueblo de Dios.
  3. Cristo sostiene la llave de David.
  4. Cristo es la clavija, clavada en un lugar seguro.
  5. Cristo es un trono de Gloria para la casa de Su Padre.
  6. Cristo es sobre quien pende toda la Gloria de la casa de Su Padre.

De todos estos aspectos, hoy he estado disfrutando los primeros tres durante mi tiempo con el Señor esta mañana. ¡Este Cristo todo-inclusivo es tan rico! ¡Él quiere entrar en nosotros y ser nuestro disfrute y aún más, quiere reemplazarnos! ¡Cristo es el único y verdadero mayordomo en la casa de Dios! En la familia divina es Cristo quien ministra y cuida a los otros en la casa de Dios. Él nos sirve con Dios, Él se da a nosotros como la realidad de todo aquello que necesitamos y Su servicio en realidad es Su gobierno. Cuando Cristo nos sirve estamos bajo Su gobierno. Mientras más nos cuida, más estamos bajo Su autoridad, Su administración. ¡Señor, cuánto necesitamos que nos cuides pues tu cuidado llega a ser Tu propio gobierno en nuestro interior!

Del mismo modo, Cristo es “un Padre” para aquellos en Jerusalén y la casa de Judá. Un padre es la fuente y es el que suministra. Todo proviene de Él. ¡Él nos suministra y nos sostiene física, psicológica y espiritualmente! ¡Cualquier cosa que necesitemos, Él es; cuando lo necesitemos venimos a Él con un corazón abierto y Él nos lo da (nos suministra)! En la medida en que avanzamos en nuestra experiencia como hijos de Dios nos damos cuenta que nuestro Salvador, Cristo, es nuestra fuente y nuestro suministrador en todas las maneras.

Tal como está tipifica Eliaquim, Cristo es aquel sobre cuyos hombros está la llave de David. Como en Ap 3:7, Cristo es aquel sobre cuyos hombros está la llave del tesoro de la casa de Dios. Esto está tipificado por la casa de David para la edificación del reino de Dios (Mat 16:18-19; Ro 14:17). Podemos ver la iglesia hoy, pero el reino puede no ser tan evidente: ¡La iglesia necesita estar edificada más para que el reino de Dios se vea y entonces pueda venir! Cuando la iglesia como la casa de Dios esté adecuadamente edificada, se manifestará como el reino de Dios. La llave está sobre el hombre. Esto nos muestra que es una llave grande que abre y cierra una puerta grandiosa. Esta puerta es una fortaleza que protege y guarda los tesoros de la casa de Dios. En realidad, hoy los tesoros en la casa de Dios son todas las riquezas de Cristo. ¡Cristo tiene una gran llave que abre todas Sus riquezas! [Disfrute del Estudio-vida de Isaías, citado en El avivamiento matutino sobre el estudio de cristalización de Isaias (1). Read this portion in English also via, Christ is the Steward in God’s house, a father to us, and the One who holds the key of David!]

¡Amén, Señor, venimos a Ti para disfrutar Tus riquezas! ¡Tú tienes la llave para abrir y cerrar la puerta de todo lo que Tú eres! ¡Todo lo que necesitamos esta en Ti y Tú eres tan rico! ¡Venimos a Ti, Señor, solamente para disfrutarte! ¡Abre nuestro apetito y nuestro disfrute de Ti hoy, Señor!

http://agodman.wordpress.com/2010/08/23/two-fathers-in-john-8-the-father-of-truth-and-the-father-of-lieslight-shining-in-the-home-meeting/