Disfrutar y proclamar el jubileo para traer a otros al disfrute de su primogenitura

Hechos 26: 18 Para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban perdón de pecados y herencia entre los que han sido santificados por la fe que es en Mí.

Hechos 26: 18 Para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban perdón de pecados y herencia entre los que han sido santificados por la fe que es en Mí.

Dios ordenó que Su pueblo heredara la primogenitura. Dios quiere que ellos disfruten su porción de la buena tierra, y sean sacerdotes y reyes para que Dios sea Su reino en la tierra.

Pero desafortunadamente muchos en el pueblo de Dios han perdido su tierra, incluso se han perdido ellos mismo debido a la pobreza. Ellos han tenido que venderse como esclavos. Muchos perdieron su primogenitura.

Sin embargo, Dios hizo una provisión para todos aquellos que perdieron su primogenitura: En el año 50, el año del jubileo, se toca el cuerno del carnero proclamando la liberación de los cautivos y que sus posesiones sean restauradas (Levítico 25). En el año del jubileo todos los que habían perdido su primogenitura eran liberados de cualquier atadura y devueltos a su posesión perdida.

Esta es una imagen maravillosa de lo que ocurre con respecto a la humanidad en general: Todos los hombres fueron creados por Dios a Su imagen, conforme a Su semejanza para que tuvieran la primogenitura para disfrutar a Dios, expresar a Dios y representar a Dios.

¡No obstante, toda la humanidad es caída debido al pecado, la incredulidad y la independencia de Dios, así que el Señor vino para cumplir todos los requisitos de la justicia, la santidad y la gloria de Dios, y proclamar el jubileo para todos los que se arrepientan y crean en Él!

¡En este momento Dios es nuestra justa posesión, y al ser redimidos mediante la fe en Cristo somos restaurados al disfrute de Dios! Somos los hijos pródigos que regresamos a nuestro Padre y somos restaurados a nuestra posesión legítima, Dios mismo (Lucas 15).

¡Toda la era del Nuevo Testamento es el año del jubileo, el año de la emancipación gloriosa, la liberación de toda atadura, la libertad de cualquier esclavitud y el regreso a la posesión perdida! ¡Cuando alguien cree en Cristo, Satanás tiene que liberarlo de cualquier esclavitud de pecado, y entonces es restaurado al disfrute de Dios!

Sin embargo, entre los millones de creyentes en la tierra, no hay muchos que ejerzan y disfruten su primogenitura. ¡Por ello existe la necesidad hoy, en el año del jubileo, de que seamos recobrados a nuestra primogenitura, proclamemos el jubileo y difundamos el jubileo!

En el año del jubileo nuestra primogenitura perdida ha sido redimida, recobrada y restaurada

Lucas 4:18-19 El Espíritu del Señor está sobre Mí, por cuanto me ha ungido para anunciar el evangelio a los pobres; me ha enviado a proclamar a los cautivos libertad, y a los ciegos recobro de la vista; a poner en libertad a los oprimidos; a proclamar el año agradable del Señor, el año del jubileo.

Lucas 4:18-19 El Espíritu del Señor está sobre Mí, por cuanto me ha ungido para anunciar el evangelio a los pobres; me ha enviado a proclamar a los cautivos libertad, y a los ciegos recobro de la vista; a poner en libertad a los oprimidos; a proclamar el año agradable del Señor, el año del jubileo.

Por causa de la caída de Adán, todos los hombres son caídos, nacidos en pecado, esclavos del pecado. Perdimos nuestra primogenitura y nuestra posición y fuimos hechos cautivos para ser esclavos del pecado. Pablo dijo en Romanos 7:14: Yo soy de carne, vendido al pecado”. Todos los seres humanos caídos y no regenerados han perdido su primogenitura y son esclavos del pecado.

Toda la humanidad ha perdido el derecho a disfrutar a Dios, expresar a Dios y representar a Dios. Todo el mundo nace bajo la esclavitud del pecado, y Satanás es el dueño de los esclavos.

Pero cuando el Señor Jesús vino, Él proclamó el año del jubileo. Él dijo en Lucas 4:18-19,

El Espíritu del Señor está sobre Mí, por cuanto me ha ungido para anunciar el evangelio a los pobres; me ha enviado a proclamar a los cautivos libertad, y a los ciegos recobro de la vista; a poner en libertad a los oprimidos; a proclamar el año agradable del Señor, el año del jubileo.

¡Desde que el Señor Jesús vino, toda la era del Nuevo Testamento ha sido parte del año del jubileo, el año agradable del Señor! ¡Hoy todo el que se arrepienta y crea en el Señor es redimido, recobrado y restaurado a su primogenitura, y tiene el derecho de disfrutar a Dios, expresar a Dios y representar a Dios!

Tomando como base la redención de Cristo, Dios puede justificar e introducir en la salvación completa, de manera legítima, a todos los que creen en el Señor Jesús.

¡Los justos requisitos de la ley de Dios han sido cumplidos, al ser destronado el gobernante de este mundo y el mundo juzgado, y al ser destruido el diablo, que tenía el poder de la muerte, el Señor tiene la posición para proclamar liberación de las ataduras del pecado, libertad de la esclavitud del pecado y de la muerte, el recobro de la primogenitura, y la restauración del disfrute de Dios al cualquiera que esté abierto, arrepentido y crea en Él!

¡Hoy todo lo que el hombre tiene que hacer es arrepentirse y creer en el Señor Jesús y será restaurado a su primogenitura del disfrute de Dios!

¡Nuestra primogenitura perdida ha sido redimida mediante la redención de Cristo! ¡Ha sido recobrada y restaurada para nosotros! ¡Estamos en el jubileo, hay alegría y exultación, estamos siendo liberados de toda atadura, y estamos siendo devueltos a nuestra legítima posesión, Dios mismo!

¡Gracias, Señor Jesús por venir a proclamar el año del jubileo. Somos redimidos, restaurados y recobrados a nuestra posesión perdida al creer en Ti. Ya no hay condenación para nosotros que estamos en Cristo Jesús. Aleluya, estamos siendo libertados diariamente de toda atadura y esclavitud del pecado, el mundo, el yo, la carne y Satanás. Alabado sea el Señor, Dios en Cristo es nuestra porción asignada para disfrutar con los santos en la luz!

Proclamar y difundir el jubileo – el evangelio del Nuevo Testamento

Lucas 24:47 Y que se proclamase en Su nombre el arrepentimiento para el perdón de pecados a todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.

Lucas 24:47 Y que se proclamase en Su nombre el arrepentimiento para el perdón de pecados a todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Fuente imagen: Quozio.com

Pero desafortunadamente muchos creyentes todavía no disfrutan su primogenitura; ellos todavía tienen alguna atadura, todavía están apartados del disfrute de Dios como su posesión, y aún se encuentran únicamente en sus propias mentes y emociones.

¡En el Antiguo Testamento, cuando un esclavo era liberado en el año del jubileo y regresaba a su posesión perdida, había mucha alegría, regocijo y difusión del jubileo! De manera similar, si nosotros somos traídos de vuelta al disfrute de Dios, y aprendemos a traer el hombre a Dios y Dios al hombre, debemos proclamar el jubileo y difundir el jubileo.

¡Necesitamos ser uno con el Señor al proclamar el evangelio en el Nuevo Testamento, el evangelio del jubileo! Nosotros hemos sido, y constantemente estamos siendo, liberados de toda atadura, y disfrutamos constantemente al Cristo todo-inclusivo como nuestra buena tierra; ahora es el momento de proclamar el jubileo a los hombres y de difundir el jubileo a los creyentes!

Necesitamos difundir el jubileo, el evangelio del Nuevo testamento, la proclamación de la libertad a los cautivos y el recobro de la primogenitura perdida (Lucas 9:1-6; 24:47). El Señor Jesús hizo esto, y ahora nos llama, como llamó a Pablo, para hacerlo también,

Para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban perdón de pecados y herencia entre los que han sido santificados por la fe que es en Mí. Hechos 26:18

¡El Señor Jesús como Dios mezclado con el hombre fue el primero en hacer esto. Así que nosotros, que estamos disfrutando la mezcla de la naturaleza divina con sus atributos con nuestra naturaleza humana con sus virtudes para producir el más alto estándar de moralidad, necesitamos difundir el jubileo y proclamar el jubileo!

¡Hay muchas personas a nuestro alrededor que no conocen lo que es ser liberados de las ataduras del pecado. Necesitamos difundir el jubileo al predicar el evangelio del reino para liberar a las personas de las ataduras y traerlos al disfrute de su primogenitura, ahora perdida!

¡Necesitamos orar por países como la India, Sri Lanka, Nepal, Pakistán, China, Bangladesh, etc y especialmente orar y hablar en los países muertos de Europa occidental!

Debemos regocijarnos de que nuestra primogenitura haya sido restaurada, pero nuestro regocijo debe ir más allá, a predicar el evangelio a todas las naciones – comenzando por el sitio donde el Señor nos puso. Necesitamos rescatar el que perece, cuidar el moribundo, sacarlos de las ataduras y la muerte.

¡Necesitamos proclamar que Dios es amor, Dios es alegría, Dios es vida, Dios es luz, y hay una familia lista para recibirlos sin importar quiénes sean o qué sean! Necesitamos ser uno con Cristo para proclamar el jubileo para la liberación de otros de sus ataduras del pecado, Satanás, el mundo y el yo, para que disfruten su primogenitura perdida – esta primogenitura es el derecho a disfrutar al Dios Triuno en Cristo (2 Corintios 13:14; Efesios 3:16-17).

¡Que el Señor nos infunda con fe para proclamar nuestro derecho a disfrutar el Dios Triuno, y que nos levantemos con el Señor para proclamar el año del jubileo!

¡Señor Jesús, haznos uno contigo para difundir el jubileo, el evangelio del Nuevo testamento. Señor, queremos permanecer contigo y proclamar la liberación de los cautivos y el recobro de la primogenitura perdida a aquellos que están abiertos para recibirte. Infúndenos con fe para que podamos proclamar nuestro derecho a disfrutar al Dios Triuno, y fortalécenos para hablar el evangelio a tantos pecadores perdidos a nuestro alrededor. Que el evangelio del Nuevo testamento sea predicado en todo el mundo habitado para que muchos sean liberados de las ataduras y sean traídos de regreso a su primogenitura del disfrute del Dios Triuno!

Read the Article in English, Enjoying and Proclaiming the Jubilee to Bring Others to Enjoy their Birthright, on the Blog The Normal Believer in Christ

Referencias e Himnos
  • Inspiración: La Palabra de Dios, nuestra experiencia cristiana, el mensaje de esta semana impartido por el hermano Ron Kangas, y las porciones del Estudio-vida de Lucas (mensaje 27), tal y como está citado en La palabra santa para el avivamiento matutino sobre el Estudio de cristalización de Génesis (3), semana 5 / mensaje 5, La primogenitura (usted puede comprar este libro aquí y aquí). 
  • Hymns on this topic:
    # Jesus, Jesus our Redeemer / Has secured our liberty, / He has freed us from our bondage / Now in His life we are free. / From the darkness to the light— / Now in Him reality. / We proclaim the year of our Lord, / Hallelujah Jubilee. (Song on, The Jubilee)
    # Jesus Christ You are the Man-Savior / Expressing God; / Beautifully, sweetly, and pleasantly. / Jesus Christ, the genuine, complete, / Moral, perfect Man revealing God; / In His saving grace to fallen man, / In the Jubilee of grace. (Song on Jesus, the Jubilee)
    # Down in the human heart, / Crushed by the tempter, / Feelings lie buried that grace can restore; / Touched by a loving heart, / Wakened by kindness, / Chords that are broken will vibrate once more. / Rescue the perishing, / Care for the dying; / Jesus is merciful, / Jesus will save. (Hymns #921)

En el jubileo neotestamentario la primogenitura es transferida de Israel a la iglesia

Levítico 25:13 En este año el jubileo cada uno volverá a su posesión. Picture Credit: Quozio.com

Levítico 25:13 En este año el jubileo cada uno volverá a su posesión.

En el Antiguo Testamento la primogenitura (derecho especial de herencia) pertenecía al hijo primogénito de una familia. Conforme a Éxodo 4:22, Israel es el hijo primogénitos e Dios, y así por muchos siglos el pueblo de Israel disfrutó la primogenitura.

Cuando el Señor Jesús vino, Israel perdió la primogenitura, debido a su incredulidad, y la primogenitura fue transferida de Israel a la iglesia. Ahora los publicanos, los pecadores y los gentiles que creen en el Señor Jesús reciben la primogenitura. Esto es un asunto muy importante que debemos ver y del cual debemos percatarnos en el Nuevo Testamento.

Dios prometió que el Mesías vendría y salvaría Su pueblo Israel, pero cuando finalmente vino como Mesías no creyeron en Él sino que lo rechazaron. Los pecadores que creyeron en el Señor Jesús son el segundo hijo (ver Lucas 15). Estos se arrepintieron y regresaron al Padre, y disfrutan el becerro engordado (que es el Cristo todo-inclusivo como la buena tierra) y son restaurados en el máximo deleite en la casa del Padre

Ahora nosotros como los creyentes genuinos en Cristo somos la iglesia de los primogénitos (Hebreos 12:23) y disfrutamos la primogenitura hoy.

¡En la era del Nuevo Testamento nos encontramos en la era del jubileo, el tiempo de regresar a nuestra posesión legítima (Dios mismo) con gozo y júbilo! El Señor Jesús vino a proclamar el año agradable, el año del jubileo del Señor (Lucas 4:16-19). Cualquier persona que se arrepienta y crea en el Señor es salva y es restaurada en el disfrute de Dios.

¡En el Antiguo Testamento el año del jubileo era una vez cada 50 años, pero en el Nuevo Testamento el jubileo dura toda la era de la iglesia! ¡Hoy Dios no nos condena por causa de nuestra pobreza, ataduras ni nuestros pecados, sino que nos salva, nos restaura y nos recobra de regreso a Sí mismo como nuestro deleite cuando nos arrepentimos y creemos en Él!

¡Aleluya, hoy es el año agradable del Señor! ¡Hoy estamos en el tiempo del jubileo, la era en la que somos liberados de manera continua de cualquier atadura y cautividad. Somos traídos a la libertad de la gloria de los hijos de Dios y somos restaurados hacia Dios como nuestra posesión legítima! ¡Alabado sea el Señor!

La transferencia de la primogenitura de Israel a la iglesia

Los judíos eran el primogénito de Dios (Éxodo 4:22) y poseían la primogenitura; sin embargo, por su incredulidad la primogenitura fue transferida a la iglesia, la cual ha llegado a ser el primogénito de Dios (Hebreos 12:23)

Los judíos eran el primogénito de Dios (Éxodo 4:22) y poseían la primogenitura; sin embargo, por su incredulidad la primogenitura fue transferida a la iglesia, la cual ha llegado a ser el primogénito de Dios (Hebreos 12:23)

Cuando Dios envió a Moisés al faraón para pedirle que dejara ir a Su pueblo, Él dijo: “Israel es Mi hijo, Mi primogénito” (Éxodo 4:22). Ante los ojos de Dios el pueblo de Israel no era meramente Su pueblo sino Su hijo primogénito, que disfruta la primogenitura.

El pueblo de Israel era el único pueblo en la tierra que por siglos pudo disfrutar a Dios, ser sacerdotes de Dios y reinar con Dios y para Dios.

Al principio del ministerio terrenal del Señor, Él consideraba al pueblo de Israel como el hijo primogénito y a los pecadores y recolectores de impuesto como el segundo hijo (ver Lucas 15), sin embargo, por causa de su incredulidad, ellos perdieron su primogenitura (Mateo 21:32; Romanos 11:20).

Si leemos Lucas 15 vemos que el Señor comparó los líderes del judaísmo (los sacerdotes, fariseos, saduceos, etc) con el primogénito, y a los recolectores de impuestos y pecadores con el segundo hijo. Pero en Mateo 21: 28-31 el hijo segundo es representado primero y el primogénito, segundo.

Esto significa que, por la incredulidad del pueblo de Israel, aún cuando ellos eran el primogénito a los ojos de Dios, esta primogenitura fue transferida a la iglesia, que estaba compuesta por los pecadores arrepentidos que habían creído, los recaudadores de impuestos, y los publicanos.

Esto es muy significativo. ¡Somos gentiles y pecadores; no estamos calificados para tener la primogenitura, pero al arrepentirnos y creer en Cristo como el Salvador e Hijo de Dios, recibimos la primogenitura!

La iglesia se compone de pecadores arrepentidos que han creído y la Biblia la llama iglesia de los primogénitos (Hebreos 12:23). Hoy en la era del Nuevo Testamento la primogenitura fue transferida del pueblo de Israel a la iglesia y cualquiera que se arrepiente y cree en el Señor Jesús viene a formar parte de la iglesia y tiene el pleno derecho a disfrutar a Dios, ser un sacerdote de Dios y ser co-rey con Cristo.

¡Nosotros, los pecadores arrepentidos y creyentes, tenemos el derecho de disfrutar a Cristo hasta lo máximo hoy! Tenemos el derecho de contactar a Dios y como sacerdotes, traer a los hombres a Dios. Tenemos el derecho de ser co-reyes con Cristo al permitirle gobernar y reinar en nosotros.

Sin embargo, necesitamos recibir una advertencia: Existe la posibilidad de perder la primogenitura (hebreos 12:16-17). ¡Debemos darnos cuenta que la iglesia posee la primogenitura y que debemos atesorar, disfrutar y ejercer nuestra primogenitura en la era de la iglesia hoy!

¡Gracias Señor por darnos el derecho a disfrutar a Dios, ser sacerdotes de Dios y co-reyes con Cristo a nosotros que somos pecadores arrepentidos y creyentes. Valoramos mucho nuestra primogenitura. Señor, ejercitamos nuestro espíritu para el arrepentimiento, la confesión de nuestros pecados y para creer en Ti para estar unidos de manera orgánica contigo y disfrutarte como la realidad de la buena tierra. Introdúcenos en el pleno deleite de Cristo. Venimos a Ti para ser sacerdotes de Dios y gobernar junto con Cristo. Aleluya, nosotros como la iglesia poseemos la primogenitura!

Ser recobrados a nuestra primogenitura en el jubileo del Nuevo Testamento

Para los creyentes neotestamentarios la primogenitura perdida ha sido recobrada en el jubileo del Nuevo Testamento (Lucas 4:16-19), el cual es el año agradable el Señor, el cumplimiento del jubileo en levítico 25.

Para los creyentes neotestamentarios la primogenitura perdida ha sido recobrada en el jubileo del Nuevo Testamento (Lucas 4:16-19), el cual es el año agradable el Señor, el cumplimiento del jubileo en levítico 25.

Hoy en la era de la iglesia hemos sido recobrados a Cristo como el árbol de la vida y la buena tierra, la porción [de la heredad asignada] de los santos en la luz (Colosenses 1:12).

Por su incredulidad, el pueblo de Israel perdió la primogenitura; cuando Cristo vino, ÉL TRAJO EL AÑO DEL JUBILEO (Lucas 4:16-19). Ahora nosotros, los pecadores perdidos, podemos regresar a Dios como nuestra posesión legítima.

El hombre fue creado por Dios y Dios es para el hombre. ¡Nuestra posesión es Dios mismo, el cual perdimos en la caída de Adán, pero en la era de la iglesia estamos en el año del jubileo, el año de la emancipación gloriosa, la liberación, el regreso y la libertad!

¡Al creer en el Señor Señor hemos sido liberados de nuestras ataduras! Ante éramos cautivos sin remedio en los pecados, pero mediante el arrepentimiento y la fe en Cristo fuimos liberados de la esclavitud y fuimos traídos de regreso a la libertad de la gloria de los hijos de Dios.

Hoy Dios es nuestro deleite: Dios en Cristo es la buena tierra todo-inclusiva para nuestro deleite. Este Cristo es nuestra porción en la luz, la porción común de los santos. Podemos participar de Cristo, disfrutarlo, ser llenos y saturados con Él y tomar posesión de Él como la buena tierra.

Somos liberados de manera continua de cualquier atadura para ser los hijos de Dios libres.

Igualmente, somos restaurados a nuestra condición original: Estamos frente al árbol de la vida en nuestro espíritu, libres y capaces de escoger el participar de Dios como vida o del árbol el conocimiento.

En la era de la iglesia hoy estamos en el año del jubileo, y Dios ya no nos condena. ¡Él nos recibe y nos introduce en Sí mismo! Él nos libera, nos liberta, nos libra de toda cautividad y nos trae al deleite de Cristo (1 Corintios 1:30).

¡Nuestro Jesucristo es el Jesús-jubileo, el liberador de nuestros pecados, la fuente y realidad de de nuestro deleite, y aquel que proclama libertad en nuestro espíritu!

Nosotros, como el hijo pródigo, regresamos a la casa del Padre no para ser uno de sus esclavos sino para disfrutar a Cristo como el becerro engordado, para ser libres de toda cautividad, y ser introducidos a la plenitud del deleite de Dios con todos los santos.

¡Aleluya por nuestro Jesús-jubileo. Aleluya por nuestro Jubileo-Jesús, que nos ha liberado de la cautividad y constantemente nos introduce en el disfrute de Cristo como la buena tierra. Señor queremos seguir disfrutando de nuestra porción asignada con los santos en la luz. Que te disfrutemos aún más y vengamos a Ti para ser liberados de cautividad y seamos restaurados a nuestra condición original. Gracias, Señor Jesús, por venir a proclamar el año del jubileo. Ahora nos introduces a la libertad de los hijos de Dios. Te amamos y te alabamos, nuestro Jesús-jubileo!

Read the article in English, “In the New Testament Jubilee the Birthright is Shifted from Israel to the Church“, on the blog “A normal Believer in Christ“.

Referencias e himnos

  • Inspiración: La Palabra de Dios, nuestra experiencia cristiana, el mensaje compartido por el hermano Ron Kangas correspondiente a esta semana, y las porciones del Estudio-vida de Lucas (mensajes 12, 20-21), tal y como aparecen reflejados en La palabra santa para el avivamiento matutino, semana 5, mensaje 5: La primogenitura, del Estudio de cristalización de Génesis (3) (este libro puede comprarse aquí).
  • Hymns on this topic:
    # Come, all ye saints, and sing with me. / His love and joy have set me free. / The greatest Savior ever, He! / Come praise and sing in Jubilee! / He changed my life with one simple call. / He gained my heart to love Him o’er all. / And now I will praise Him, and tell the whole world. / I love my Jesus forevermore! (Song on Jubilee)
    # Jesus, Jesus our Redeemer / Has become our Jubilee, / Sent to proclaim the release / Of all held in captivity. / To the blind recovered sight— / The release of all oppressed. / To proclaim the year of the Lord, / Hallelujah Jubilee. (Song on Jesus our Jubilee)
    # What a Christ we have, the all-inclusive One, / Our allotted portion, set apart in light. / In the kingdom of the Son of God, the Son of God’s love, / Here He rules us in the light of His love. (Song on Enjoying Christ).

¡Vanidad de vanidades, todo es vanidad y es como perseguir al viento si no somos llenos de Dios, como nuestro contenido!

¡Cuando oramos con la Palabra de Dios, la luz resplandece! La Biblia dice con toda claridad que “toda la Escritura es inspirada por el aliento de Dios”… (2Tim 3:16) –y esto significa que todas las palabras que están en la Biblia son el aliento de Dios que pueden convertirse en vida para nosotros cuando la interiorizamos apropiadamente, es decir, cuando las tomamos (leemos) “con toda oración y petición en el espíritu (Ef 6:17-18). Esta mañana en mi tiempo de oración y lectura para ser avivado, encontré algunos versículo “inusuales” que exponen (descubren, desvelan) la realidad de la vida humana “bajo el sol”, sin Dios (Sal 90:10):

“Los días de nuestra edad son setenta años; Y si en los más robustos son ochenta años, Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, Porque pronto pasan, y volamos”.
Según Eclesiastés 12:8: “Vanidad de vanidades, dijo el Predicador, todo es vanidad”.

El hombre fue creado por Dios para ser lleno de Dios y para que Dios sea el contenido del hombre y su realidad. Sin embargo, hoy todos los hombres han perdido a Dios como su posesión y ¡en un sentido divino, sin Dios no tienen un lugar donde morar! ¡Todas las personas hoy van a la deriva en busca de un hogar – el hombre está vagando porque ha perdido a Dios! ¡Dios es nuestra verdadera morada y nuestra verdadera posesión! ¡Necesitamos ver la verdadera condición del hombre que no tiene a Dios, tal como nos lo revela la Biblia! ¡Cada cual está lleno de tantas cosas que piensa, anhela o persigue, pensando que le traerá paz y satisfacción, pero estas cosas son el contenido equivocado! ¡Cuando venimos a la Palabra de Dios y oramos con ella; cuando Su luz resplandece en nosotros somos expuestos a la luz, mostrados exactamente cómo somos y somos vaciados de cualquier otra cosa!

La verdadera condición de toda la vida humana en la tierra, sin Dios, puede ser resumida en una palabra, VANIDAD. El rey Salomón tuvo todo cuanto quería, incluyendo sabiduría, riquezas, etc – pero cuando analizó y consideró cuidadosamente la vida humana y la existencia del hombre, concluyó que todo es vanidad de vanidades (Ec 1:2-11). Todas las cosas en la vida humana son vanidad – son como perseguir sombras o ir tras el viento. La vida humana en sí misma es breve, efímera, corta y llena de trabajo y penas. Los más fuertes entre nosotros duran hasta 80-90 años, pero la mayoría terminan su viaje en los 70. ¡Si alguien vive en la tierra, aún hasta los 90 y vive sin Dios estará lleno sólo de trabajo y dolor – y los años se le pasarán volando!

¿Por qué es así? ¿Por qué todo es vanidad en la vida humana? Pues simplemente porque el hombre fue creado para Dios. Lo que verdaderamente puede satisfacer al hombre; lo que verdaderamente puede darle paz al hombre y verdaderamente puede constituir placer para hombre es Dios mismo. Dios es la bendición del hombre, el bien para el hombre – pero el hombre ha abandonado a Dios y se ha perdido. Ahora todos los hombres tratan de llenar su necesidad buscando placer y satisfacción en cosas, reconocimiento, acumulación, relaciones y mediante actividad, etc – ¡todo esto está vacío (e incluso peor), estas cosas y asuntos nos mantienen atados! Como el hombre no tiene a Dios como el significado y el centro de su vida, está continuamente luchando para obtener disfrute. El resultado de esta lucha es que cae en toda clase de ataduras – ¡toda la búsqueda que el hombre realiza por placer y satisfacción fuera de Dios, se convierte en atadura para el hombre! ¡Inclusive su propia familia y sus parientes pueden llegar a ser ataduras para el hombre! ¡Hasta las cosas (o situaciones) necesarias y positivas pueden esclavizarnos! ¡Si nuestro ser interior está ocupado con personas o cosas, el Señor no tiene lugar en nosotros! ¡Cuando Cristo entra y llena nuestro corazón; cuando disfrutamos al Señor en Su Palabra en nuestro tiempo personal con Él o en las reuniones (junto a otros), nuestro corazón se llena de Dios y experimentamos el verdadero significado de la vida humana! ¡El verdadero disfrute, la verdadera satisfacción y bendición (para todos nosotros) es Dios mismo cuando somos llenos de Él! El hombre realmente fue hecho para contener a Dios y ser lleno de Dios – ¡cualquier otra empresa que emprendamos o cualquier otra búsqueda que realicemos para ser llenos de cualquier otra cosa que nos dé satisfacción, se convierte finalmente en una atadura y en muerte! ¡Hoy el Señor quiere que seamos llenos de Él! ¡Él quiere más espacio en nuestro corazón (a los que lo hemos recibido ya) y entrar en nuestro corazón (a los que no lo han recibido) para llenarlo consigo mismo, para ocupar nuestro ser más plenamente y que seamos saturados! ¡Venir al Señor! ¡Abríos a Él para ser llenos con Él! ¡Y de este modo ser llenos de toda realidad, paz real, verdadera satisfacción y significado! [Disfrute del libro El jubileo del hermano Witness Lee, tal como se cita en La palabra santa para el avivamiento matutino sobre el Estudio de cristalización de Isaías (2); read this portion in English also via, vanity of vanity, all is vanity and chasing after the wind if we’re not filled with God as our content!]

¡Continúa exponiendo la vanidad de la vida humana sin Ti, Señor, y sálvanos de vivir apartados de ti! ¡Eres el verdadero significado de la vida humana y deseamos ser llenos del Dios Triuno ahora mismo! ¡Llénanos, querido Señor Jesús! ¡Sin Ti la vida es vana y es como perseguir al viento! ¡Sólo Dios como nuestro contenido puede satisfacernos, llenarnos y bendecirnos! ¡Sálvanos de una existencia sin significado! ¡Gana más terreno en nuestros corazones y el espacio que aún no esté lleno de Ti! ¡Nos abrimos a Ti tanto como podemos – ven, querido Señor y llénanos hoy!