¿Cuál es la línea central de la revelación divina en la Biblia? ¿Cuál es la revelación principal en la Biblia?

¡Esta es una pregunta que todos los creyentes verdaderos en Cristo deben hacerse y que debe constituirse en ellos! La Biblia habla de muchas cosas y trata de muchos asuntos; hay muchos libros y muchos escritores. ¡Las Escrituras como el aliento de Dios (2 Tim 3:16) tiene una línea central: Hay una revelación central en la Biblia! ¡Por un lado, todos necesitamos conocer la revelación principal en la Biblia y por otro, es importante que conozcamos los puntos menores en la Biblia! En realidad lo importante es ver y conocer el “tronco”, es decir, la línea central de la revelación divina. Debemos enfatizar la línea central de la revelación divina, sin embargo no debemos olvidar “las ramas”, que son los puntos secundarios en las Escrituras. Ya que la Biblia es la Palabra de Dios y está escrita por Dios mediante los hombres que recibieron la trasmisión del Espíritu Santo (2 P 1:21), la línea central de la revelación divina en la Biblia no contradice o excluye ninguna otra porción, aún las menores o secundarias. ¡Toda doctrina o asunto pequeño en la Biblia confirma y está firmemente relacionado con la revelación principal en la Biblia!

Así mismo, cualquier interpretación de la única biblia no debe tener pequeñas revelaciones cuyas interpretaciones sean contrarias, carezcan de armonía o concordancia con respecto a la revelación principal de la Biblia, que es única y completamente consistente (Los “Diez” unos extremadamente cruciales para la edificación del Cuerpo de Cristo).

¡Alabamos al Señor pues hoy podemos conocer y estar seguros respecto a cuál es la línea central de la revelación divina! ¡A través de los tiempos muchos creyentes verdaderos han discutido acerca de cuáles son los asuntos principales en la Biblia! Ha habido mucha división y se han creado muchas denominaciones a partir de la interpretación de la Biblia, la defensa de ciertos asuntos específicos y la determinación de los más importantes. ¡Divisiones basadas en los asuntos principales o en los secundarios! Sin embargo, La Biblia es UNA, Dios es UNO y la economía de Dios también es UNA. ¡Dios desea la unicidad en el Cuerpo de Cristo! Es decir, que el Cuerpo, que es uno, tenga sólo una expresión práctica. Dios desea que el Cuerpo de Cristo sea verdaderamente UNO, pero Satanás ha usado el hombre creyente sin un apropiado adiestramiento en la Palabra y sin una experiencia equilibrada o apropiada, y al hombre carnal, para crear divisiones en el Cuerpo de Cristo, incluso usando la Palabra de Dios. Por ello es importante que veamos y conozcamos “el tronco”, la línea central de la revelación divina en la Biblia y luego todo lo demás en la Biblia cobrará sentido y encajará, ya que todas las cosas están apropiadamente relacionadas con la revelación central. ¡La Biblia habla principalmente de Dios (todo comienza a partir de Dios), la economía de Dios y la impartición de Dios! Más específicamente, después de mucho estudio, consideración de las Escrituras y una interpretación apropiada de la Palabra Santa, hemos visto, experimentado y disfrutado el hecho de que hay SIETE asuntos extremadamente cruciales que componen la línea central de la Revelación Divina: La Palabra de Dios, el Dios Triuno, la economía de Dios, el Cristo todo-inclusivo, el Espíritu vivificante, el Cuerpo de Cristo y la Nueva Jerusalén. Los próximos días y semanas estaremos tratando estos asuntos principales en la Biblia, que todos los creyentes aman, aceptan y atesoran – ¡la línea central de la revelación central en las Escrituras! [Compartir de la reciente Palabra santa para el avivamiento matutino, La línea central de la Biblia. Read this portion in English also via, What is the Central Line of the Divine Revelation in the Bible? What’s the main revelation in the Bible?]

¡Señor, sálvanos de estar enfocados demasiado en los puntos menores de la Biblia! ¡Concédenos una visión del TRONCO – la línea central de la revelación divina en la Biblia! ¡Sálvanos de causar división en el Cuerpo de Cristo al enfatizar los puntos menores! ¡Concédenos misericordia, Señor, para que podamos ver y que esto se constituya en nosotros – Dios, Su economía y Su impartición en nosotros como los asuntos principales en la Biblia! ¡Te alabamos, Señor, por Tu Palabra!

¡Vanidad de vanidades, todo es vanidad y es como perseguir al viento si no somos llenos de Dios, como nuestro contenido!

¡Cuando oramos con la Palabra de Dios, la luz resplandece! La Biblia dice con toda claridad que “toda la Escritura es inspirada por el aliento de Dios”… (2Tim 3:16) –y esto significa que todas las palabras que están en la Biblia son el aliento de Dios que pueden convertirse en vida para nosotros cuando la interiorizamos apropiadamente, es decir, cuando las tomamos (leemos) “con toda oración y petición en el espíritu (Ef 6:17-18). Esta mañana en mi tiempo de oración y lectura para ser avivado, encontré algunos versículo “inusuales” que exponen (descubren, desvelan) la realidad de la vida humana “bajo el sol”, sin Dios (Sal 90:10):

“Los días de nuestra edad son setenta años; Y si en los más robustos son ochenta años, Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, Porque pronto pasan, y volamos”.
Según Eclesiastés 12:8: “Vanidad de vanidades, dijo el Predicador, todo es vanidad”.

El hombre fue creado por Dios para ser lleno de Dios y para que Dios sea el contenido del hombre y su realidad. Sin embargo, hoy todos los hombres han perdido a Dios como su posesión y ¡en un sentido divino, sin Dios no tienen un lugar donde morar! ¡Todas las personas hoy van a la deriva en busca de un hogar – el hombre está vagando porque ha perdido a Dios! ¡Dios es nuestra verdadera morada y nuestra verdadera posesión! ¡Necesitamos ver la verdadera condición del hombre que no tiene a Dios, tal como nos lo revela la Biblia! ¡Cada cual está lleno de tantas cosas que piensa, anhela o persigue, pensando que le traerá paz y satisfacción, pero estas cosas son el contenido equivocado! ¡Cuando venimos a la Palabra de Dios y oramos con ella; cuando Su luz resplandece en nosotros somos expuestos a la luz, mostrados exactamente cómo somos y somos vaciados de cualquier otra cosa!

La verdadera condición de toda la vida humana en la tierra, sin Dios, puede ser resumida en una palabra, VANIDAD. El rey Salomón tuvo todo cuanto quería, incluyendo sabiduría, riquezas, etc – pero cuando analizó y consideró cuidadosamente la vida humana y la existencia del hombre, concluyó que todo es vanidad de vanidades (Ec 1:2-11). Todas las cosas en la vida humana son vanidad – son como perseguir sombras o ir tras el viento. La vida humana en sí misma es breve, efímera, corta y llena de trabajo y penas. Los más fuertes entre nosotros duran hasta 80-90 años, pero la mayoría terminan su viaje en los 70. ¡Si alguien vive en la tierra, aún hasta los 90 y vive sin Dios estará lleno sólo de trabajo y dolor – y los años se le pasarán volando!

¿Por qué es así? ¿Por qué todo es vanidad en la vida humana? Pues simplemente porque el hombre fue creado para Dios. Lo que verdaderamente puede satisfacer al hombre; lo que verdaderamente puede darle paz al hombre y verdaderamente puede constituir placer para hombre es Dios mismo. Dios es la bendición del hombre, el bien para el hombre – pero el hombre ha abandonado a Dios y se ha perdido. Ahora todos los hombres tratan de llenar su necesidad buscando placer y satisfacción en cosas, reconocimiento, acumulación, relaciones y mediante actividad, etc – ¡todo esto está vacío (e incluso peor), estas cosas y asuntos nos mantienen atados! Como el hombre no tiene a Dios como el significado y el centro de su vida, está continuamente luchando para obtener disfrute. El resultado de esta lucha es que cae en toda clase de ataduras – ¡toda la búsqueda que el hombre realiza por placer y satisfacción fuera de Dios, se convierte en atadura para el hombre! ¡Inclusive su propia familia y sus parientes pueden llegar a ser ataduras para el hombre! ¡Hasta las cosas (o situaciones) necesarias y positivas pueden esclavizarnos! ¡Si nuestro ser interior está ocupado con personas o cosas, el Señor no tiene lugar en nosotros! ¡Cuando Cristo entra y llena nuestro corazón; cuando disfrutamos al Señor en Su Palabra en nuestro tiempo personal con Él o en las reuniones (junto a otros), nuestro corazón se llena de Dios y experimentamos el verdadero significado de la vida humana! ¡El verdadero disfrute, la verdadera satisfacción y bendición (para todos nosotros) es Dios mismo cuando somos llenos de Él! El hombre realmente fue hecho para contener a Dios y ser lleno de Dios – ¡cualquier otra empresa que emprendamos o cualquier otra búsqueda que realicemos para ser llenos de cualquier otra cosa que nos dé satisfacción, se convierte finalmente en una atadura y en muerte! ¡Hoy el Señor quiere que seamos llenos de Él! ¡Él quiere más espacio en nuestro corazón (a los que lo hemos recibido ya) y entrar en nuestro corazón (a los que no lo han recibido) para llenarlo consigo mismo, para ocupar nuestro ser más plenamente y que seamos saturados! ¡Venir al Señor! ¡Abríos a Él para ser llenos con Él! ¡Y de este modo ser llenos de toda realidad, paz real, verdadera satisfacción y significado! [Disfrute del libro El jubileo del hermano Witness Lee, tal como se cita en La palabra santa para el avivamiento matutino sobre el Estudio de cristalización de Isaías (2); read this portion in English also via, vanity of vanity, all is vanity and chasing after the wind if we’re not filled with God as our content!]

¡Continúa exponiendo la vanidad de la vida humana sin Ti, Señor, y sálvanos de vivir apartados de ti! ¡Eres el verdadero significado de la vida humana y deseamos ser llenos del Dios Triuno ahora mismo! ¡Llénanos, querido Señor Jesús! ¡Sin Ti la vida es vana y es como perseguir al viento! ¡Sólo Dios como nuestro contenido puede satisfacernos, llenarnos y bendecirnos! ¡Sálvanos de una existencia sin significado! ¡Gana más terreno en nuestros corazones y el espacio que aún no esté lleno de Ti! ¡Nos abrimos a Ti tanto como podemos – ven, querido Señor y llénanos hoy!

testimonio del disfrute de la Escuela de invierno de la Verdad -las cinco funciones principales de la Biblia

Cada final de año apartamos una semana para reunirnos y entrar en la verdad. Queremos buscar e ir en pos del Señor, todos juntos. Es una gran oportunidad para todos los santos y los jóvenes de todas partes de reunirse y entrar en la Palabra, leer orar, disfrutar al Señor y compenetrarse. ¡El año anterior tuvimos la Escuela de Invierno de la Verdad en Bower House y fue un tiempo maravilloso, una semana memorable con todos los santos! A continuación está el testimonio del hermano Reyno de lo que disfrutó más en la reciente Escuela de Invierno de la Verdad. [read this testimony in English also via, enjoyment from the Winter School of Truth – the five main functions of the Bible]

Esta es la tercera vez que voy a Londres para la Escuela de Invierno de la Verdad. Para mí esta pudiera ser la conferencia para jóvenes más disfrutable y que más me ha tocado hasta ahora. El Señor abrió ampliamente mis ojos y me di cuenta de muchas cosas acerca de la Biblia, ¡las Escrituras que son el aliento de Dios!

Cuando predicamos el evangelio a las personas en el mundo, siempre habrá momentos en que hagan preguntas difíciles de contestar. En esas situaciones no debemos darles teorías o respuestas que pudieran (no estando nosotros seguros) ser correctas, sino que tenemos que aprender a decir: “no sé”. Dios no nos revela todo en la Biblia, pero Él sí nos revela todo lo que tiene relación con nosotros. Igualmente, el pensamiento central es no sólo Cristo, sino Cristo y la iglesia. Así como el hombre necesita una esposa, Cristo necesita una novia. Nosotros somos la Novia, el Cuerpo. Somos los miembros que tienen a Cristo como Cabeza. Somos la iglesia.

Lo que en realidad me impresionó fue que la Palabra de Dios puede convertir un no creyente en un Dios-hombre. Esto ocurre mediante cinco funciones de la Biblia. Aunque la Biblia tiene muchas funciones, hay cinco principales. Ejemplo: Usted va a un no creyente (quizás un amigo) y le da una Biblia. Le pregunta si quiere leer algo de la Biblia. Si él la abre y comienza a leer, tarde o temprano leerá acerca del Señor Jesús. Esta es la primera función principal de la Biblia: Testificar del Señor Jesús, que puede verse en Juan 5:39. Una vez que conozca que la Biblia trata del Señor Jesús, y lee más, notará que hay algo llamado salvación. Entonces él podría pensar: “Oh, aquí está esta salvación, pero ¿cómo puedo ser yo salvo?”. La Biblia nos revela la manera en que Dios salva al hombre en Cristo y cómo el hombre puede ser salvo por fe, para que podamos acceder a la salvación. Esta es la segunda función principal de la Biblia (2 Ti 3:15). Una vez que la persona conoce cómo ser salvo (¡sólo invocando el nombre del Señor!), la Biblia hace que ellos sean regenerados en su experiencia práctica. ¡Aleluya! Esta es la tercera función principal de la Biblia. 1Pedro 1:23 dice: “Habiendo sido regenerados, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios la cual vive y permanece para siempre.” Después de nuestra regeneración, somos como bebés, así que necesitamos la Palabra como nuestra leche espiritual que nos alimenta y nos haga crecer en nuestra vida espiritual (1P 2:2). Además, necesitamos la Palabra como el pan de vida, lo cual se ve en Mateo 4:4. Así como diariamente necesitamos tomar alimento de una manera física, tenemos que comer al Señor cada día para nutrir nuestra vida espiritual en Él. Esta es la cuarta función principal de la Biblia.

Finalmente, para nuestro que seamos perfeccionados, la Biblia es útil para enseñar, para enseñar, para redargüir, para corregir y para instruirnos en justicia, para que nosotros como Dios-hombres estemos completos (2Ti 3:16-17). Esta es la quinta y última de las funciones principales de la Biblia. Es maravilloso.

Durante la Escuela de Invierno de la Verdad aprendimos la canción intitulada: “La Biblia es el aliento de Dios”. Esta es una canción espiritual, que nos ayuda a recordar las cinco funciones principales de la Biblia con sus respectivos versículos de referencia. Por ello la disfruté tanto junto con los mensajes relacionados. ¡Aleluya por la Palabra de Dios! ¡La palabra puede hacerlo! Amén.

Testimonio de la Escuela de Invierno de la Verdad. Acerca de “La Biblia testifica del Señor Jesús“

La Escuela de Invierno de la Verdad es un tiempo de una semana en la que los jóvenes se reúnen para entrar en la verdad, compenetrarse y tener comunión en cuanto a la Palabra de Dios. En Europa hasta ahora la escuela de invierno ha sido en Londres, Reino Unido. El año anterior (2010), profundizamos en “La Biblia”. A continuación tenemos el testimonio de lo que la hermana Grace disfrutó más en este tiempo maravilloso.

2 Timoteo 3:16: “Toda la Escritura es inspirada por el aliento de Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia.” El tema de la Escuela de Invierno de la Verdad este año fue la Biblia. Dios se expresa a través de Su Palabra. Necesitamos ver que la Biblia no es como cualquier otro libro, sino que tiene la capacidad de cambiar las personas interiormente. Si queremos conocer a Dios, hemos de conocer la Biblia. ¿Cómo podemos complacer a Dios si no sabemos lo que Él quiere? La Biblia es el medio mediante el cual Dios el Espíritu nos alcanza. Cualquier cosa que Dios quiere en relación con nosotros y cualquier cosa que quiere que hagamos está escrita en Su Palabra. Esta semana hemos visto que Dios nos ha dado dos herencias espirituales: El Espíritu, que no podemos ver, y la Biblia que sí es visible. Tenemos que darnos cuenta que necesitamos a ambos. Necesitamos ser entrenados en nuestra mente para comprender la Palabra, y ser ejercitados en nuestro espíritu para experimentar la Palabra y tocar al Señor.

Yo realmente he disfrutado el ejemplo que dieron para ilustrar esto. A la Biblia podemos compararla con las vías del tren y el Espíritu con el combustible de éste. El tren no puede andar si falta alguno de los dos. Las vías son exteriores al tren, estas son la Palabra de Dios que nos guía y conduce en la dirección correcta. El combustible es interno y representa al Espíritu que nos energiza para que podamos andar. Cuando tocamos el Espíritu obtenemos la vida del Espíritu.

¿Cuál es el tema central de la Biblia? Ya vimos en la Escuela de Invierno que el tema de la Biblia está contenido en cuatro afirmaciones: 1) Dios planeó y creó; 2) Satanás se rebeló y corrompió; 3) el hombre cayó y se perdió y 4) Cristo redimió y edificó. Sin embargo, el pensamiento central de la Biblia es Cristo y la iglesia. Todo fue creado de acuerdo al propósito de Dios. La iglesia es el deseo del corazón de Dios y ésta debe ser nuestra visión hoy.

Igualmente, la Biblia tiene muchas funciones. Primero, la Biblia es la expresión y la explicación del Señor Jesús. La Biblia también nos hace sabios para salvación. La Palabra hace que seamos regenerados. Las Escrituras son nuestra leche como alimento y nuestro pan de vida. Finalmente, La Biblia es para nuestro perfeccionamiento. Podemos conocer la Palabra y ser constituidos con el Señor mismo. Entonces podemos hablar vida, con la cual infundir a otros. Mientras más llenos estemos con la Palabra de Dios, más vida tendremos para hablar y más contenido tendrá nuestro hablar. También, mientras más hablemos, más seremos llenos en el espíritu.

La Biblia nos revela a Dios. Nuestro Dios es uno, según Isaías 45:5a, que dice: “Yo soy Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí.”

Dios es poderoso y fiel. Él existe por Sí mismo. Su existencia es desde siempre y por siempre. Además, es triuno, es decir, Él es tres y aún así es uno, coexistente, coinherente y eterno. ¿Por qué Dios es triuno? El Dios Triuno lo es para poder impartirse a Sí mismo dentro de nosotros, puesto que fuimos creados para contenerlo. Fuimos creados para contener a Dios.

Que tengamos esta carga es necesario, para predicar el evangelio a nuestros amigos en esta era, la era de la iglesia. Esta es la era en la que cualquiera puede recibir la vida eterna sólo al creer en Él. Empero, en la próxima era, la era del Reino, ya eso no será posible. En la eternidad, con la Nueva Jerusalén, manifestaremos al Dios Triuno por la eternidad. Todos buscan algo hoy. Vivimos en una era que rechaza a Dios. Hoy, el cristianismo está lleno de cosas que no son Cristo. La intención de Dios es que Su voluntad sea hecha y que Su reino se manifieste en la tierra. Él no puede realizar esto sin el Cuerpo, la iglesia. La iglesia es la meta que Dios quiere alcanzar en Su economía eterna. Cada uno de los que somos salvos participamos en esta meta de Dios. Que Él pueda alcanzar esto que es el deseo de Su corazón, de acuerdo a Su beneplácito.

[read this portion in English via, sharing from the 2010 Winter School of Truth – the Bible testifies concerning the Lord Jesus]