Combatir por nuestra primogenitura y ser uno con Cristo para redimir la primogenitura de los demás

Combatir por nuestra primogenitura y ser uno con Cristo para redimir la primogenitura de los demásTodos los creyentes en Cristo tienen la primogenitura para disfrutar a Dios, expresar a Dios y representar a Dios. Sin embargo, no todos los creyentes disfrutar y ejercen su primogenitura. Hay muchos cristianos que no saben nada de su primogenitura; hay muchos creyentes que han sido derrotados, que han perdido su primogenitura y viven en pobreza espiritual.

Para poder preservar nuestra primogenitura necesitamos COMBATIR. Necesitamos pelear por nuestro disfrute de Cristo; necesitamos combatir para que todos los hermanos disfruten a Cristo. Si no combatimos perderemos nuestra primogenitura como Esaú (Hebreos 12:16-17).

Debemos darnos cuenta que sólo al pelear podemos preservar nuestra primogenitura y que es nuestro no solamente disfrutar nosotros de la primogenitura sino combatir porque los otros creyentes disfruten la suya.

Nosotros no tenemos la fuerza en nosotros mismos ni la voluntad para combatir, sin embargo tenemos la fe en el Señor, nos abrimos a Él, confiamos en Él y somos uno con Él. El Señor pelea por nosotros. Nosotros simplemente necesitamos creer que Él nos ha encomendado combatir al confiar en Él, y que Él combatirá por nosotros.

Un ejemplo muy bueno de alguien que combatió no sólo por su primogenitura sino por la primogenitura de otro es Boaz, en el libro de Rut. Él disfrutó la primogenitura y pagó el precio para redimir a Rut y a Noemí y la primogenitura de ellas.

Este es nuestro Cristo: Él nos vio, los pobres pecadores que habían perdido su primogenitura y estaban en pobreza. ¡Él no nos condenó ni nos criticó sino que vino para redimirnos, trayéndonos de regreso a la primogenitura para que disfrutáramos a Dios! ¡Cristo pagó el precio para redimirnos de regreso a Dios y para que recobrásemos nuestra primogenitura! ¡Ahora pelea por nosotros, por nuestra primogenitura, y por la de los demás!

Que tengamos el corazón de nuestro Dios hacia los otros creyentes y combatamos por la primogenitura de ellos para traerlos de regreso al disfrute de Cristo como la buena tierra todo-inclusiva. Cristo como aquel que es todo-inclusivo es la buena tierra en nuestro espíritu. Él quiere que seamos sus sacerdotes (que llevan el hombre a Dios) y sus reyes (que llevan Dios al hombre).

¡Necesitamos combatir por nuestra primogenitura y ser uno con el Señor para pelear por la primogenitura de los demás para que disfruten a Dios!

Preservar nuestra primogenitura – ¡El Señor combate por nosotros!

Josué 23:10 Un varón de entre vosotros hace huir a mil, porque Jehová vuestro Dios es quien pelea por vosotros, como Él os ha hablado.

Josué 23:10 Un varón de entre vosotros hace huir a mil, porque Jehová vuestro Dios es quien pelea por vosotros, como Él os ha hablado.

Hay una conexión entre Deuteronomio 20:1-20 (en relación con pelear, combatir) y Deuteronomio 21:15-17 (en relación con la primogenitura). Espiritualmente hablando, pelear y la primogenitura están relacionados: Para preservar nuestra primogenitura, necesitamos pelear. Si no peleamos por nuestra primogenitura, la perderemos (como el caso de Esaú, ver Hebreos 12:16-17).

Si estamos más preocupados por nuestra casa, nuestro trabajo, nuestra situación familiar, nuestro dinero, etc, que por nuestra primogenitura, o si tememos luchar, no tendremos el disfrute de la primogenitura.

En Deuteronomio vemos la vida en la buena tierra. En Josué vemos la lucha por poseer la buena tierra. Dios nos dio el Cristo todo-inclusivo como la buena tierra, pero necesitamos poseerlo. ¿Cómo? Peleando para obtenerlo y disfrutarlo. Como Josué, necesitamos ser fuertes y valientes para tomar la buena tierra (Josué 1:6).

Ya que pelear es el medio para preservar nuestra primogenitura, si no peleamos, perderemos nuestra primogenitura. ¡Es una pelea el volvernos al espíritu para contactar al Señor, así que necesitamos pagar un precio y PELEAR por nuestra primogenitura! Necesitamos pelear para volvernos a nuestro espíritu y no permanecer en el yo, en la carne o en la vanidad de nuestra mente. Si somos pasivos, el enemigo hará que nos salgamos del disfrute de nuestra primogenitura.

Al pelear por nuestra primogenitura, tenemos que aprender a confiar en el Señor y no en nosotros mismos. Necesitamos darnos cuenta que estamos peleando por lo que ya nos ha dado, y el Cristo todo-inclusivo como nuestra buena tierra será nuestra posesión real y nuestro disfrute (Josué 1:2-9).

El Señor nos pide pelear por nuestra primogenitura para disfrutar la buena tierra, pero Él NO QUIERE quiere que esta pelea sea por nosotros mismos o en nosotros mismos. Necesitamos decir “¡Amén! a su requisito de pelear por la primogenitura, e inmediatamente percatarnos de que NO podemos hacerlo. Si intentamos pelear por nosotros mismos seremos derrotados. No obstante, si decimos al Señor:

¡Señor, Tú nos pides que ejerzamos nuestra herencia y peleemos por ella. Decimos “amén” a este requisito. Señor, no podemos hacer esto, pero Tú peleas por nosotros. Ven, Señor, y sé aquel que pelea por nosotros. Queremos preservar nuestra primogenitura y disfrutarla!

Cuando el Señor requiere algo de nosotros, en realidad no quiere que NOSOTROS LO HAGAMOS, es decir, no hacerlo en nosotros y por nosotros mismos, sino que quiere que digamos “amén” a Su requisito [y seamos muy activos] en permitirle a Él hacerlo en nosotros.

¡Él quiere que peleemos por nuestra primogenitura: Necesitamos decir “amén” a este requisito y entonces venir a Él y permitirle pelear por nosotros. Él quiere que peleemos por los santos y su disfrute de la primogenitura, pero [para ello] necesitamos decir “amén” a este requisito y que Él sea el que pelee en nosotros y por nosotros, y entonces tomar la iniciativa de traer a otros al disfrute de este Cristo todo inclusivo!

Boaz redimió a Ruth – Cristo redimió a la iglesia – Podemos pelear por la primogenitura de los demás

Booz atesoraba la primogenitura dada por Dios. No sólo le interesaba su propia primogenitura, sino también la de los otros. El pagó un precio para redimir la herencia de su pariente y se casó con la viuda de aquél (Rut 4:1-17). Fue debido a su compasión de la pobre y débil Rut y a su redención de su primogenitura que David, el rey que edificó el reino, fue introducido. (Witness Lee, Lecciones de la verdad — Nivel 1, tomo 1, p. 129)

Booz atesoraba la primogenitura dada por Dios. No sólo le interesaba su propia primogenitura, sino también la de los otros. El pagó un precio para redimir la herencia de su pariente y se casó con la viuda de aquél (Rut 4:1-17). Fue debido a su compasión de la pobre y débil Rut y a su redención de su primogenitura que David, el rey que edificó el reino, fue introducido. (Witness Lee, Lecciones de la verdad — Nivel 1, tomo 1, p. 129)

En el libro de Rut vemos la manera en que Boaz redimió a Rut y su primogenitura (ver Rut 1:16-18; 2:1; 3:2, 9-11; 4:1-17). Rut, una moabita, se casó con alguien del pueblo de Dios, enviudó, y por causa de su pobreza perdió su primogenitura en la buena tierra.

Ella no tenía derecho alguno de disfrutar la buena tierra, pero Boaz (su pariente) la vio, se enamoró de ella, pagó el precio para redimirla a ella y su primogenitura y la introdujo en el disfruto apropiado de la primogenitura. Por su compasión por la pobre y débil Rut, y la redención de la primogenitura de ella, David y posteriormente el Señor Jesús están incluidos.

Del mismo modo nosotros perdimos nuestra primogenitura, así que nuestros derechos de disfrutar a Dios no existían, pero Cristo como el Boaz verdadero, nos vio, se enamoró de nosotros y pagó el precio para redimirnos juntamente con nuestra primogenitura para que pudiéramos disfrutar a Dios. Ahora tenemos el derecho y la posición para disfrutar a Cristo, así como el privilegio de ser sacerdotes, para llevar el hombre a Dios, y reyes, para llevar Dios a los hombres (ver Efesios 3:8; 1 Pedro 2:5, 9; Apocalipsis 5:10).

¡Aleluya! ¡Como creyentes en Cristo tenemos el derecho para disfrutar a Dios, contactarlo, expresarlo y representarlo! Nuestro Boaz espiritual y celestial nos ha redimido a nosotros juntamente con nuestra primogenitura.

Ahora Él quiere que Su corazón sea el nuestro para que nosotros podamos cuidar de los otros creyentes que han perdido su primogenitura y pagar el precio por ellos. Que el Señor nos dé el corazón de Boaz hacia los demás para que oremos por ellos y paguemos el precio para redimirlos a ellos y su primogenitura.

Que cuidemos no solamente nuestra propia primogenitura, también la de otros. Necesitamos tener el corazón tierno y amoroso de nuestro Dios, no criticando o acusando a otros por no disfrutar a Dios, tampoco juzgándolos por no tener mucha realidad espiritual ni condenándolos por no ser felices en el Señor.

Necesitamos cuidar la primogenitura de los demás, orando para que ellos entren en el disfrute del Señor. Nuestras opiniones y nuestro juicio no logran absolutamente nada positivo.

Necesitamos preocuparnos por que todos los santos experimenten y disfruten su primogenitura. Como Josué, necesitamos entrar en la buena tierra, pelear con nuestros hermanos y por ellos para que puedan acceder al disfrute de la tierra, y no tener reposo hasta que todo el pueblo de Dios sea introducido en la posesión plena del Cristo todo-inclusivo como esta buena tierra. El Señor quiere esto, somos uno con Él en esto, y Él luchará por nosotros.

¡Señor Jesús, queremos pelear por nuestra primogenitura y cuidar el disfrute de los demás de su primogenitura. Danos un corazón tierno y amoroso para los santos. Que atesoremos nuestro primogenitura dada por Dios para disfrutar a Dios, expresar a Dios y representar a Dios y que seamos aquellos enteramente uno contigo para pelear por los otros santos para que ellos disfruten su primogenitura. Señor, gana muchos que entren al disfrute de la buena tierra y que traigan a los demás consigo. Fortalece nuestra determinación de pagar el precio para redimir a los otros creyentes y su primogenitura!

Read the article in English, “Fighting for Our Birthright and being One with Christ to Redeem Other’s Birthright“, on the blog The Normal Believer in Christ.

Referencias e himnos

  • Inspiración: La Palabra de Dios, nuestra experiencia cristiana, el mensaje compartido por el hermano Ron Kangas correspondiente a esta semana, y las porciones del Estudio-vida de Deuteronomio (mens 21), tal y como aparecen reflejados en La palabra santa para el avivamiento matutino, semana 5, mensaje 5: La primogenitura, del Estudio de cristalización de Génesis (3) (este libro puede comprarse aquí y aquí).
  • Picture source plus some more ministry portions on this topic – Christian Pictures blog.
  • Hymns on this topic:
    # Our Christ is so enjoyable, / His life is so applicable; / He lives in us to cause the flow / To reach the world, His life to show. / Oh saints, don’t just sit idly by; / Rise up! Your gift do not despise; / Let’s eat and drink of this sweet Christ! (Song on Enjoying Christ)
    # Fight, saints, for Jesus our Lord! / Take in His life, stand in one accord! / Never fear God’s enemy; / Tread on his head triumphantly! / Pray that the daily church life be strong, / That all the saints in spirit press on, / Fighting as the one new man, / Fulfilling our Lord’s great plan! / (Glory! Hallelujah!) (Hymns #1283)
    # Fight the battle in the Body, / Never fight it on your own; / With the Body to the Head joined, / Fight the battle on the throne. / Fight the battle in the Body! / By the virtue of the Head; / Standing firmly with the Body, / Into vict’ry you’ll be led. (Hymns #885)

qué hay en el corazón de Dios para Su pueblo y cuál debe ser nuestra respuesta honesta hoy

Hemos comenzado el Estudio de cristalización de Isaías (2) en el entrenamiento de vídeo y aquí traemos algunos “rebuscos” de lo que he disfrutado al ver el primer mensaje titulado Anunciar al Cristo todo inclusivo, Jehová el Salvador, como las Buenas Nuevas. Fui específicamente impresionado en la palabra de apertura con esta pregunta: ¿Qué es aquello que está en el corazón de Dios para nosotros? Señor, ¿qué hay en Tu corazón para Tu recobro? Si en estos días abrieras Tu corazón y hablaras su contenido, directamente al corazón del recobro del Señor, ¿qué dirías? A continuación algunas cosas que están en el corazón del Señor para nosotros:

  • ¡Dios tiene en Su corazón hacer que Cristo sea el todo para nosotros como nuestra realidad mediante nuestra experiencia y nuestro disfrute de Él! No importa quiénes seamos, donde estemos, lo que hagamos y ni siquiera lo que buscamos. Finalmente nos daremos cuenta que ¡aquí en el recobro del Señor sólo hay Cristo y sólo hay Cristo en el corazón de Dios! Pudiera no haber respuestas para todos nuestros problemas… ¡sólo tenemos una Persona Maravillosa! Desde luego, nosotros no podemos “despertar nuestra mente para seguir a Cristo de la manera en que Pablo lo seguía”. Así que no debemos intentar hacerlo inmediatamente. Sin embargo, oremos para que el Señor nos dé un corazón para perseverar en el Cristo todo inclusivo. Que ya no seamos indiferentes, tibios o pasivos, sino que de alguna manera seamos constreñidos por la visión, atraídos por los acordes del amor del Señor… ¡Que podamos comenzar la más elevada de todas las ocupaciones y todas las búsquedas cada día: conocer la Persona Maravillosa, Emanuel, Admirable Consejero, Dios Fuerte, y tantas otras cosas que Él es! ¡Las dos cosas que en realidad ocupan el corazón de Dios es Su Hijo y hacer que nosotros lo conozcamos! ¡Él quiere que este Cristo sea el contenido de nuestro ser y este contenido se constituya en nosotros, al forjarse Él dentro de nosotros! ¡Si Él hablara desde los cielos, afirmaría que en el centro de todo Él lleva a cabo UNA OBRA, la obra central, es decir, forjar, formar a Dios en Cristo dentro de nuestro ser, de tal manera que Dios y Cristo lleguen a ser nuestro contenido, nuestra constitución… es decir, que Él realmente llegue a ser nosotros!
  • Dios tiene en Su corazón ¡ser uno con nosotros en Su anhelo por unirse y compenetrarse con nosotros, e incorporarse a Sí mismo a nosotros, y hacer que nosotros seamos uno con Él, en nuestro anhelo por unirnos a Él y ser incorporados a Él! ¿No podéis percibir este anhelo en el corazón de Dios? En Isaías 40, los primeros versículos comienzan con un hablar desde el corazón de Dios: “Consolaos, consolaos, pueblo mío…”. Tal como vemos en Heb 8, donde Su pacto consiste en que Él sea nuestro Dios y nosotros seamos Su pueblo. ¡En el corazón de Dios hay un anhelo insondable de unirse, mezclarse y compenetrarse con nosotros, e incorporarse a nosotros, y en la medida en que lleva esto a cabo, este anhelo se reproduce, se expresa en nosotros para que también oremos, Señor, hazme uno contigo a Tu manera: Unión, incorporación, entremezcla y compenetración!
  • Dios tiene en Su corazón hacernos Su expresión corporativa. ¡Él quiere tener muchas iglesias locales en la tierra, con santos de todas las culturas, trasfondos y clases, que sean perfeccionados para llegar estar en la unicidad de la gloria divina con vistas a expresar la unicidad del Dios Triuno de manera corporativa! ¡Él desea tener una expresión a través del hombre en muchos sitios por toda la tierra!
  • ¡Dios tiene en Su corazón entre nosotros para llevar a cabo y consumar el romance divino, para obtener una pareja de Su misma especie, homóloga, que sea Su duplicado, para que pueda haber, en los cielos nuevos y la tierra nueva, una pareja universal, la Nueva Jerusalén! Lo que muestra Génesis, en tipo (símbolo) mediante Adán y Eva, será consumado en Apocalipsis mediante Cristo y la iglesia en realidad. ¡Hoy el deseo del corazón de Dios es continuar y llevar a cabo Su romance divino hasta su plenitud!
  • ¡Dios tiene en Su corazón finalizar esta era! ¡Él quiere iniciar la próxima era, donde Su amado Israel sea restaurado, donde el remanente lo mirará y se lamentará… y la gloria de Dios llenará toda la tierra (la manifestación del reino)! ¡Dios desea ponerle fin a la era de la iglesia y comenzar la era del reino, donde Sus creyentes vencedores reinarán con Él por mil años!
  • ¡Dios tiene en Su corazón hacer que usted y yo seamos igual a Él en vida, naturaleza, constitución… para Su expresión corporativa eterna! ¡Él se está forjando a Sí mismo dentro de nosotros cada día para ser nuestra vida, nuestra constitución, incluso llegar a ser nosotros mismos, para que nosotros podamos llegar a ser Él!

Estos asuntos están en el corazón de Dios. Así que yo sólo oro: “¡Señor, haz que mi corazón sea un duplicado de Tu corazón en todas las maneras posibles! ¡Haz que mi corazón sea un duplicado de Tu corazón amoroso y perdonador! ¡Que el deseo de Tu corazón sea el deseo de mi corazón!” Ahora, nuestra respuesta, viendo lo que está en el corazón de Dios… ¿Cuál será? Pues Dios desea que sea:

  • ¡Sólo abrirse a Él! ¡Por favor, abríos! ¡El hablar de Dios es personal! ¡Él nos habla personalmente! ¡Él quiere hablar a nuestro corazón, a todo nuestro ser, de una manera personal! ¡Si encuentran difícil abrirse al Señor, pedidle que Él efectúe esta apertura en vosotros!
  • ¡Sólo amarlo a Él! ¡No queremos meramente temer a Dios, adorar a Dios, ni siquiera sólo creer a Dios o conocer a Dios! ¡Necesitamos amar a Dios! Su corazón de amor está siendo reproducido y duplicado en nuestro corazón.
  • ¡Sólo buscarlo a Él! ¡Que no haya elementos de Laodicea entre nosotros! ¡Que no estemos satisfechos con lo que somos! ¡Que NO nos midamos a nosotros mismos, POR nosotros mismos y creamos que estamos bien! ¡Realmente necesitamos recibir gracia del Señor para ver que no estamos BIEN en nosotros mismos! ¡Lo necesitamos! ¡Oremos por tener un corazón buscador y un espíritu buscador!
  • ¡Sólo ser uno con Él para expresarlo a Él!

¡Oh, Señor, continúa hablándonos! ¡Que permanezcamos abiertos a Ti! ¡Abre todo nuestro ser, Señor, para que podamos recibir Tu hablar! ¡Háblanos de manera personal y háblanos de manera corporativa! ¡Sólo queremos amarte, Señor… y en amor abrir cada parte de nuestro ser a Ti! ¡Señor, danos un corazón buscador y un espíritu buscador! ¡Sálvanos de estar satisfechos con lo que somos! ¡Oh, Señor, cómo anhelamos ser uno contigo para poder expresarte!

Read this sharing in English also via, what is in God’s heart for His people and what should our honest response be today.

Al único y sabio Dios mediante Cristo Jesús; a Él sea la gloria por los siglos de los siglos. ¡Amén!

El libro de Romanos termina de una manera gloriosa con el versículo Ro 16:27, el cual dice lo siguiente:

Al único y sabio Dios, mediante Jesucristo, sea gloria para siempre. Amén.

¡Qué tremenda conclusión! Aunque el libro de Romanos nos da un panorama general acerca de la vida cristiana, la conclusión del libro ¡da gloria al sabio Dios! El libro comienza con la humanidad bajo el pecado y la ley, completamente incapaz de cumplir las justas demandas de Dios y absolutamente sin poder ni voluntad para derrotar el pecado. Todos han pecado y carecen de la gloria de Dios (Ro 3.23). Continúa mostrando que es imposible cumplir la ley, aunque estemos de acuerdo con ella; “en nuestra carne no mora el bien” (Ro 7:18). Entonces el Señor entra, nos salva, pone Su Espíritu en nosotros y se forja en nosotros para llevar a cabo Su salvación orgánica (transformación en y con Su vida divina). Él nos salva desde dentro mediante la ley del Espíritu de vida (Ro 8:2); Él nos transforma (Ro 12.2); Él nos santifica y finalmente ¡nos glorificará! ¡Qué situación tan maravillosa en la que nos encontramos ahora, en el proceso de ser santificados, transformados y conformados a la imagen del Hijo primogénito de Dios (Ro 8:29)!

Al final del libro de Romanos vemos que Pablo habla de la vida del Cuerpo, la vida de iglesia. Al saludar a todos los santos en Romanos 16, Pablo nos muestra que él tenía mucho conocimiento, y entendimiento. Además, tenía un gran sentido de cuidado hacia todos los santos. Él los saluda personalmente llamándolos por su nombre, así como saluda por su nombre a las familias y entonces a las iglesias. ¡Él promueve la compenetración del Cuerpo de Cristo! Luego de saludar a los santos, dice: El Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies (Ro 16:20). Esto muestra que el Dios de paz aplastará a Satanás bajo nuestros pies mediante la comunión de las iglesias en el Cuerpo, mediante la compenetración en el Cuerpo de Cristo de todos los santos y las iglesias y ¡nosotros podremos disfrutar la rica gracias de Cristo! Por eso hoy necesitamos tener la realidad de la comunión y la compenetración del Cuerpo de Cristo. Si no es así, tendremos problemas y divisiones tarde o temprano, no importa lo puro, humilde o sencillo que seamos. Por ello necesitamos ser gobernados por la visión del Cuerpo y seguir en pos del apóstol al traer a todos los santos y a las iglesias a la vida de compenetración de todo el Cuerpo de Cristo. Esto es reinar en vida, y de esta manera daremos a Dios gloria. Esta gloria, finalmente será La Nueva Jerusalén, la incorporación universal de la unión y mezcla de la divinidad con la humanidad. ¡En esta mezcla Dios será completamente glorificado y Su economía será completamente cumplida!

¡Gloria al sabio Dios! Dios, el inconmensurablemente rico Dios Triuno, en Su sabiduría, planeó y se propuso ser glorificado en nosotros, para que su gloria incomparable ¡sea completa y plenamente expresada a través de nosotros! Éramos pecadores e incapaces de lograr aquello que estaba en el corazón de Dios, pero en Su sabiduría, Dios está forjando Su Trinidad Divina en las tres partes de nuestro ser redimido (nuestro espíritu, nuestra alma y nuestro cuerpo) para que en Su redención, santificación y transformación, nosotros podamos estar enteramente unidos con Él en la vida divina, y Su deseo de que la humanidad y la divinidad sean mezcladas, pueda ser cumplido en la eternidad. Dios se está forjando en nosotros y está obrando para que seamos uno con Él, incluso para que seamos Él. La consumación es el Cuerpo de Cristo expresado en la vida de iglesia práctica, donde somos compenetrados y edificados juntos y ¡el Dios de paz aplaste a Satanás bajo nuestros pies! ¡Vale la pena nuestro canto y alabanzas incesantes; esta mezcla y proceso maravillosos son completamente merecedores de todo cuanto hagamos por la eternidad! ¡Que todos los que hemos sido escogidos y perfeccionados por Él experimentemos Su salvación orgánica en plenitud y reinemos en Su vida para llegar a ser Su expresión consumada en la eternidad! [disfrute de La experiencia de la salvación orgánica de Dios equivale a reinar en la vida de Cristo, por Witness Lee] [read this article in English via, to the only wise God through Jesus Christ – to Him be the glory forever and ever. Amen!]

¡Señor, continúa Tu salvación orgánica en nosotros! ¡Sálvanos más en Tu vida hoy! ¡Gana Tu gloria, Señor, al forjarte en Tu Trinidad Divina en cada parte de nuestro ser! ¡Haznos uno contigo aún más, Señor! ¡Uno en vida, naturaleza y expresión para que puedas ser expresado y glorificado a través de nosotros! ¡Tú eres el sabio Dios; te amamos! ¡Gracias por este destino de ser uno contigo para siempre, disfrutándote y expresándote! ¡Qué Dios tan sabio! ¡Alabado seas!

¡El evangelio elevado de la salvación completa de Dios, desde la redención hasta el Cuerpo de Cristo y la Nueva Jerusalén!

A muchos en esta tierra hoy se les ha predicado el evangelio en una forma u otra y especialmente en aquellos países considerados más civilizados y de gran cultura hay cada vez un número mayor de personas que escogen NO ser cristianos, sino que se inclinan por el ateísmo. El evangelio que se predica hoy es frecuentemente un “un evangelio bajo”, es decir, que no cubre las necesidades de las personas hoy. ¿Quién habla hoy de Dios haciéndose hombre en la persona del Señor Jesús, para que el hombre (usted y yo) podamos llegar a ser Dios en vida y naturaleza, aunque desde luego no en la deidad? ¿Quién habla hoy del Cristo crucificado, resucitado, ascendido y derramado como el Espíritu para llegar a ser nuestra vida en nuestro interior, nuestro vivir en nuestro exterior y que nos hace llegar a ser la Nueva Jerusalén? ¿Quién habla hoy acerca de la salvación completa de Dios, no solo ser salvos de la perdición y no solo ser salvos para “ir al cielo”, sino el intento completo de Dios y Su salvación completa para la humanidad? ¡Hay tanto en el evangelio por lo que nosotros los creyentes necesitamos arrepentirnos y volvernos a Dios para que podamos recibir nuevamente el evangelio de parte de Él a través de Su Palabra y a través de los miembros del Cuerpo! ¡La clave para hablar este evangelio tan elevado es que seamos salvos una vez más al oír este evangelio y creerlo! ¡Necesitamos ser salvos de manera muy fresca y real antes de salir a hablar el evangelio!

¡Debo confesar que he sido salvo de una manera muy fresco y nueva estos últimos días cuando escuche otra vez la salvación completa de Dios como el evangelio! La intención de Dios con respecto a la humanidad es, después de crear al hombre, introducirse en el hombre y llegar a ser su plena satisfacción. Él quiere ser la fuente de aguas vivas para que el hombre beba y alcance satisfacción. Incluso yendo más allá, el evangelio incluye Redención, Regeneración, la Salvación Orgánica de Dios, el Cuerpo de Cristo, las Iglesias Locales, el Nuevo Hombre, la Novia de Cristo y la Nueva Jerusalén. A continuación algunos asuntos relacionados con el evangelio completo de Dios para el hombre, dentro de cada uno de los aspectos mencionados:

  • Redención: Dios no dejo definitivamente al hombre cuando este cayó en el Jardín de Edén. Él mismo vino como hombre, se humilló a Si mismo y pagó un precio muy alto: Su propia vida humana, y nos compró para que regresáramos a Él. Él nos redimió hacia Él, para que simplemente creyendo en Él, fuéramos traídos de vuelta hacia nuestra herencia, que es Dios mismo.
  • Regeneración: No solamente redimidos (lo cual puede ser un asunto principalmente posicional), sino regenerados. ¡Cuando creemos en el Señor, Él viene a nuestro interior como el Espíritu vivificante para que nazcamos y crezcamos con la vida divina! ¡Un cristiano no es alguien que vive de acuerdo a reglas sino alguien que recibe la vida divina, disfruta esta vida diariamente y vive esta vida de una manera espontánea! ¡La regeneración, como el milagro más grande del universo hace que el hombre sea un Dios-hombre, alguien que es nacido de Dios!
  • La salvación orgánica de Dios: La regeneración es solo el principio. ¡En Su salvación completa para todos los hombres, Dios quiere no solo regenerarnos, sino también renovarnos, transformarnos, conformarnos y finalmente glorificarnos! Mediante Su vida en nuestro interior y mediante un arreglo de todas las cosas a nuestro alrededor, Dios se forja en nosotros más y más cada día hasta que nuestra mente esté renovada, nuestra alma transformada e inclusive nuestra expresión exterior sea solo Cristo. Entonces estaremos expresándole en gloria (llenos de Cristo y expresando a Cristo). ¡Que propósito tan maravilloso para nuestra vida, que llega a ser nuestra realidad!
  • El Cuerpo de Cristo: Nuestra salvación no es algo individualista sino corporativo: Estamos siendo salvos incluso de nuestro yo. No son individuos expresándolo y mostrando Su luz, separados unos de otros, lo que Dios quiere. Él desea un Cuerpo para Cristo, una expresión plena de Él mismo de una manera corporativa. Todos los creyentes en Cristo son orgánicamente el Cuerpo de Cristo, edificado por Cristo mismo mediante todos Sus miembros al ejercitarse según la porción y la medida de cada uno. Somos uno en vida con todos los creyentes en Cristo por toda la tierra. ¡Tenemos la misma vida divina en nuestro interior!
  • Las Iglesias locales: El Cuerpo de Cristo puede ser conocido en la práctica, puede ser tocado y expresado como las Iglesias locales: ¡Una iglesia en cada localidad! Hay un solo Cuerpo en este universo y lo expresamos en cada localidad como la única expresión de Cristo. Esto es tan simple y nada complicado que el enemigo de Dios, Satanás, trata de hacerlo complejo y complicado para poder distraer al pueblo de aquello que Dios desea. Somos uno con todos los creyentes y nos reunimos localmente donde el Señor nos ha puesto, teniendo una vida de iglesia que en la práctica es de tipo familiar.
  • El Nuevo Hombre: Según la vida, somos el Cuerpo de Cristo; según la persona, somos solo uno. A pesar de las muchas personas, nacionalidades, opiniones, culturas, modelos y niveles educativos, trasfondos, etc. ¡Esta única persona es todo en todos! ¡En la medida que nuestra mente es renovada diariamente en la Palabra de Dios y nos revestimos del Nuevo Hombre, el cual está siendo renovado para llegar a ser la imagen de Aquel que lo creó, llegamos nosotros a ser Un Hombre en toda la tierra, con una sola mente, un deseo y una acción! Cristo nos remplaza cuando lo disfrutamos continuamente y tenemos contacto con Él.
  • La Novia de Cristo: Amamos al Señor con nuestro primer amor. Su Palabra es en realidad una carta de amor para nosotros. Él nos corteja, nos atrae y nos lleva a Sí mismo cada día… disfrutándole cada día lo amamos más. Nos enamoramos tanto de esta maravillosa Persona que le damos el primer lugar, la preeminencia, en todo lo que hacemos. Nos mantenemos alejados de cualquier cosa que pueda deshonrarnos para ser puros para Él. Le otorgamos tanto valor que solo tenemos ojos para Él y nada puede distraernos de ello hasta que Él nos lleve porque no puede resistir nuestro gran amor por Él, que mostramos al amarle y abrirnos a Él.
  • La Nueva Jerusalén: La consumación de la salvación de Dios es una estructura milagrosa donde Dios y el hombre están mezclados, compenetrados y edificados juntos que no hay forma de separarlos. Dios está en el hombre y el hombre está en Dios. Dios brilla en Cristo como la luz y esta luz puede ver desde todas partes a través del hombre (como los muros de la Nueva Jerusalén). Dios está en el trono gobernando y rigiendo y hace esto siendo uno con el hombre y a través de él. Hay un rio que fluye desde el trono que llega a todas partes. Dios fluye y alcanza a todos a través de nosotros, sus creyentes, los co-reyes y co-gobernantes por toda la eternidad.

Todo cuanto puedo hacer es expresar mi admiración. ¡Qué salvación tan completa y maravillosa! Estos aspectos de la salvación de Dios son solo unos pocos entre las muchas cosas que Dios se propone hacer en el hombre, con el hombre y a través de él. ¡Esto es lo que da significado a nuestra vida humana y es muy superior a cualquier otra cosa en cualquier otra parte! ¡Este es el propósito de nuestra existencia humana! Así que… ¿Por qué no hemos de hablar respecto a este evangelio elevado? [read this portion in English also at, The high gospel of God’s full salvation, from redemption until the Body of Christ and the New Jerusalem!]