Ejercer la primogenitura del disfrute de Cristo, y ser sacerdotes y reyes para Dios

¡Necesitamos ser reyes y sacerdotes para Dios hoy!

¡Necesitamos ser reyes y sacerdotes para Dios hoy!

Al inicio de la Biblia vemos que Dios creó al hombre a Su imagen, conforme a Su semejanza para que el hombre lo expresara y lo representara. El hombre tiene la primogenitura para disfrutar a Dios, expresar a Dios y representar a Dios.

Pero el hombre perdió esta primogenitura cuando cayó, al ser independiente de Dios y escuchó a Satanás. Desde entonces el hombre es caído. Ahora todos nacemos en pecado y no conocemos la primogenitura ni la ejercemos.

En los viejos tiempos, Dios escogió un pueblo – Israel – que poseyera la primogenitura, es decir, un pueblo que disfrutara Su presencia y fueran sacerdotes y reyes. Este pueblo finalmente fracasó ante Dios en este cometido por causa al no creer en Jesucristo, el Hijo de Dios.

En este momento la primogenitura ha sido transferida de Israel a la iglesia, la cual se compone de los pecadores que se han arrepentido y han creído en Jesús. Nosotros, que somos estos pecadores, tenemos la primogenitura para disfrutar a Dios, ser llenos de Dios, expresar a Dios y representar a Dios. 

Hoy todos los creyentes verdaderos en Cristo son la iglesia de los primogénitos (Hebreos 12:23), los que poseen la primogenitura del disfrute de Cristo como la buena tierra todo-inclusiva y son sacerdotes y reyes para Dios.

Sin embargo, necesitamos estar muy alertas para no ser como Esaú, que vendió su primogenitura por un plato de comida (Hebreos 12:16). Ya que Esaú descuidó y menospreció la primogenitura, la doble porción de la tierra, el sacerdocio y el reinado no fueron entregados a él y a sus hijos, sino a Jacob y su descendencia.

No debemos ofender a Dios en Su economía neotestamentaria al retroceder al judaísmo, siendo religiosos en relación con Dios y los hombres, o amando al mundo y sus placeres. En lugar de esto, debemos ejercer nuestra primogenitura hoy mediante el disfrute del Cristo todo-inclusivo como nuestra porción asignada de la buena tierra y al tener un adelanto de las bendiciones del reino venidero.

Necesitamos ejercer nuestro sacerdocio al contactar al Señor, disfrutarlo y ministrarlo, para en la práctica ser Sus sacerdotes hoy, y en el reino. Necesitamos ejercitar nuestro espíritu para gobernar sobre nuestro yo, nuestra carne, nuestro ser natural completo, y sobre el enemigo con todo su poder de tinieblas hoy, y de este modo ser co-reyes con Cristo y gobernar las naciones con Él en Su reino.

¡Aleluya, tenemos el privilegio y la responsabilidad de disfrutar y ejercer nuestra primogenitura hoy, para disfrutarla y ejercerla en la era del reino por venir!

No vender la primogenitura sino disfrutarla como parte de la iglesia de los primogénitos

Hebreos 12:23 A la iglesia de los primogénitos...

Hebreos 12:23 A la iglesia de los primogénitos…

Mediante la regeneración llegamos a ser hijos de Dios y obtenemos la primogenitura. Tenemos el derecho de disfrutar a Dios, y ser los sacerdotes y reyes para Dios; expresar a Dios y representarlo en la tierra.

Sin embargo, necesitamos la advertencia con respecto a no ser como Esaú, que a pesar de ser el primogénito, menospreció su primogenitura y cedió su derecho por una comida (ver Hebreos 12:16).

La primogenitura de Esaú como el primer nacido de Isaac incluía la doble porción de la tierra, el sacerdocio y el reinado. No obstante, él procedió de manera profana al ceder su primogenitura. La doble porción de la tierra pasó a José (es decir, a sus hijos, ver 1 crónicas 5:1-2), el sacerdocio pasó a Leví (Deuteronomio 33:8-11) y el reinado fue asignado a Judá (Génesis 49:10; 1 Crónicas 5:2).

En cuanto a los creyentes hebreos, ceder o vender la primogenitura, consiste en regresar al judaísmo. Para nosotros hoy, ceder la primogenitura consiste en creer en el Señor Jesús y aún así ofender a Dios en Su economía neotestamentaria, al permanecer en la religión o conducirnos de manera religiosa. La religión es contraria a la economía de Dios, de la misma manera que el mundo y las cosas pecaminosas.

¡Debemos ver que estamos en la iglesia de los primogénitos (Hebreos 12:23)! Somos cristianos, hombres nacidos de Dios, las primicias de Sus criaturas, que Dios ha cosechado en Su creación (Jacobo 1:18). En este sentido, nosotros como creyentes en Cristo somos los hijos primogénitos de Dios, y la iglesia es la iglesia de los primogénitos.

¡Por ser el primogénito, nosotros tenemos el derecho del primer hijo – la primogenitura es nuestra por nacimiento! No tenemos que “trabajar para obtenerla”; simplemente al ser hijos de Dios, tenemos la primogenitura para disfrutar a Dios, ser llenos de Dios, expresar a Dios y representar a Dios como sacerdotes y reyes para Dios.

Como hijos primogénitos de Dios, tenemos la primogenitura, que incluye la herencia de la tierra (Hebreos 2.5-6), el sacerdocio (Apocalipsis 20:6) y el reinado (Apocalipsis 20.4), que se convertirán en las bendiciones principales en la era del reino, y que perderán, cuando el Señor regrese, aquellos que se comportan de manera profana y aman el mundo.

Muchos creyentes hoy aman al Señor y tienen la vida de Dios en ellos, pero han sido engañados. Ellos tienen oídos con comezón y siguen las enseñanzas que les dicen que no importa la manera en que vivan, siempre y cuando crean en Dios, ellos serán arrebatados y vivirán en el cielo con Dios para siempre.

Si amamos el mundo y los placeres terrenales, esto puede costarnos nuestra primogenitura en la era del reino. Nunca perderemos nuestra salvación eterna, porque una vez que nacimos de Dios no podemos des-nacer, pero podemos perder nuestro galardón, nuestra primogenitura en la era del reino.

¡En el reino milenial, la primogenitura será otorgada como un premio a los cristianos vencedores (Apocalipsis 22:12; 11:18), y por la eternidad ejerceremos esta primogenitura en y como la Nueva Jerusalén!

¡Que seamos aquellos que no venden o ceden su primogenitura hoy sino que la ejercen y la disfrutan como parte de la iglesia de los primogénitos!

¡Señor Jesús, sálvanos de vender nuestra primogenitura al amar el mundo y sus placeres. Que valoremos apropiadamente la primogenitura, paguemos el precio para ejercerla hoy, y la obtengamos como un galardón en el reino venidero. Señor, sálvanos de ser engañados, religiosos o complacientes con nosotros mismos. Que nos percatemos con toda claridad que estamos en la iglesia de los primogénitos, y que ejerzamos nuestra primogenitura para disfrutar a Dios, y seamos los sacerdotes y reyes para Dios!

Ejercer y disfrutar nuestra primogenitura hoy como un adelanto de las bendiciones en el reino venidero

Apocalipsis 2:26 Al que venza y guarde Mis obras hasta el fin, Yo le daré autoridad sobre las naciones. Imagen fuente: Quozio

Apocalipsis 2:26 Al que venza y guarde Mis obras hasta el fin, Yo le daré autoridad sobre las naciones. Imagen fuente: Quozio

¡Qué privilegio tenemos hoy como hijos de Dios de disfrutar en Cristo un adelanto de las bendiciones que corresponden al reino venidero!

¡Fuimos creados con la primogenitura! La perdimos en la caída de Adán, pero nuestro jubileo Jesús, como el Boaz verdadero, vino para redimir nuestra primogenitura. Ahora creemos la proclamación del jubileo. ¡Somos liberados y restaurados a nuestra familia divina, y estamos en la casa de Dios como la iglesia de los primogénitos, disfrutando nuestra primogenitura!

¡Que no seamos aquellos que venden su primogenitura al ser pasivos y complacientes, sino que ejerzamos y disfrutemos nuestra primogenitura hoy!

¿Cómo ejercer nuestra primogenitura? ¿Qué significa que si ejercemos nuestra primogenitura hoy, ésta será nuestro galardón en el reino venidero?

Lo que disfrutamos en Cristo es un adelanto de las bendiciones en el reino venidero, y este deleite nos introduce en el pleno gusto de estas bendiciones.

Si no disfrutamos a Cristo como la realidad de la buena tierra. ¿Cómo podemos entrar en Su descanso en el reino y heredar la tierra con Él (Hebreos 4:9)? Disfrutemos a Cristo como la buena tierra hoy, para ganarlo paso a paso al disfrutarlo, experimentarlo y aplicarlo como la realidad de todas las cosas positivas en el universo.

Si no ejercemos nuestro sacerdocio hoy, al contactar al Señor y ministrarlo con oración. ¿Cómo podremos nosotros cumplir nuestros derechos sacerdotales en el reino venidero? Necesitamos venir al jubileo Jesús ahora que estamos en Él, disfrutarlo, contactarlo, abrirnos a Él, ministrarlo con oración, y Él nos pastoreará. Aprenda cómo ser un sacerdote para Dios hoy al contactarlo, contándole a Él todas las cosas y siendo infundido con Él mismo (1 Pedro 2:5, 9).

Si no ejercitamos nuestro espíritu con la autoridad otorgada por Dios para regir sobre nuestro yo, nuestra carne, nuestro ser completo, y sobre el enemigo con todo su poder de las tinieblas. ¿Cómo podremos ser co-reyes con Cristo y gobernar sobre las naciones con Él en Su reino (Apocalipsis 2:26-27)? Necesitamos aprender a ejercitar nuestro espíritu y gobernar sobre nuestro yo, nuestra carne y sobre cualquier cosa negativa.

¡No sabemos exactamente cómo, y no hay una “regla” definitiva para llevar esto a cabo, pero como nuestro Boaz celestial nos ha redimido, ahora somos LIBRES! ¡Aleluya! Ahora, en esta libertad espiritual verdadera necesitamos ejercitar nuestro espíritu y reinar en vida con Cristo sobre cualquier cosa negativa hasta que reinemos con Él en el reino venidero sobre todas las cosas.

Si disfrutamos a Cristo y practicamos el sacerdocio y el reinado hoy, estaremos preparados y calificados para participar en el reino de Cristo en Su venida (Apocalipsis 5:10; 20:4, 6). En la era del reino se realizará el recobro completo de todo aquello que Dios se propuso que fuera para el nosotros en Génesis 1:26 y que se perdió en Génesis 3.

¡Aprendamos a ejercitar nuestro espíritu, ejercitándolo, y aprendamos a contactar al Señor y a ser sacerdotes y reyes para Dios en la vida de iglesia hoy! ¡Entonces, en el reino venidero ésta será nuestro galardón, nuestra recompensa!

¡Señor Jesús, queremos disfrutarte como nuestra buena tierra hoy para que podamos entrar en Tu reposo en el reino y heredar la tierra contigo. Señor, ejercemos nuestro sacerdocio hoy al contactarte y ministrarte con oración, para así estar calificados para cumplir nuestros deberes sacerdotales en el reino venidero. Señor Jesús, ejercitamos nuestro espíritu con la autoridad que nos han concedido para gobernar sobre nuestro yo, nuestra carne, y sobre el enemigo con todo su poder de las tinieblas hoy, para poder llegar a ser tus co-reyes en el reino venidero. Señor Jesús, escogemos ser los que disfrutan y ejercen su primogenitura hoy para para recibirla como recompensa en el reino venidero!

Read the article in English: Exercising our Birthright of Enjoying Christ and Being Priests and Kings to God, on the blog A Normal Believer in Christ.

Referencias e himnos
  • Inspiración: La Palabra de Dios, nuestra experiencia cristiana, el mensaje impartido por el hermano Ron Kangas acerca el mensaje correspondiente a esta semana y sus porciones de Hebreos 12:16 (nota 1 – está estupenda), como está citada en La palabra santa para el avivamiento matutino sobre El estudio de cristalización de Génesis (3), semana 5 / mensaje 5, La primogenitura (usted puede obtener este libro aquí y aquí).
  • Himnos (en inglés):
    # In the holiest place, live before His face, / Light of glory thru me will shine; / In the holiest place, live before His face, / Light of glory thru me will shine. (Hymns #770)
    # Pray to fellowship with Jesus, / Fully opened from within, / With thy face unveiled, beholding, / Single, pure, and genuine. (Hymns #784)
    # How I love Your reigning life, Lord. / How I love abundant grace. / How I love to have Your presence, / As I live before Your face. / By Your life, Lord, I am reigning. / I am over, over everything. / As I’m joyfully confessing, / Jesus, as my Lord and King. (Song on Reigning in Life).

Comments

  1. amen aleluya por el ministerio de la era donde podemos disfrutar y contactar Dios a traves de nuestro espiritu mezclado

  2. Gracias, Margarita, por tu comentario. Podemos contactar y disfrutar a Dios en nuestro espíritu mezclado. Es estupendo que Dios nos haya regenerado consigo mismo y allí podemos permanecer en Él para disfrutarlo y ejercer nuestra primogenitura de manera apropiada, y ser reyes y sacerdotes para Dios. Amén.